Fieles en lo material

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar:En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.” (Hechos 20:35)

Introducción

El tema de las finanzas en las personas inconversas, es motivo de muchas contiendas. Pero también en las personas cristianas es motivo de dudas. La palabra de Dios es clara y nos enseña como debemos de dar para la obra del Señor.

El motivo por el que es un tema difícil de abordar es por el amor que se le tiene al dinero. La palabra lo dice, que el origen de todos los males es el amor al dinero. No que el dinero sea malo, sino el amor que las personas le tienen. Por eso fue difícil para el joven rico ir y vender todas sus posesiones para ser considerado perfecto por Jesús, por el amor al dinero. Jesús dijo que no podemos servir a dos señores. Dios debe ser nuestro único Señor y servirle con todo lo que tenemos.

1) El ejemplo de Bernabé (Hechos 4:36-37)

Los primeros cristianos estaban comprometidos con la obra de nuestro Señor. Empezaron a proveer para que el mensaje fuera predicado en todas partes. No les importó la condenación del mundo, sino que sabían que Dios estaba con ellos y lo hacían de todo corazón para el Señor.

Bernabé fue uno de esos hombres, que relata la escritura que tenía una heredad y la vendió. Lo que hace es de sorprender, pues trae todo el valor de la venta y lo pone a los pies de los apóstoles. Este dinero no era para mantener a personas ociosas, sino para que, bien administrado, produjera frutos para el reino de Dios. Bernabé sabía que todo en esta tierra ha de perecer, pero lo que se gana en el cielo, eso no desaparece. 

Jesús le dijo a sus apóstoles, que por haber dejado todo por su causa, habrían de recibir las bendiciones de Dios y en la eternidad la vida. 

2) El castigo del engaño (Hechos 5:1-11)

Pero a diferencia de Bernabé, hubo personas que pretendían con ese buen acto obtener favor de la gente. Ese fue el caso de Ananías y Safira, quienes vendieron una propiedad que tenían y trajeron parte del dinero a los apóstoles. Hasta aquí todo bien, pero el detalle fue que no trajeron la totalidad del dinero pero dijeron que sí era todo el dinero. 

Ananías y Safira fueron juzgados por el Señor y murieron por su mentira. Muchos se sorprendieron de lo que sucedió. Aquí no vemos a Dios castigarlos por solo dar una parte, así les dice el apóstol, que la propiedad era de ellos y estaba en sus manos. Bien pudieron indicar que no darían nada para la iglesia y no hubiera pasado nada. Dios no los castigó por haber dado una parte, los castigó por intentar engañar a Dios.

Si ellos no hubieran dado nada para la obra no había problema, si ellos hubieran dado un aparte y lo hubieran indicado, no habrían sufrido el castigo, pero ellos querían aparentar ante los demás que habían dado todo el dinero, pero se quedaron con parte de ese dinero, por ese engaño sufrieron de la muerte.

3) Una mejor forma de dar (Lucas 21:1-4)

La historia de la viuda pobre, que Jesús vio dar una pequeña ofrenda en el templo nos deja ver la forma correcta que debemos dar a Dios. Esta mujer dio una cantidad inferior si lo comparamos con las ofrendas que dieron las personas ricas en ese momento, pero si tomamos en cuenta lo que dice el Señor nos damos cuenta que esa mujer dio más que todos los demás.

Las personas traían ofrenda y entregaban cantidades mayores de lo que les sobraba, pero esa mujer entregaba una pequeña cantidad, pero era todo lo que tenía para su sustento. Esto nos deja ver la fe de la mujer, confiando en que Dios le proveería para su sustento y lo entregó todo a Dios.

Dios debe ser nuestro sustento, Jesús nos dijo que Dios nos cuida, que no nos afanemos pues Él cuida de sus hijos. Nuestra confianza y nuestro sustento es Dios. Nuestro sustento no es el trabajo que tenemos, no es la fuente de ingresos en que confiamos, nuestro sustento es Dios que nos da el trabajo, es Dios que brinda bendiciones donde no hay nada.

4) Una iglesia obediente (Hechos 4:34-35)

En la iglesia primitiva no había ningún necesitado, pues todos cuidaban de todos. Es la voluntad de Dios que veamos por los necesitados, que cuidemos a aquellos que están pasando por momentos difíciles. No sea que en el futuro tengamos una necesidad y Dios nos pague conforme a lo que hicimos a los que nos pedían ayuda. 

Aunque duela debemos dar, eso muestra que no amamos al dinero, sino que confiamos en Dios. Debemos tener fe que nuestro sustento es Dios y que tendrá cuidado de nosotros. Demos a Dios conforme nos pide, no tratemos de engañarle, porque Él conoce todas las cosas y sabe el corazón con el que damos a su obra.

Conclusión

La raíz de todos los males es el amor al dinero. Una forma de demostrarlo es dando para la obra de Dios. Cuando damos con todo el corazón, cuando nos desprendemos de lo material gracias a la fe que tenemos en Dios, Él se agrada, Él lo ve con agrado y nos bendecirá con sus bendiciones celestiales, porque Dios no se queda con nada. Seamos fieles a Dios en todo.

Redactado por Mauricio Aquino para Central de Sermones.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… #Bosquejos Bíblicos

El plagio es robo

Atención. Puede usar este bosquejo bíblico para predicar en su iglesia, pero si Ud. desea publicar este bosquejo para predicar en su sitio web, o en las redes sociales, Ud. tiene que incluir el nombre del dueño de los derechos de autor (© José R. Hernández), y un vínculo a https://www.centraldesermones.com. Recuerde que el plagio es robo, y como cristianos no estamos llamados a robar (Éxodo 20:15). Recuerda «No hurtaréis, ni engañaréis, ni os mentiréis unos a otros.» Levítico 19:11. No comprometas tu testimonio cristiano. Toda violación de derechos de autor sera reportada a Google.

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Bienaventurados de Dios.. Bosquejos Biblicos

Bienaventurados de Dios

Bosquejos para Predicar, algunos se sienten sin suerte en el mundo, van caminando pensando que a ellos les tocó lo peor. Aceptan su situación de dolor, de..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.