Inicio / Devocionales Cristianos / El pobre pierde aún a sus amigos

El pobre pierde aún a sus amigos

Devocionales Cristianos

Natalia y su esposo Isaías quienes habían perdido su posición económica abundante que tenían. Ahora habían más malos ratos que buenos.

El trabajo de Isaías no le ajustaba para poder pagar el alquiler de la casa, pues había perdido su casa propia que habían adquirido con tanto esfuerzo.

Cada vez que tocaba las puertas de sus amigos, ya no era lo mismo, algunos le decían que regresara otro día.

Joel un gran amigo y que siempre les había visitado le dijo: Isaías y Natalia les tengo una buena noticia, aquí les traigo este quintal de maíz para que puedan sembrarlo en esa parcela de tierra que les voy a prestar y así ustedes se puedan levantar.

Natalia e Isaías se vieron a sus rostros y se mostraron felices. Joel salió ese día de ese hogar contento y decidió irse de viaje durante un mes. Al regresar Joel, decidió visitar a sus amigos y ver qué tal estaban yendo con su nuevo proyecto.

Al llegar a la casa, estaba Isaías en sandalias degustando unas ricas tortillas de maíz con frijoles y cuajada. Invito a Joel a sentarse.

Joel inquirió: hola mi pana, ¿como te ha ido? ¿Qué tal va la milpa? Sé que eso les va a ayudar mucho.

Natalia salió de la cocina y le dijo: Joel, quiero decirte que la situación no ha estado nada bien y el maíz que nos diste nos ha servido a todos aquí en casa para poder pasar estos meses comiendo tortillitas calientes con frijoles y cuajada.

Joel sorprendido y sin palabras bajo su cabeza y les dijo: ustedes no saben el sacrificio que hice para poder traerles ese maíz de mi cosecha y no pensé que lo gastaran así de esa forma.

Ahora entiendo aún más ese verso en la Biblia: “La riqueza añade muchos amigos, pero el pobre es separado de su amigo“. en Proverbios 19:4.

Gracias, pero no puedo aceptarles comerme una tortilla con ustedes. Ah y algo más, el dinero que les preste para los fertilizantes que les quede de ayuda pues me han decepcionado, si querían comer tortillas me hubieran pedido, pero esto que hicieron es una total pobreza.

Joel se retiró de aquella casa y Natalia e Isaías se encogieron de hombros y siguieron sumidos en la pobreza y en su trabajo que no les ajustaba para poder salir adelante con sus necesidades básicas. Ahora nadie les visitaba.

La pobreza es un estado calamitoso, donde se pierden muchas cosas, sin embargo Jesús dijo: “...yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia…” (Juan 10:10).

A pesar de tanta pobreza física, pero el tener esa fe en Jesús, hace que nuestra mente cambie y pensemos en los demás y ese sentir nos hará salir de la verdadera pobreza donde ricos y pobres muchas veces están nadando.

Espero que tu no pierdas tus verdaderos amigos solo por un pedazo de pan.

© Dr Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Devocionales Cristianos

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

Revise también

Predicas Cristianas.. La pregunta sin respuesta

Las preguntas de Pedro

Reflexiones Cristianas.. Los mismos discípulos que habían estado con Jesucristo esos tres años tenían preguntas elementales aún después de contemplar todo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *