Obreros de Dios

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos Texto Biblico:Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios.” (1 Tesalonicenses 2:9)

Introducción

En toda la biblia encontramos como Dios llama a sus escogidos, gente que se encontraba trabajando y que hizo maravillas en Dios. Por ejemplo Jesús cuando llamó a los doce, estos se encontraban trabajando. Dios busque personas que trabajen en su obra, que se esfuercen y que den fruto en Dios. El Señor no busca personas ociosas sino obreros que vayan y sean útiles en su obra.

1) Dios trabaja (Juan 5:17)

Dios continúa trabajando, no está sentado en su trono solo viendo lo que sucede. Él sigue obrando milagros, sigue cambiando vidas, sigue sanando enfermos. Dios trabaja, cumple su obra en el universo y todo funciona gracias a su poder. Si Dios trabaja hasta este momento nosotros, sus hijos debemos también trabajar en su obra, hasta que Él nos llame a su reposo.

Anuncios

2) Enviados por Dios (Hechos 13:4)

Vemos en la biblia como el Espíritu Santo guía a los hombres de Dios hacia la obra que debían cumplir. Estas personas fueron usadas por el Señor en su trabajo. Si leemos de las maravillas que Dios hizo a través de ellos nos sorprendemos y nos gustaría que Dios nos usará de esa manera, pero cuando somos enviados a la obra no queremos ir. Dios no usa a los ociosos, Dios usa a los trabajadores.

a) Llenos del Espíritu Santo (Joel 2:29)

Si Dios nos envía y aceptamos ese llamado Él nos equipa con todo lo necesario para que hagamos la obra. Dios nos dará de su Espíritu Santo para fortalecernos, para que nos guíe en todo lo que hagamos. Así como estuvo con los héroes de la fe, Dios quiere estar con nosotros, solo debemos aceptar el llamado de Dios y estar preparados para trabajar en todo lo que nos mande. 

b) Edificadores (Josué 8:30)

Los héroes de la fe fueron edificadores. Edificaron altares a Dios, edificaron templos para Dios. Edificaban ciudades enteras. Ahora debemos edificar nuestro ser para que sea templo del Dios viviente. Eso requiere trabajo, requiere tomar acción, no debemos estar de brazos cruzados sino activamente buscar del Señor para ser edificados. 

c) Haciendo lo que es bueno (Efesios 4:28)

Pero el trabajo de nuestras manos no debe ser cualquiera, debe ser un buen trabajo. Si trabajamos para hacer el mal o simplemente no tomamos en cuenta a Dios, nada estamos haciendo. Pero si tomamos en cuenta a Dios y Él nos guía el trabajo que realicemos será bendecido por Él.

Anuncios

3) No trabajar en vano (Lucas 5:5)

El relato bíblico de la pesca milagrosa es un buen ejemplo del trabajo en vano. Vemos a los pescadores que pasaron toda la noche pescando pero sin éxito, pero cuando echaron las redes en el nombre del Señor la pesca fue grande. En nuestro trabajo secular o en nuestro trabajo en la obra de Dios, debe ser un trabajo de bien y hacerlo todo en el nombre del Señor para que su poder nos ayude.

a) Desechados si no llevamos fruto (Mateo 7:19)

En el nombre del Señor nuestro trabajo llevará de su fruto. Pero si no estamos en Dios, si no llevemos fruto para Él, seremos desechados. Nadie quiere ser desechado por el Señor, por lo tanto debemos esforzarnos y trabajar en su obra para que llevemos frutos en su nombre.

4) Ayudar a los necesitados (Hechos 20:35)

Un ingrediente del trabajo de suma importancia, es que debe dar ayuda a los necesitados. Personas con necesidades siempre habrá en este mundo, por lo tanto Dios quiere que nuestro trabajo, que nuestro fruto esté en ayudar a los necesitados. Jesús nos tiene en estima cuando esto hacemos, el ayudar a otros, pues es mejor dar que recibir. Dios nos bendecirá cuando esto hacemos.

5) Descanso en Dios (Mateo 11:28)

Pero en Dios, aún el trabajo más fuerte, podemos tener paz. Jesús es nuestro reposo y nos pide que si estamos cansados Él nos hace descansar. Los apóstoles trabajaban todo el tiempo, pero se gozaban en la obra de Dios, pues en Dios podían tener descanso, un descanso de Dios. En Dios tenemos paz no como el mundo la da.

6) Fruto del trabajo (2 Timoteo 2:6)

Si queremos recibir frutos, primero debemos sembrar. Los frutos son en la cosecha, pero antes debemos trabajar, sembrar la viña del Señor. Dios nos dará la recompensa, el fruto de nuestro trabajo, pero nos pide que nos esforcemos para obtenerlos. La bendición de Dios es grande sobremanera. Debemos esforzarnos y trabajar en la obra de Dios, él nos bendecirá con mucho fruto como recompensa a nuestro esfuerzo. 

Anuncios

Conclusión

Dios no es ocioso y quiere que sus hijos sean activos en su obra. El trabajo no debe ser cualquiera, debe ser un trabajo bueno, que no esté en contra de la palabra del Señor. Debemos tener cuidado para que no estemos trabajando en vano, sino que nuestro trabajo pueda llevar fruto. Y esa bendición de Dios debe estar compartida con los necesitados pues así lo demanda el Señor. 

Si queremos llevar mucho fruto Dios nos tendrá en estima, pero si no llevamos fruto seremos desechados. Dios quiere bendecirnos, quiere darnos mucho fruto, debemos esforzarnos y entregarnos a Él. Ser activos en la obra del Señor.

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Julio Torres

Siervo de Jesucristo, y amante de la palabra de Dios.

También Revise

Dios, nuestro proveedor

Bosquejos para Predicar. Muchas veces cuando nos hablan de provisión creemos que refiere a algo económico, pero déjame decirte que esta palabra no solo habla..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.