El falso evangelio dentro de la Iglesia

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

«…Predica la Palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y anima con mucha paciencia, sin dejar de enseñar. 3 Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. 4 Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos…»  (2 Timoteo 4:2-4 NVI)

Estas palabras del apóstol Pablo a su hijo en la fe, Timoteo, están cargadas con un sentido de urgencia y desesperación por las cientos de miles de personas que habían escudado el evangelio y eran parte de la iglesia de su tiempo y , a través del Espíritu Santo, por las millones de almas que son y serán parte de la iglesia de Cristo hoy. Pablo le empuja a Timoteo a predicar con más fuerza, pasión y ánimo el mensaje del evangelio de Jesucristo y a enseñarlo para que no sólo penetre los corazones sino que se arraigue y dé frutos.

Este pedido de Pablo fue urgente por dos motivos: Primero, que sabía que su partida a la presencia del Señor sería de un momento a otro y , segundo, porque el Espíritu Santo le había mostrado que no pasaría mucho tiempo para que en la misma iglesia se levanten falsos profetas que predicarían un falso evangelio que apartaría a miles de Jesucristo.

No sólo Pablo, sino que el apóstol Pedro, el apóstol Juan y Santiago, hermano del Señor Jesús, e inclusive el mismo Señor, advirtieron de un tiempo especial de la historia humana, donde la iglesia de Cristo comenzaría a apartarse del fresco manantial de la Palabra de Dios para beber de una fuente extraña, de un evangelio con supuesta base bíblica pero que en la práctica niega a la misma Palabra de Dios.

¿Por qué es un falso evangelio?. Porque pretendiendo predicar aparentemente a Cristo, su mensaje no es espiritual, sino mas bien sensacionalista y centrado en el bienestar material.

Pero por sobre todas las cosas: NO ES UN EVANGELIO BÍBLICO, ya que no se ajusta a los medios propuestos por la Palabra de Dios: de cómo se deben ganar almas. Ni tampoco expone los puntos fundamentales para la salvación, como ser: estado caído del ser humano, arrepentimiento de pecados, justificación por la fe, la obra expiatoria en la cruz etc. Y si acaso se menciona algún punto de estos en una de sus predicaciones, el mismo es fugaz e inconsistente.

1) ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE FALSO EVANGELIO.

A) BASES DE SU ENSEÑANZA

1) Dios promete prosperidad y éxito material, a todo aquel que cree con fe en sus promesas, por lo cual cada creyente debe reclamar dicha bendición. La pobreza es falta de fe.

2) La enfermedad es producto del pecado, por cuyo motivo, Cristo cargó «nuestras enfermedades en la cruz» y por eso nadie tendría que estar enfermo. Si alguien padece enfermedad es por su pecado y su falta de Fe.

3) Si ofrendas grandes cantidades de dinero para la «causa» Dios te devolverá dicho dinero «acrecentado» de acuerdo a tu fe.

B) SU FORMA DE PREDICAR.

Las predicaciones se caracterizan por un fin proselitista más bien que de convertir desinteresadamente un alma.

Captan gran cantidad de oyentes porque endulza los oídos, hablándoles lo que la gente quiere escuchar con frases tales como:

1 DIOS TE QUIERE BENDECIR!

2 DIOS TIENE UN REGALO PARA TI!

3 DIOS QUIERE SOLUCIONAR TUS PROBLEMAS Y PROSPERARTE!

4 DIOS QUIERE TU FELICIDAD!

Pero pasando por alto u omitiendo información de doctrinas vitales sobre:

1 EL ARREPENTIMIENTO DE PECADOS

2 LA OBRA DE CRISTO EN LA CRUZ

3 EL PLAN DE SALVACIÓN (en que consiste)

Si se predica un evangelio a medias, diluido o adulterado, se transforma en un «falso evangelio» que no salva.

El apóstol Pablo nos da la clave para contrarrestar la falsa doctrina: «Pero tu habla lo que esta de acuerdo con la sana doctrina» (Tito 2:1). Es el mensaje puro, fresco, sencillo y a la vez poderoso del evangelio de Jesucristo, que «que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores de los cuales yo soy el primero» (1 Timoteo 1:15). Es ese mensaje ungido con el poder del Espíritu Santo que lleva al incrédulo a reconocer su necesidad y recibir perdón y vida nueva en Cristo Jesús.

Es ese mensaje que va más allá de la condición material o cultura o entorno de la persona; es el poder de Dios actuando en su Palabra predicada tal como es, dándole el efecto de una espada de dos filos que penetra el corazón y parte el alma y la bendice.

Pero Pablo, enfatiza que no sólo debe predicarse, sino enseñarse, es decir profundizarlo a través del discipulado personal y amoroso. Para que la sana doctrina bíblica se arraigue en la iglesia de Cristo.

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Terrenos espinosos

Terrenos espinosos

Bosquejos para Predicar. La parábola del sembrador. Hoy vamos a reflexionar en El terreno espinoso. Es decir, personas de corazón ahogado por los espinos..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *