Anuncios

Inicio / Devocionales Cristianos / 36,288,000… Mensajes Cristianos

36,288,000… Mensajes Cristianos

Devocionales Cristianos

El medico preguntó: pero, ¿qué le puede enseñar a usted una simple taquicardia don Leoncio? Si eso es normal muchas veces en las personas, aunque en algunas ocasiones pueden ser una alarma claro, en eso si, pero para eso somos los médicos y para eso tengo yo está especialidad.

Pues vea usted doctor, yo como usted sabe, había quedado en esos días prácticamente en las ruinas pues un mal movimiento en mis negocios y empecé a perder dinero y tuve que vender algunas cosas valiosas y mis amigos estaban cada vez mas prosperados y pasó mucho tiempo sin ver nada de entradas y en eso un día reflexionando sobre el hecho que Dios no me había dado nada y le había dado más a otras personas.

Mientras pensaba de esta manera, un repentino palpitar vino a mi pecho y la frecuencia cardiaca comenzó como a reclamarme algo. Fue en ese preciso momento que aquellas palpitaciones me empezaron a recordar algo tan esencial, y empecé a sentir que la vida misma se me escapaba, y pude saber en ese momento que Dios si me había dado hasta mucho, y comencé a buscar una calculadora y empecé a multiplicar los setenta latidos por minuto y en una hora eran 4,800 latidos, y en un día eran 100,800 y aún sediento de saber más multiplique lo que me había dado en un año, y llegaba al número mágico de 36 millones 288 mil latidos.

Ese número 36,288,000 se convirtió como en un martillo que me estaba diciendo: ¿viste lo que te he dado en todo este tiempo? Y leí en aquel Salmo 150 aquella frase que marcó mi vida junto a ese número y era: “…todo lo que respira alabe al Señor…”

Anuncios

Fue allí donde me puse a pensar que no era importante si estaba sano o enfermo, era si yo estaba respirando debía alabarle y darle gracias por esos 36,288,000 latidos, y vi los millones de latidos que le había dado a mis padres y mis hermanos y mis amigos y mis trabajadores.

Decidí desde ese día solo seguir alabar y agradecer por todo lo que me pasaba durante el día por haber tenido la oportunidad de haber latido mi corazón 100,800 veces, y ya dejé de ponerme ansioso y sediento o molesto por lo que no había podido realizar y empecé a darle a Dios la preeminencia sobre mi vida, y por eso ahora vivo yo más saludable mental y espiritualmente Doctor, ahora por eso usted ya no me ve muy frecuente en su consulta y vivo con más propósito doctor .

El Cardiologo poco sorprendido con esta nueva forma de ver la vida desde el punto de vista cardiológico y agregó: fíjese que usted tiene un buen enfoque de la vida, ni yo lo había visto así, pues para mí es importante los latidos que le escucho aquí en mi Clinica, pero ya ahora veré y aconsejare a mis otros pacientes que piensen en eso que usted me acaba de ilustrar.

Esto va a hacer algo muy especial en la vida de aquellos que han perdido el propósito para sus vidas, pues muchos solo se enfocan en lo que tienen a su alrededor, y al hacerles falta lo qué hay alrededor olvidan que lo qué hay en su interior es lo más valioso de sus vidas.

Si en verdad los pacientes valoran y reflexionan sobre lo interior, entonces lo exterior solo será una forma aún más de seguirle dando gracias al Altísimo y mi dependencia será de lo qué hay dentro de mi.

Enlaces Patrocinados

Don Leoncio asintió y dijo: exacto Doctor, lo qué pasa es que para darse cuenta de eso hay que tener al Espíritu Santo guiándolo a uno, y reconocer que esta vida se va a acabar aunque usted sea el mejor Cardiologo del país eso no le exime a usted de que su corazón deje de palpitar o posible usted padezca más de este órgano tan especial.

El Cardiologo le vio a los ojos y le dijo: Mire Don Leoncio, ya que toca ese tema, yo tengo un mal cardíaco y por eso estudie esta carrera y no niego que muchas veces la ansiedad y el afán me poseen, pero de ahora en adelante pensare al igual que usted y daré mis gracias a Dios siempre.

Aquella consulta fue tan crucial para ambos, donde un simple latido cardiaco como todos lo puedan ver, ahora al dar gracias a Dios por ese simple latido esto venía a tener un gran impacto mental, espiritual y fisico en aquellos personajes y en todos lo que ahora leen esta historia.

No te quejes por lo que te rodea y no has podido tener, debes contentarte por esos bellos y audibles latidos cardíacos y uno de ellos te recuerda que un día naciste, y el otro te está martillando y sin duda el más importante que te dice: apúrate a aceptar al Señor Jesucristo porque pronto tu tiempo de partida se acerca.

Dos latidos cardíacos, dos fechas importantes en tu vida.

Anuncios

No te quejes, aprovecha el tiempo de dar gracias por los latidos pasados y presentes y los posibles que vienen, pero que pronto podrían terminar, y ya no más esa canción rítmica escuchar. Recuerda 36,288,000 latidos anuales

© Dr. Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Devocionales Cristianos

 

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Brigadas de Amor Cristiano Jesus de Otoro.

Revise también

Predicas Cristianas.. Aceptar el propósito de Dios

Devocionales Cristianos… Confiar plenamente en Dios

Devocionales Cristianos “Ven, por tanto, ahora, y te enviare a faraón, para que saques de …

Un comentario

  1. bendiciones Doctor mauricio Loredo esta precioso ese devocional acerca de los latidos del corazon 36,800´000 por dia verdaderamente sea alabado Dios por impulsar cada latido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *