Inicio / Devocionales Cristianos / Como el águila

Como el águila

Devocionales Cristianos.. Mensajes Cristianos

Allá en lo alto, sobre la cima de una hermosa montaña, el águila contemplaba las llanuras y disfrutaba de ese don, que le fue dado, para conquistar las alturas. Se sentía sola; pero única.

Para ella era inconcebible que un animal sin alas pudiera llegar hasta allí. No sólo por lo que tendría que caminar, sino por las laderas pedregosas en planos verticales que constantemente aparecerían en el camino.

De pronto se siente un ruido y el águila tiene que mirar hacia abajo. Una enorme serpiente, que se acercaba, presumía hacerle compañía.

-¿Cómo has llegado hasta aquí, maldita? –preguntó el águila preocupada y airada –Ya lo ves, arrastrándome –respondió la serpiente aparentando una felicidad exterior que no era más que una envidia que brotaba del interior.

Pronto vino una tormenta de nieve y la cima de la montaña comenzó a convertirse en un casco de hielo. El águila tranquilamente levantó el vuelo, en busca de tierras más cálidas; pero la serpiente no tuvo tiempo. Antes de poder huir, se vio envuelta en la nieve, congelándose hasta morir.

Dios no quiere que nos arrastremos como la serpiente. Sí, que seamos humildes; pero no que nos rebajemos hasta arrastrarnos para conseguir algo y mucho menos para aparentar lo que no somos.

Por eso a todos nos dio dones: “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.” Efesios 4:7.

Cada uno debe ser capaz de interpretar los dones que Dios nos ha dado, a fin de poder explotarlo a toda capacidad.

Nadie debe confundir su don, por querer ser como el otro, mucho menos por envidia o celos. Si queremos llegar a la meta, hagámoslo de pie.

Si nos falta la fuerza o la sabiduría, pidámosle a Dios, que él tiene en abundancia para darle a los que conforme a su voluntad le pidamos.

Llegar a la meta con dignidad, es llegar con Dios. Por el contrario, llegar indignamente, es llegar en contra de Dios. El primero siempre contará con recursos como el águila. El segundo, terminará congelado, como la serpiente.

© Antonio J. Fernandez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernandez, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Revise también

Predicas Cristianas.. La pregunta sin respuesta

Las preguntas de Pedro

Reflexiones Cristianas.. Los mismos discípulos que habían estado con Jesucristo esos tres años tenían preguntas elementales aún después de contemplar todo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *