Inicio / Reflexiones Cristianas / El mendigo y el rico

El mendigo y el rico

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas.. Versiculo Biblico: Lucas 4:14-22

INTRODUCCIÓN

Pedimos a Cristo que se manifieste como aquel día en Galilea, con el poder del Espíritu y nos conceda con abundancia sus dones y gracias, que se levante en nuestra vida y con su autoridad divina nos confirme que el Espíritu del Señor está sobre él y que manifieste su poder.

En este pasaje evangélico, Jesús nos invita a conocer sus atributos divinos y a reconocer el poder que Dios le ha concedido, para que podamos pedir su ayuda con total confianza, sin dudar de su poder.

Anuncios

HOY SE CUMPLE ESTA ESCRITURA

Hemos de tener la certeza y la confianza de que Cristo ha sido enviado a nuestra vida para darnos buenas noticias, darnos esperanza y sanar los corazones quebrantados y desesperanzados. Quien pierde la esperanza, quien se desalienta al orar, en el fondo está suponiendo que los problemas son más grandes que Dios, que sus dificultades son más poderosas que Dios. Y eso de eso se trata el pecado contra el Espíritu Santo.

Hoy, como ayer y como cada día, se cumple esta escritura, porque el poder de Cristo está igual de vivo y presente como cuando en medio de la sinagoga, ante la mirada expectante de amigos y enemigos, se levantó a leerla. Es el tamaño de nuestra fe, el que marca la diferencia. A veces nuestra fe es tímida e insegura y por eso en nuestra oración pedimos como si Dios no fuera infinito.

En una ocasión un vagabundo menesteroso e indigente que caminaba hambriento y andrajoso por las calles se encontró con un hombre rico y poderoso, que al verlo se compadeció y le preguntó: ¿Qué necesitas?

Pero el mendigo, temió pedir demasiado, pensó que el hombre rico quizás no era tan generoso o tan rico; así que en lugar de pedirle un techo, ropa, comida, zapatos, en fin, todo aquello de lo que realmente carecía… le dijo: ¿tendrá usted una monedita que le sobre? En esta historia el hombre rico se encogió de hombros y limitó a darle al mendigo sólo esa monedita que le pidió el mendigo, en lugar de darle todo lo que necesitaba.

Anuncios

Pero en ocasiones, nuestra oración podría ser igual que la del vagabundo; olvidamos que hablamos con quien vino a pregonar la libertad a los cautivos, a devolver la vista a los ciegos (Lucas 4: 18), a llamar y a sanar a los enfermos del alma y del cuerpo (Marcos 2: 17) y a resucitar a los muertos (Juan 10: 10).

Por eso cuando oremos, hagámoslo con confianza, convencidos de que Dios sabe qué es lo que necesitamos antes que se lo pidamos (Mateo 6: 8), convencidos de que estamos hablando a nuestro Padre (Lucas 11: 2) que nos ama y se ocupa de cada cabello de nuestra cabeza (Mateo 10: 30); además confiados de que para Dios no hay nada imposible (Lucas 1: 37).

No es suficiente con ponernos en presencia de Dios, hace falta reconocerlo como Dios, pedir que aumente nuestra fe, que ayude nuestra incredulidad (Marcos 9: 24) y convencernos en nuestro corazón de que Dios todo lo puede y cuando le rogamos por nuestras necesidades, nos interpela: “¿Acaso hay algo imposible para mí?” (Jeremías 32: 27).

No basta con reconocernos indigentes ante Dios y saber que separados de Él nada podemos hacer (Juan 15: 5); lo cual, sin duda, es una parte importante de nuestra oración. El indigente de la historia se sabía menesteroso, pero en lugar de pedir ayuda con todas sus necesidades, como quien le pide a quien tiene sobre abundancia de bienes, desconfió de su bondad y de su riqueza; y se limitó a pedir una minucia.

Para que no nos suceda lo mismo, Cristo hoy nos invita con la escritura a que confiemos en su poder y pidamos con fe y no dudando nada (Santiago 1: 6). Claro que somos indigentes, también es claro que con Cristo todo lo podemos porque Él es nuestra fuerza (Filipenses 1:13).

Anuncios

© Lopez Cabrera. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca Miguel Lopez Cabrera

Siervo de Jesucristo y amante de la palabra de Dios.

También Revise

Reflexiones Cristianas.. Cuando pierdes a Cristo

Cuando pierdes a Cristo

Reflexiones Cristianas... El cristiano también está expuesto a perder a Cristo. De hecho, les pasó a sus padres, que caminaban confiados, en la caravana....

Un comentario

  1. gracias por tan maravillosas reflexiones. no solamente es pedir con confianza y cosas buenas y grandes para nosotros, sino tener un corazón misericordioso para con el necesitado.Dios quiere que amemos al hno.Dios guarde

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *