Inicio / Devocionales Cristianos / ¿Detenido para rascarse?

¿Detenido para rascarse?

Un día, cierto Pastor de origen humilde, pero muy vivaz imaginación, hacia el siguiente comentario sobre la vida en victoria del cristiano.

“El pecado en el cristiano es como una garrapata en el pegue del rabo de un chucho (perro)… es incómoda, lo detiene a cada momento para rascarse y por más que lo intente no se la puede quitar solo.”

Razón tenía el salmista cuando escribió “Mientras encubrí mi pecado, mi cuerpo se consumían”(salmo 32:3) , pues no hay nada más dañino y que robe tanto la vida, como el parásito del pecado. Tal cual los parásitos físicos no dejan prosperar a nadie, los espirituales son igualmente dañinos y contagiosos.

La verdad es que los hábitos pecaminosos por más que queramos convivir con ellos o por más que nos hagamos los locos, ahí están y cada día que pasa nos van robando la paz y el gozo, además son incómodos y nos producen desaparición y mal humor y sobre todo, nos detienen cuando deseamos avanzar. Definitivamente necesitamos, al igual que nuestro peludo amigo, alguien que nos ayude.

Si bien el ejemplo del perrito para alguno puede leerse ofensivo y este en este momento a punto de pasarme por la guillotina, la verdad es que la biblia usa con nosotros la imagen de ovejas, y como ovejas, también se nos pegan los parásitos.

Parece ser que el tema del pecado es muy recurrente en la biblia, y que solo de eso se habla. A los cristianos no nos gusta ese tema y últimamente se esta dando un recurrente mensaje de prosperidad y de ser campeón y etc. Quiero dejar claro que no estoy contra la prosperidad, la prosperidad bíblica, ni tampoco que Dios te ve a través de Jesús como un campeón, pero que debemos tener cuidado de nuestra vida diaria es una realidad.

Satanás es tan real como golpearte en la pata de la cama una mañana recién levantado, y el pretende que tomes las cosas a la ligera. Pero Jesús nos llama a ser vigilantes (estar atentos), a nuestra vida y lo que pasa alrededor. La táctica del camuflaje es una de las estrategias mas viejas de la guerra y tu y yo estamos en una constante guerra espiritual. El ilusionismo no lo practican los “magos”, es la mejor arma del enemigo para mantenerte detenido.

Y cuando nos detenemos, cuando ese parásito se nos ha pegado y nos hemos dado cuenta, hay que buscar la ayuda adecuada.

Es en ese momento que Jesús es nuestra única solución y el único médico que puede sanar nuestras heridas. Busca su mano sanadora y perdón en amor… pero sobre todo… Ya no te metas al “GARRA-PATERO”.

La promesa de Jesús “venid a mí los trabajados y cargados y Yo los haré descansar” (Mt 22:28), no es solo para los no cristianos a acercarse a Él, sino también para aquellos hijos que están cansados de luchar día a día con esos parásitos  Debes tener la confianza en que Él es el único capaz de hacer ese milagro en tu vida, PERDONARTE… ¿y después qué? Sencillo “vete, sigue tu  camino y no peques mas”, ósea deja de meterte en donde te llenas de esos bichos.

Nunca dejes que se reproduzca, FUMIGATE!!!

Acerca Carlos Antonio Ramos

No me gusta hablar de mi, me gusta mas hablar de los demás, pero a nadie conozca mas que a mi mismo (jajaja). En forma Breve: Ministerialmente,para la golria y honra de mi Señor Jesus, Trabajo con grupos de jóvenes en la iglesia a la que pertenezco. Mi deseo ferviente es que la imagen de Jesús sea formado en sus vidas. AMEN!

Revise también

Predicas Cristianas.. La pregunta sin respuesta

Las preguntas de Pedro

Reflexiones Cristianas.. Los mismos discípulos que habían estado con Jesucristo esos tres años tenían preguntas elementales aún después de contemplar todo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *