Inicio / Devocionales Cristianos / Esa rara y gloriosa visión

Esa rara y gloriosa visión

Devocionales Cristianos

Fe: Certeza de lo que se espera, convicción de lo que no se ve.

Esa mañana Lily, se levantó con aquel deseo de llorar y encontró una porción que leyó, que la hizo ponerse más ansiosa y expresó a su hno Marlon: ¿sabes algo?, mamá siempre me decía que debía buscar más a Dios que a las cosas materiales, este día tengo una gran necesidad.

Marlon, viendo esa necesidad llamó a sus otras dos hermanas y les dijo: vamos a orar hermanas y hay una oración para salvación, y si sientes en tu corazón hacerla, hazla y Dios te escuchará.

Marlon comenzó a orar y sus hermanas con él también.

En ese momento durante ese tiempo de oración, el cual era un tiempo que se veía. Glorioso, ver aquellos jóvenes orando dos días después que su amada madre había partido de esta tierra.

Al finalizar la oración Marlon comenzó a cantar un canto sobre el Salmo 92:1-6: Bueno es alabarte oh Jehová ! Y cantar salmos a tu nombre, en las mañanas tu Gloria contemplar, y tu fidelidad, cada noche, ¡Por cuanto me has alegrado oh Jehová! En las obras de tus manos, yo Me gozo.

¡Cuan grande son tus obras oh Jehová!

¡Cuán grandes son tus obras oh Jehová! ¡Muy profundos son tus pensamientos, Muy profundos son tus pensamientos!

El hombre necio y el insensato, no saben, no saben, no entienden esto.

Marlon termino de dirigir ese tiempo y al abrir sus ojos todos, Marlon observo que Lily aún estaba con los ojos abiertos pero que estaba como en un extasis, y viendo que podría caerse le sentó en la cama donde su madre había caído el día de su muerte.

Y luego de que Lily estaba sentada vino una reacción en Lily como de sensación se dolor en el tórax, y comenzó a quejarse, y Marlon mando a traer agua para ella y mientras le acarició su espalda y comenzó a cantar un himno que parecía celestial: tu fidelidad, es grande, tu fidelidad, incomparable es, nadie como tú, bendito Dios, grande es tu fidelidad.

Lily tomó agua y luego sus lágrimas estaban saliendo de sus ojos y ella tenía un rostro de paz y dijo: oh que maravilla la que he visto.

Mientras estábamos orando, vi un agujero que se abrió en medio de una oscuridad y vi a través de ese agujero como en tercera dimensión, un cielo de color azul eléctrico y unas estrellas, una cascada de agua y nubes y cuando en medio de esa visión que tenía enfrente escuché ese canto que Marlon entonaba entonces vi algo blanco que provenía de ese cielo, y era tan blanco y que se aproximaba a mi pero su color me cegaba la vista y ese tipo manto inundó mi ser y que llenaba mi tórax y sentí una gran paz que no puedo explicar.

Marlon felicitó a Lily y le dijo: bienvenida a los caminos del Señor Jesús.

Hubo un gozo y Lily dijo; yo le dije al Señor que quiero ser su sierva.

Luego de todo, ellos estaban analizando que a esa misma hora hacia 3 días su madre habia fallecido de un posible infarto fulminante en ese mismo lugar, y cerca de esas mismos minutos.

Marlon dijo: pienso que Dios ha tenido misericordia de ti dándote ese privilegio de conocerle, y al mismo tiempo pudo haber mostrado esa sensación de mamá al momento de partir de esta tierra. Dios es un Dios de vida y nos ha dado esa paz y gozo que un día veremos a mamá de nuevo junto a papá.

Estos testimonios serán apreciados por muchos y menospreciados por otros, sin embargo el testimonio ha sido dado y ponerse en el corazón para un día alcanzar esa misericordia divina que solo se logra con los ojos de la fe en Jesús.

© Dr. Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Reflexiones Cristianas

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

Revise también

Devocionales Cristianos... El Mendigo Rico

El viejo indigente

Devocionales Cristianos... Aquí en esta bolsa grande tengo mis memorias y deseo compartirlas con un indicado y así poder dejar un legado de todo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *