Inicio / Reflexiones Cristianas / La gran enseñanza de un papel – II

La gran enseñanza de un papel – II

Devocionales Cristianos – Mensajes Cristianos

Un joven con su cabeza rapada levantó su mano y dijo: mi nombre es Daniel, yo creo que si hace eso, dañara esa foto bonita de esos ancianos, y además dañará la pintura del niño que pintó sobre él. El profesor le aplaudió y le dijo: exacto Daniel, has tocado el punto. Pero voy a hacerlo para que quede esquematizado bien en sus mentes.

El profesor empezó a verter agua sobre aquellos papeles del Pizarrón, y se pudo observar que algunos jóvenes cuando veían que se estaba decolorando la foto de los ancianos, ellos arrugaban sus rostros por lo que les estaba ocurriendo a esos papeles, ver la pintura de ese niño que había dibujado y decía para papá y mamá. El cheque por el valor de 500 mil dólares al verse que se deterioraba, y se corría la tinta impresa y la firma dejaba de tener ahora valor; el papel higiénico se destruyó también. No así con los billetes de 1 y 100 dólares, los cuales permanecieron intactos.

Al terminar de verter el agua algunos estudiantes estaban con sus manos sosteniendo sus cabezas, en símbolo de haber cometido un grave error al poner agua sobre dichos papeles.

Anuncios

Luego el astuto profesor les preguntaba: ¿qué han visto hasta este momento?

Una joven cabello rubio y porte elegante, esbelta le dijo: mi nombre es Megan, y usted ha dañado los sentimientos de un niño, y ha borrado un recuerdo especial, y se ha quedado sin una buena plata para jubilarse o hacer un gran negocio.

El profesor le dijo: Megan que gran participación la que has hecho y él aplaudió dicha respuesta, ahora para ese momento, afuera estaba lleno de maestros incluso el director de la institución, que no podía dar crédito a lo que veían sus ojos, el grado más insoportable, ahora los veía como unos cachorritos esperando el pan.

El maestro trato de no ver hacia afuera, para no desviar la atención de sus muchachos. El maestro dijo: -¿hay alguien aquí que me preste un encendedor o unos fósforos? Se levantó atrás el más grande de todos que media casi los 2 metros y le dijo: soy Mike y aquí está el encendedor. El maestro quedó viendo hacia arriba y le extendió la mano a Mike y le dijo: – siempre quise tener una estatura así. Y todos rieron de la ocurrencia del maestro. Ahora el profesor encendió el encendedor y les preguntaba: ¿a cuál de los 2 billetes quemarían ustedes?

Anuncios

JC le dijo desde atrás el de 1 dólar profesor, deme el de 100 y todos rompieron en risa de la respuesta.

El profesor aún más intrigante quemó el billete de dólar y nadie se molestó, pero cuando iba a quemar el de 100 dólares uno de ellos se levantó de su silla y le dijo: – no lo haga profesor, no lo haga, si no le sirve, me puede servir a mi, no es fácil venir a clases todos los días, sin embargo este dinero me serviría para poder transportarme y comer por varios días.

El profesor con lágrimas en sus ojos le preguntó: ¿cómo te llamas?

El le dijo: – me llamo Joel profesor.

Bueno Joel, debes ver esto primero, y frente a todos el profesor le puso en la orilla el fuego y lo tiro al suelo y en ese momento Joel lo apagó y lo sacudió y le dijo: – profesor, disculpe, pero si a usted le sobra el dinero y no le sirve, perdone pero este a mi si me sirve para los gastos de la semana. Todos los compañeros le aplaudieron e incluso el profesor, y algunos estaban llorando con las palabras de Joel, y los maestros afuera estaban atónitos.

Anuncios

Ahora el profesor tomó cada papel allí destruido y les dijo: esto que yo acabo de hacer con estos papeles, déjenme decirles que ustedes representan a estos papeles, cada uno de ustedes son el papel aunque de diferentes texturas y cada uno es diseñado para diferentes tareas en la vida, sin embargo tienen un gran valor para quien les necesita y les ama.

Muchas veces menospreciamos el dibujo o pintura de un hijo, que lo ha hecho con un esfuerzo y nosotros simplemente lo ahogamos ese esfuerzo con el agua de la falta de tiempo para apreciar lo que ellos son capaces de hacer, con el agua del desprecio dañamos a nuestros progenitores y les damos amargura a sus vidas con el agua de la desobediencia, rebeldía y les destruimos; el dinero en cheque que ustedes vieron es el potencial que cada uno de ustedes tiene y es de un valor muy incalculable, pero con el agua de las drogas, alcohol, prostitución, pandillas o maras o negocios ilícitos destruyó ese valor que estaba valorado en papel, pero que no pude llegar nunca a cambiar porque no cambié para bien en la vida, de ser útil a otros.

Hay tipos de papeles que se dañan con más facilidad, y esos son los que tienen más valor no por lo que vale en precio, es por lo que representa para cada uno de nosotros.

Lo que vemos de menor valor y que podemos gastarlo para lo básico también lo podemos destruir y finalmente este billete de mayor valor lo destruimos con el fuego de la ignorancia, por no conocer o saber lo que realmente tenemos y con lo cual realmente si contamos en ese momento, y me gustó mucho que Joel viniese y apagara ese billete y ahora él puede usarlo de nuevo, pues así es en la vida, cuando estamos prácticamente cogiendo fuego para destrucción de nuestras vidas a pesar que éramos de alto valor pero viene alguien que el todopoderoso Dios pone en nuestro rescate para sacarnos del fango con un consejo a tiempo, con una mano solidaria en tiempo de escasez, así también quiero decirles a todos que todos ustedes son muy valiosos para Dios y para mí, ustedes son las personas indicadas para cambiar esta sociedad, nadie más la puede cambiar si no lo hacen ustedes, más hijos dañados, más padres ofendidos y hasta llevados a la tumba por sus intereses mezquinos, ustedes son quienes le darán a sus hijos las herramientas necesarias para poder seguir en este mundo difícil.

Yo estoy aquí para poder enseñarles lo poco que sé, y que les ayudará en las formación de sus vidas.

Yo mismo fui rescatado de las drogas, y llegué a pisar los salones de un hospital psiquiátrico por las drogas, ahora estoy aquí frente a ustedes para decirles que alguien también me dijo que yo tenía un gran valor y debía por tanto cuidar de esa gran mercancía, pero mi valor de incrementó aún más al poder conocer a Jesucristo como mi señor y Salvador personal, él me sacó de las drogas y el pecado que nos agobia.

No me importa si muchos no creen en Jesús por mi palabra, pero si es necesario que ustedes escuchen al menos de Él y tomen sus propias decisiones en la vida.

Y mi pregunta para ustedes es: ¿qué tipo de papel tiene usted en la vida? No dejes que el agua o el fuego te destruya, esa es la clase por el día de hoy jóvenes.

Todos comenzaron a aplaudir aquella maravillosa disertación a los jóvenes más rebeldes que podrían conocer de esa institución, y los maestros afuera estaban llorando y además el director entró al recinto de clases y dijo: – con su permiso profesor Elías, después de lo que he visto el día de hoy, me he dado cuenta de la calidad de maestro que ha llegado a esta institución y necesitamos todos de sus consejos también, perdóneme porque le juzgue muy prematuramente por su corta edad y baja estatura, sin embargo las mejores lociones vienen en pequeños botes.

Esa clase nunca fue olvidada por aquellos alumnos y maestros.

Pero lo más sorprendente de todo fue que aquel maestro ejemplar nunca más regresó al salón de clases, y dejó una nota que decía: – creanme que he podido ver en todos ustedes los estudiantes más brillantes que pudiera conocer, y sé muy bien que si me quedo ustedes no serán lo que realmente son capaces de hacer, pero al irme sé que nuestra nación contará con los mejores alumnos y profesionales y futuros padres de familia que dará un gran gusto poder verles en el futuro si Dios así lo permite .

De ustedes su amigo

Elías .

Cada estudiante conserva una copia de esa carta, y uno de los mayores empresarios de la industria textilera tiene en su pared enmarcada esa nota, así como otro gran profesional de la medicina en el área de la medicina Nuclear. Ellos dicen ahora: esa clase que nos dio ese extraño y fugaz profesor fue la más importante de nuestras vidas.

Lo más importante muchas veces no es el mayor tiempo con alguien, es el buen mensaje que esa persona te dejo en tan corto tiempo el que realmente Cambiará nuestras vidas. Jesus dejó un mensaje en tan solo 33 años de vivir en la tierra, y ha cambiado al mundo entero .

© Dr Mauricio Loredo

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

Revise también

Reflexiones Cristianas.. Renueva tus finanzas hoy

Renueva tus finanzas hoy

Reflexiones Cristianas.. Las condiciones que el diario vivir sobre el dinero; vemos nuestra actitud al dar más importante que la cantidad que damos solo dar..

2 comentarios

  1. QUE GRAN HISTORIA … CON SU DEBIDA AUTORIZARLA PODRÉ UTILIZAR PARA MIS ESTUDIANTES…
    BENDICIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *