Inicio / Bosquejos Biblicos / El día que la muerte murió

El día que la muerte murió

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Mateo 28:1-10

Introducción:

Los restos embalsamados de Lenin yacen en el mausoleo en Moscú. Millones lo ven a través del cristal el cual tiene escrito esto: Lenin fue el líder más grande de todos. Fue el señor de una nueva humanidad. Fue el salvador del mundo. El tributo a Lenin está en el pasado. ¡Qué contraste a las palabras triunfantes de Jesús—¡Yo soy la resurrección y la vida! El relato de Mateo de la resurrección nos da pruebas contundentes.

Anuncios


Oración de transición: Porque la muerte murió. . .

1. Hay gran animo “No temáis” (ver. 5)

  • A. No temáis el pecado (no eres demasiado pecador para que Dios te salve)
  • B. No temáis la muerte

2. Hay grandes palabras “No está, pues ha resucitado” (ver. 6)

  • A. Dadas a los confusos (Proverbios 3:5, 6)
  • B. Dadas a los atribulados (Filipenses 4:6)
  • C. Dadas a los hambrientos (Mateo 5:6)

3. Hay un mandato de gozo “Venid y ved” (ver. 6)

  • A. La resurrección sobrepasa el tiempo “Ven y ve”
  • B. La resurrección sobrepasa las criticas “Ven y ve”

4. Hay un requisito muy necesario “Id y decid” (ver. 7)

Anuncios


  • A. Pues no hay mucho tiempo (Santiago 4:14)
  • B. Dios tiene urgencia de que se haga (2ª Corintios 6:2)

Conclusión:

Cuando lleguemos al cielo el Señor nos preguntará: ¿Has venido sólo? Si su respuesta es sí, él le dirá ¿por qué?

Si no conoces aún al Cristo vivo, confía en Él. Si le conoces, “Id y decid”. No llegues al cielo sólo.

© A. Adrián Olivas D.

Anuncios


Acerca A. Adrián Olivas D.

Pastor de Templo Betesda, Asambleas de Dios. Localizado en: Templo Bethesda De Dios 7118 E Whitmore Ave, Hughson, CA 95326. Para más información llame al: (209) 537-9380

Revise también

Predicaciones Cristianas - Para Él

Creerle a Dios es un acto de obediencia

Bosquejos Biblicos.. Debemos meditar en los mensajes cristianos, predicas cristianas y en todo lo que nos inspiren a ser personas valientes y llenos de fe...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *