Inicio / Reflexiones Cristianas / ¿Qué es la pobreza y riqueza material?

¿Qué es la pobreza y riqueza material?

Reflexiones Cristianas

¿Qué es la pobreza y riqueza material? Ambas son amigas entre ellas, pues son extremas ambas. Y por separados son una piedra de tropiezo para aquellos que desean salir adelante en la vida.

Debes conocer algo de ambas o haber vivido con ellas juntas ya sea interactuando, leyendo de ellas o ayudando a otros a salir de ellas. Debes tratar de vivir en medio de ellas no con ellas. Por separado son obstáculos, y juntas hacen una perfecta combustión para ser bendición a muchos.

Si ves a la riqueza desde la pobreza la odiarás, y si ves a la pobreza desde la riqueza la odiaras. Pero si ambas te dan cátedra, te aseguro que nunca las olvidarás.

Anuncios

Por separado son obstáculos al caminante, pero si juntas las experiencias de ambas ya sea vividas o enseñadas por acciones sociales y lecturas de ellas, y sobre todo con el verdadero toque de Jesús sabrás lo que en verdad son, serán bendición a tu vida.

Hay ricos que viven como pobres y pobres que viven como ricos, ambos están equivocados por la falta de Dios en sus vidas. Busca el verdadero equilibrio. Recuerda debes estar en medio de ellas, no con ellas.

Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario; 9 No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios.” Proverbios 30:8-9

© Dr Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

Revise también

Reflexiones Cristianas.. El otro zapatero

El otro zapatero

Reflexiones Cristianas.. Escasez es una escuela que nos ayuda a pensar sobre lo necesario y abundancia y al llegarlas a tener entonces les valoras pero nunca idolatrarles...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *