Inicio / Reflexiones Cristianas / El jefe prepotente

El jefe prepotente

Devocionales Cristianos – Mensajes Cristianos

Claudia quien empezó a realizar su vida profesional en un hospital de área, y su trabajo que era muy querido por todos, por su forma práctica y sencilla de ayudar a quienes se debía que eran sus pacientes, ya que muchos no tenían la compasión de atenderles como en verdad hay que hacerlo a los necesitados de dicho regalo como es la salud.

Su jefe quien había visto algo especial en Claudia, sin embargo lejos de ayudar a esta joven a seguirse desempeñando en dichas labores así como lo estaba haciendo, y él como máximo exponente de la institución era el llamado a hacer ese elogió que no todos lo hacían; sin embargo, él se enardeció contra ella y le ponía más labores que hacer, y los reclamos no se hacían esperar casi siempre, de una forma tal que Claudia finalmente terminó cediendo su puesto a otra persona ya que era imposible que él le tratará con mayor respeto y dignidad, pues era una de las mejores empleadas de salud.

El jefe en cargo quien por años había fungido en dicho puesto, se alegró ver que finalmente él logró su objetivo.

Anuncios

El esposo de Claudia, le hizo un reclamo al jefe en mención por ser tan grosero con sus empleados, solo por ser el jefe y él mismo debía dar un buen ejemplo. Dicho médico no se interesó en dichas palabras del insignificante personaje que le reclamaba.

Ellos le dejaron a Dios ese problema en sus manos, más ellos sabían que Dios se movería para ellos seguir en su vida adelante, que un trabajo forzado de esa forma no sería lo mejor para ellos como familia temerosa de Dios.

Los años pasaron, y así como que fuese una película en la cual los malvados de corazón deben ser de nuevo entrevistados, pero en otra condición y posición.

Aquel antiguo jefe llego a la oficina para solicitar un trabajo para su señora, sin embargo lo enviaron a hablar con el director de dicha institución, ahora el director de dicho lugar era el esposo de Claudia, quien perfectamente recordaba el suceso, y decidió atenderles y colaborar con ellos, en lo que estuviera a su alcance mostrándoles así que esa era la forma en la cual Dios desea que seamos con nuestros subalternos.

Anuncios

El antiguo jefe reconoció dentro de sí que este era más que una oportunidad, era un amontonamiento de ascuas de fuego sobre su cabeza como dice la Biblia (Romanos 12:20), para hacerle meditar que aunque fue jefe en el pasado, ahora había otra generación que estaba gobernando sobre él, y ahora ellos eran los necesitados de trabajo y debían someterse a las nuevas directrices de su nuevo jefe.

Ahora su esposa estaba bajo dominio en lo que trabajo se refiere, aquel joven que un día le fue a reclamar al antiguo jefe por maltrato y hostigamiento a su esposa, y ahora estaba siendo todo lo contrario.

La vida misma es así, recuerda, nunca olvides que vamos en caída, una vez que subes recuerda que hay que volver a bajar, algunos suben con tanto plomo hacia arriba que cuando bajan es con riesgos de destruirse completamente, otros suben y se llevan el cariño de tantos y hacen que otros puedan subir con ellos, que cuando bajan hacen una cadena humana para que sus bajadas sean muy amortiguadas y sus cuerpos no se dañen.

Haz lo correcto con tu prójimo.

“…Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas…” Mateo 22:37-40

Anuncios

© Dr. Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados. 

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

Revise también

Reflexiones Cristianas.. Renueva tus finanzas hoy

Renueva tus finanzas hoy

Reflexiones Cristianas.. Las condiciones que el diario vivir sobre el dinero; vemos nuestra actitud al dar más importante que la cantidad que damos solo dar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *