Inicio / Reflexiones Cristianas / El viejo de la esquina

El viejo de la esquina

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas.. Texto Biblico: «Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.» (Filipenses 4:12-13)

La misma esquina, el mismo anciano, la misma hora, la misma ropa. Siempre que miraba hacia ese lugar todos esos detalles en medio de una ciudad que estaba tan cambiada o modernizada, al ver al anciano con esos mismos elementos allí me trajo a mi infancia y me concentré en ese hecho y decidí ir a hablar con dicho anciano.

Mientras caminaba a esa esquina, no niego que era poco de nervios los que me invadieron, ya que pasé por muchos años esa misma calle y nunca me había detenido a hablar con él. Ahora me dirigía a él. Me paré frente a él y me senté en la misma acera y eso le llamó la atención y me preguntó: ¿qué se le ofrece?

Anuncios

Yo me terminé de acomodarme en la acera y le dije: lo he visto aquí por muchos años y al verle hoy después de tantos años que han pasado me hace recordar mi niñez, mientras venía a tomar el bus o cuando pasaba a pie por aquí, y veo siempre que usted está el mismo, veo el mismo saco o se parece al que antes cargaba y no se quise venir a saludarle y le traje esto, es atún y este pan creo que le gustará, solo debe abrirlo por aquí.

El anciano observó minuciosamente la lata de atún y me dijo: siempre las he visto en las vitrinas del súper, pero nunca me he comido una de estas, es algo que siempre deseaba comer. Mis lagrimas comenzaron a caer mientras él decía eso y me di cuenta que nunca es tarde para visitar al enfermo o necesitado mientras hay vida, hay esperanza.

Sin decir palabra él comenzó a poner de inmediato el atún dentro del pan y comenzó a orar y me dijo: discúlpeme, solo hablaré con mi Proveedor y Salvador porque trajo pan a mi mesa y no tenía para comer ahora mismo. Yo asentí y él inclinó su cabeza y oró la oración de alimentación más corta que he escuchado pero me hizo llorar.

«Padre Gracias siempre por esto que me hace tan feliz y viene de ti, bendícelo en Jesús Amen» (Salmos 107:8-9).

Anuncios

Mientras él comía me dijo: ¿sabía usted que las personas están siendo vigiladas? Yo no esperaba un tipo de comentario así y le dije, bueno, si la tecnología nos observa ahora.

Saboreando el atún él me dijo: las personas son ignorantes en muchas cosas, las personas sencillamente no creen. Yo le pregunté: ¿Ud. cree o tiene fe? El me dijo: más de lo que te imaginas. Y reconozco que fui grosero al preguntarle: ¿y por qué siempre ha vivido en miseria ?

El dejo de saborear el pan y me vio a los ojos con una mirada tierna y respondió a mi ignorante pregunta. Yo le pedí a Dios vivir así y que me enseñara a vivir, pues fui un joven con dinero y pasaba en lupanares desde adolescente porque mis padres me daban todo fácilmente y eso fácil me llevó a las drogas y alcohol. Mis padres se llegaron a avergonzar de mi y supe que mi tiempo en aquel hospital psiquiátrico no fue nada fácil, pero aprendí una cosa: la mente es algo que debemos cuidar.

Yo estoy en estas condiciones para dar testimonio a muchos que les fascina el dinero y están sedientos de más y más, y al final se quedan con las manos vacías y pierden lo más importante su alma cuando mueren sin Jesús. Aquí en esta esquina han pasado tantos milagros que no tiene idea, pero los veo yo a diario y los demás no pueden ver porque no creen. Así que, ¿no sé si respondí a tu pregunta?

Yo poco avergonzado estaba recibiendo de ese hombre una gran lección. El que parecía no tener tenía más que yo, y supe que en la abundancia muchas veces hay ceguera, y en la escasez hay fe para vivir

Anuncios

Ese día aprendí tanto tanto que solo me puse a orar, y lloré porque ese indigente me testificó y me espero todos esos años para que yo llegara a ese lugar, y dos meses después aquel hombre falleció. Ahora que veo esa esquina ya no es la misma, pero tengo los mejores recuerdos de ese lugar al cual Dios me dirigió y me hizo valorar de aquel hombre de la esquina.

La misma esquina, el mismo anciano, la misma hora, la misma ropa solo era para poderme testificar un día.

© Dr. Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

También Revise

Reflexiones Cristianas.. Haciendo espacio

Haciendo espacio

Reflexion Cristiana.. Despierta creyente, a veces Dios ya te dio la bendición una y otra vez, pero tú te esmeras en constante búsqueda de lo que ya tienes...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *