Estar despiertos

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar Texto Biblico:Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.” (1 Tesalonicenses 5:6)

Introducción

Dios nos ordena que velemos, que esperemos la segunda venida del Señor. Ya sea que el Señor nos llame a su presencia o que Él regrese por su iglesia debemos estar preparados, velando por su regreso. No quiere Dios que estemos dormidos, aunque sea avanzada la noche. Él quiere que permanezcamos despiertos esperando su regreso.

1) Dios es luz (1 Juan 1:5)

Dios es luz dice su palabra, debemos andar como con luz de día. Por eso es importante comprender que Dios es luz y en Él no hay ninguna tiniebla. Si estamos en tinieblas no estamos en Dios, pero si estamos en luz Dios ha venido a nuestra vida.

a) Dios creo la luz (Génesis 1:3)

Dios es luz y es Él el creador de la luz. Dios es el creador de todo lo que existe, incluyendo la luz que hoy vemos. En la biblia encontramos esa comparación de la luz que vemos cada día y de la luz de Dios. Debemos estar en luz y no en tinieblas, Dios es luz y debemos estar en Él.

b) Llamados a su luz (1 Pedro 2:9)

Dios nos ha llamado. No para que estemos en tinieblas satisfaciendo los deseos de la carne, sino que andemos en luz. Como es debido a los hijos de Dios debemos aceptar el llamado del Señor para hacer lo que es debido, lo que Él requiere de nosotros.

Somos llamados a luz y debemos estar en luz. Haciendo todas las cosas como para el Señor. ninguna tiniebla debe encontrarse en nuestro corazón. Debemos pedir ayuda a Dios para permanecer en su luz y no desviarnos.

2) Hijos de la luz (1 Tesalonicenses 5:5)

La venida del Señor no nos debe tomar por sorpresa. Eso dice su palabra, que debemos andar como de día, velando su regreso. Somos hijos de Dios, hijos de la luz por lo tanto debemos actuar conforme a esa luz. Dios es nuestro Padre y como hijos suyos debemos estar en su luz.

a) Luz en el Señor (Efesios 5:8)

En otro tiempo andábamos en tinieblas, ocultandonos en la oscuridad de nuestra alma. Si Dios nos buscaba nos apartamos pues no queríamos que Dios viera nuestra inmundicia. Pero la luz de Dios nació en nuestro corazón echando toda tiniebla de nosotros para que vivamos en santidad de Dios.

b) Lumbreras para los demás (Mateo 5:16)

Dios quiere que su luz esté en nosotros para que podamos reflejar esa luz a los demás. Las personas deben ver que nos comportamos como hijos de luz y de esa manera testificar el poder de Dios en nuestra vida. No debemos reflejar tinieblas, eso éramos en otro tiempo, pero el poder salvador de Dios debe reflejarse en nosotros. Dios es poderoso para cambiar a las personas y los que nos ven pueden testificar que es verdad.

3) El día del Señor (1 Tesalonicenses 5:2)

El Señor regresará por su pueblo. Él nos dice que ese día será como ladrón en la noche. Un ladrón busca entrar a la casa cuando todos duermen, así puede entrar tranquilamente, y robar la casa. Pero si los dueños de la casa están despiertos no puede entrar pues no le permiten el acceso. El Señor vendrá, como en la noche, de repente. Por lo tanto debemos estar preparados y velando su llegada. 

4) Hijos de la oscuridad (1 Tesalonicenses 5:7)

No quiere el Señor encontrarnos durmiendo. Será como de noche, vendrá de repente, Él nos lo advierte. Quién vela se prepara, sabe que debe estar despierto, se esfuerza. Pero los hijos de la oscuridad, los que andan en pecado no velan, si no que duermen. No debemos dormir, si estamos en luz debemos andar como de día, haciendo las cosas teniendo en cuenta que Dios nos ve.

5) Velar en todo tiempo (1 Corintios 16:13)

Sabe Dios que velar requiere esfuerzo, por eso nos motiva en su palabra, nos esfuerza para que resistamos y velemos. Debemos estar firmes en la fe, firmes en Dios para que ningún viento nos derribe. Debemos estar fortalecidos con el poder del Espíritu Santo y esforzarnos.

En nuestro corazón debemos estar dispuestos a sacrificarnos y estar preparados para cuando el Señor regrese. Cuando el Señor regrese debe encontrarnos despiertos, velando, esperando. Entonces nos llevará a su presencia, a su fiesta.

Conclusión

En otro tiempo éramos hijos de tinieblas, andando en la vanidad de nuestra mente, satisfaciendo los deseos de la carne. Pero la luz de Cristo nos iluminó, nos llamó para salir de ese mundo de oscuridad y venir a su luz admirable. Ese llamado de Dios fue para andar como hijos de luz, alumbrando también a otros para que vengan a la luz de Dios. 

Ahora que somos hijos de luz debemos andar en toda nuestra vida en sus caminos, en santidad y en amor. Velando en todo tiempo. Pues Cristo regresará por su iglesia, una iglesia sin mancha ni arruga. Una iglesia que anda como de día, despiertos, trabajando y esforzándose por agradarle a Él. 

Cristo viene pronto, esforcémonos un poco más, estemos despiertos y velemos su regreso, para que cuando Él venga nos encuentre despiertos, esperando. Proto esa luz que nos ha sacado de las tinieblas regresará y nos llevará a una fiesta especial, preparada para nosotros.

© Julio Torres. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Julio Torres

Siervo de Jesucristo, y amante de la palabra de Dios.

También Revise

Una lección de humildad

Una lección de humildad

Bosquejos Biblicos - El diablo ataca la parte emotiva de las personas, el corazón es parte del alma. Ataca a todos pero especialmente a los que tienen humildad

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.