Inicio / Devocionales Cristianos / Devocionales Cristianos.. La Lección del Padre a sus hijos

Devocionales Cristianos.. La Lección del Padre a sus hijos

Reflexiones Cristianas… Devocionales Cristianos

Don Emilio mandó a llamar a sus 4 hijos en el lecho de su enfermedad, y ante su abogado les dijo: Hijos, sé que estoy enfermo, aunque no de muerte, pero como nunca se sabe en estas cosas, quiero hacerles saber sobre algunas decisiones que he tomado en conjunto con mi abogado.

Los 4 jóvenes estaban sentados alrededor de él, y el viejo de roble les empezó a decir: -Mario, ¿podrías tener la amabilidad de asear en este momento el garage de la casa?

Mario vio a sus hermanos y al abogado, y pensó que algo no andaba bien con el viejo y se encogió de hombros y le dijo: Papa, estoy aquí en tu lecho para poder hablar contigo, y no para descuidarte por limpiar un garage. El abogado tenía un papel en su mano y estaba anotando algo. Mario no se levantó a ningún lado.

Don Emilio dijo: Ana, quiero que me hagas un caldo de pollo como a mi me gusta. Ella preguntó: ¿cómo es que te gusta padre? No recuerdo bien; pero ¿para qué horas quieres tu caldo? El abogado seguía tomando nota, y ellos tenían curiosidad de lo que este hombre escribía.

Don Emilio se incorporó en la cama y dijo: Adan, puedes traerme unas ciruelas pasas para mí intestino, de esas que hay en el supermercado para poder tener una buena evacuación de mi intestino. Adan salió de aquel recinto de inmediato, y sus hermanos quedaron observando la silla vacía de Adan.

Luego Julio fue abordado por su padre y le dijo: Julio, ¿podrías buscarme una Biblia de letra grande y me lees solo un verso? Julio le contestó: – si padre, ¿dime qué verso estás pensando? El anciano con su sabana en los pies le dijo: está en libro de Lucas 16:10.

Julio le dijo: papá, tú no tienes Biblia, y la que tenemos aquí dice así. Don Emilio le dijo: léemela por favor. Julio con la Biblia de letra pequeña empezó a leer así: “El que es fiel en lo muy poco, es fiel también en lo mucho; y el que es injusto en lo muy poco, también es injusto en lo mucho.”

Don Emilio le dijo a todos ellos: ¿Qué creen que significa esto? Ana dijo: papa, es solo la Biblia, no creo que un libro tan viejo sea tan necesario en un mundo tan libre y de muchas corrientes.

Mario dijo: Padre, ya no es tiempo de citar libros antiguos, no es necesario que nos llames para que nos hables como cuando eramos unos niños.

El abogado solo hacía anotaciones y escuchaba la tertulia de los hijos de Don Emilio.

El anciano hombre dijo: ¿bueno y es que no hay alguien de entre ustedes que me diga que significa esto? Los cuatro hijos se quedaron viendo y se encogieron de hombros, y Julio dijo: papá, creo que habla sobre la responsabilidad en las cosas que se nos asignan.

Don Emilio se sentó en la orilla de la cama y les dijo: hijos míos, esta es culpa mía en parte por no haberles instruido en sus años más pequeños, y ahora veo este resultado final.

El que es fiel en lo poco será en lo mucho, se debe comenzar con las cosas pequeñas, en las que no parecen tener valor, en las que nadie toma importancia, en las que algunos se avergüenzan, pero es necesario pasar por esta primera evaluación, y si la persona es aprobada con su buena actitud, entonces significa que está ahora lista pasar a ser fiel en lo que está por venir, sea mediano o grande.

Yo no puse atención a este verso en toda mi vida, ahora veo que esto si era muy necesario y de mayor valor, es hasta un examen importante que una persona de recursos humanos debe tener presente o cualquier CEO, o cualquier líder religioso o cualquier mercader, o maestro, o profesor.

Si alguien demuestra dar toda su entrega en las cosas pequeñas que se le han asignado, entonces significa que está entregado a una causa en cuerpo y alma, y al hacer eso entonces podrá entender que lo que viene ya no vendrá por su cuenta, será un regalo asignado para que lo siga trabajando con esa misma entrega que lo hizo con aquello pequeño.

Es lo mismo que las personas, si nosotros le damos valor a aquellas personas que socialmente se ven insignificantes, y nosotros les damos ese valor en su mundo pequeño que viven, el día que sean grandes no nos sentiremos avergonzados, al contrario nos sentiremos que hemos aportado algo bueno, pues imagínense Uds. hijos, que Francisco, el joven hijo de doña María con el cual Uds. no querían jugar por ser el hijo de la empleada y ahora el es uno de los más prestigiosos cirujanos del País.

¿Qué les dice eso? Y ninguno de ustedes ha llegado al nivel de él, ni con todo nuestro dinero, por eso estoy ahora reflexionando que las cosas que parecen con menos valor son las más valiosas, no puedo pasar a la otra etapa sin pasar por la primera, y el que empieza por la segunda o sea las cosas grandes sin una buena enseñanza o instrucción será un potencial destructor de lo que tenga o pueda llegar a tener.

Como me siento reprendido con ese verso y ahora veo que ustedes están siendo infieles en lo poco, por tanto están demostrando desde ya su futuro. El abogado se levantó y dijo: Don Emilio según veo aún estos jóvenes deben aprender a ser fieles en lo poco, y ninguno ha pasado la prueba suya.

En ese momento se levantó el anciano y se inclinó e hizo 10 lagartijas y les dijo: bueno hoy comenzamos a aprender este verso en carne propia, y les pido a cada uno que vuelva a sus labores asignadas, y quiero que se entreguen en cuerpo y alma de hoy en adelante que más que riqueza les dejaré una herencia de este libro y mañana será otra lección.

Muchas personas están pensando en heredar algo grande, donde todos les admiren, pero para ser realmente admirados debemos pasar por las cosas que nadie les da valor, y que estuvimos dispuestos a hacerlo con entrega y amor pues eso es interesarse en las futuras cosas grandes.

Mientras estamos haciendo las cosas pequeñas al mundo, les estamos diciendo a todos que realmente estamos preparándonos para las cosas grandes que solo se pueden sobrellevar sobre los hombros de los que cargaron las cosas pequeñas y sin mucho valor para otros.

Se fiel en lo poco y veras que el Señor te pondrá en eminencia, no porque lo merezcas, sino porque Él conoce tu corazón y el mío que estás dispuesto a hacer lo que Él te diga.

© Dr Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

Revise también

Las preguntas de Pedro

Reflexiones Cristianas.. Los mismos discípulos que habían estado con Jesucristo esos tres años tenían preguntas elementales aún después de contemplar todo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *