Inicio / Devocionales Cristianos / Cristianismo de supervivencia

Cristianismo de supervivencia

Durante años hemos escuchado desde los púlpitos diferentes formas de pensar respecto a la vida del cristiano. Por un lado los que dicen que una vez que recibes a Cristo todo está solucionado. Otros que después de recibirle debes trabajar duro para ganar su favor y amor. Pero, ¿qué dice Dios de todo esto?

Dios que es la fuente misma del amor, manifestó a la humanidad ese amor atreves de Jesús. Quizá a esta altura muchos teólogos me estén acribillando y otros estén a punto de excomulgarme.

Pero la verdad es que partiendo de la base que ningún cristiano sigue a Jesús porque le busco, sino porque necesitaba a Jesús y este nos buscó a nosotros, entenderemos que es Jesús la expresión máxima y única del amor de Dios hacia el hombre, nada de lo que hagamos llenara las expectativas de Dios.

Si tomamos el manual del fabricante (La Biblia), encontraremos en Jn 15:1-17. La base que debe mover nuestra vida cristiana.

1) Debemos permanecer en Jesús. Esta permanencia es la comunión diaria con Él. Darnos cuenta que no importa que haga o no, su amor es incondicional.

2) Esa permanencia no llevará a hacer cosas… (Dar fruto). Nos lleva a cambiar hábitos, a compartir de ese amor, a priorizar actividades, etc.

3) Esa permanencia nos llevará a proyectarnos hacia los demás. Como resultado del fruto (el fruto se ve), las personas notaran algo en nuestra vida. Y nuestra vida anhelara que los demás conozcan ese amor.

El amor al prójimo debe ser, junto al amor a Dios la razón única de nuestro cristianismo. Ser conscientes del amor incondicional de Dios nos ayudará a dejar de ser cristianos que sobreviven la semana hasta el próximo domingo o la próxima reunión, dejaremos de ser cristianos frustrados compitiendo entre nosotros por ver quien tiene el mejor ministerio o la mejor iglesia.

Dejaremos de ser ambiciosos esperando grandes recompensas por nuestras acciones, y viviendo embaucados de líderes que manipulan nuestros miedos y ambición. Cualquier cosa que hagas para Dios debe ser por gratitud, y para su gloria. Nunca para buscar su aprobación o para ganarse su amor.

Es ahí donde la obra de Dios cobra el rumbo correcto porque es cuando Él toma el lugar que le corresponde y nosotros agradecidos porque nos toma en cuenta. Solo recuerda que no es permiso para pecar.

El amor de Dios debe llevarnos a cambiar de rumbo. Cambia el rumbo de tu cristianismo y deja de sobrevivir para comenzar a Vivir en JESUS!!!

Acerca Carlos Antonio Ramos

No me gusta hablar de mi, me gusta mas hablar de los demás, pero a nadie conozca mas que a mi mismo (jajaja). En forma Breve: Ministerialmente,para la golria y honra de mi Señor Jesus, Trabajo con grupos de jóvenes en la iglesia a la que pertenezco. Mi deseo ferviente es que la imagen de Jesús sea formado en sus vidas. AMEN!

Revise también

Predicas Cristianas.. La pregunta sin respuesta

Las preguntas de Pedro

Reflexiones Cristianas.. Los mismos discípulos que habían estado con Jesucristo esos tres años tenían preguntas elementales aún después de contemplar todo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *