Inicio / Estudios Biblicos / Consumado es

Consumado es

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

La sexta palabra que nuestro Señor Jesucristo pronunció en la cruz se registra en el evangelio de Juan 19:30 “…Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu…

I. Tres características que existen en esta palabra.

(1) Su sufrimiento total / (2) Su sacrificio total / (3) Su sometimiento total.

(A) Su sufrimiento total:

“…Cuando Jesús hubo tomado el vinagre…”

El vinagre lo conocemos como producto de la segunda fermentación de los licores vinosos, pero el Vinagre al que se refiere la Biblia no es el que conocemos nosotros en la actualidad, ese liquido amargoso que se utiliza para sazonar algunas ensaladas o platillos, tiene otros beneficios, cura las quemaduras del sol y es un artículo de limpieza. Sirve para limpiar los vidrios manchados por la lluvia ácida en las ciudades., ¿Alguna vez ha querido beber Vinagre? Obviamente no, por lo tanto el vinagre el cual menciona la escritura se refería a otro tipo de bebida.

Vinagre se le llamaba a un vino agrio y delgado que usaban los Soldados Romanos. Era una bebida común en la milicia romana. El hecho es que estando Jesús en la Cruz y ante el impresionante sufrimiento, uno de los soldados fue movido a misericordia para ayudarle a mitigar su sufrimiento. Pero Jesús lo rechazó:

La Biblia dice en Mateo 27:34 “le dieron a beber vinagre mezclado con hiel; Pero después de haberlo probado, no quiso beberlo.” Y Juan señala: “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre”. Tomando en cuenta el contexto de la escritura no debemos de inferir que Jesús bebió del vinagre. Aunque sabemos que en este evento se cumplió lo dicho por el Rey David en el Salmo 69:21 que dice: “21 Me pusieron además hiel por comida, Y en mi sed me dieron a beber vinagre.”

¿Por lo tanto bebió o no bebió el vinagre?

Recordemos lo que Jesús dijo cuando celebro la pascua con sus discípulos el hizo la siguiente promesa: En Mateo 26:26-29 “Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre”.

El ha prometido que no bebería con sus del fruto de la vid con sus discípulos hasta aquel día Ese evento no se ha efectuado por lo tanto Jesús no iba beber del fruto de la vid porque Jesús lo prometió a sus discípulos. Por lo tanto es correcto entender que Jesús solamente “recibió” el vinagre para que se cumpliera la escritura pero no bebió de ella solo lo probo.

Por lo tanto hay dos verdades principales:

1. La primera verdad es que al rechazar el vinagre demuestra su completa voluntad de someterse al sacrificio total mandado por su padre. El acto del soldado romano era un acto de misericordia, ya que la mezcla de vinagre con hiel producía en el crucificado un cierto adormecimiento.

Jesús No bebió porque nada iba a mitigar su sacrificio de los pecados de la humanidad, como escribiera el Apóstol Pablo a los Filipenses 2:6-8 “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz “

2. La segunda verdad es que el mantiene su promesa, Jesús dijo de que no beberá del fruto de la vid con sus discípulos “hasta aquel día en que lo beba con vosotros en el reino de mi Padre.” Por lo tanto esta promesa sigue pendiente porque eso lo celebrara no solamente con sus discípulos sino con cada uno de nosotros que hemos confiado en el cómo nuestro Salvador personal.
Hasta el momento hemos visto su sufrimiento total ahora veamos…

II. Su Sacrificio Total.

“…Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es…”

Consumado es! En el griego original esta es una sola palabra:

Tetélestai, quizás para nosotros no sea una palabra conocida pero en aquel tiempo esta palabra era muy común.

Tetélestai lo decía el sacerdote cuando se presentaban los sacrificios en el templo o en el tabernáculo cuando el animal era sacrificado y su acto era totalmente completado el sacerdote pronunciaba esta palabra Tetelestaí.

Tetelestaí era una palabra que pronunciaban los judíos cuando se terminaba una obra.

Tetelestai era una palabra que usaban para declarar que una deuda se había pagado totalmente.

Tetelestaí es una palabra en voz media en pasado perfecto la cual significa que toda obra se ha terminado se ha concluido, que la deuda se ha cancelado, sé a pagado.

Tételestai es la palabra que el diablo no quería escuchar porque esto significa que la humanidad ahora puede confiar en Jesús para la salvación de su alma.

Tetélestai es la palabra que triunfo de victoria de gloria porque el cordero de Dios que quita el pecado el mundo ha terminado su obra ha concluido, ha pagado.

Es su sacrificio Total:

1. Se han acabado los tormentos que la maldad.
2. Se ha llevado a cabo el designio y el mandato de Dios en cuanto al sufrimiento
3. Se han cumplido enteramente todos los tipos y profecías del Antiguo testamento.
4. Se han acabado todas las normas de la ley ceremonial Con la realidad del sacrificio del Calvario, la sombra de los sacrificios prescritos en el levítico ha dejaron de tener vigencia.

Como lo menciona Pablo en su carta a los colosenses: Colosenses 2:14-16 “anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo,”

Es por eso que nosotros ya no guardamos el reposo en Sábado sino en domingo porque queda claro que el sábado ha sido pagado y el guardar domingo es una proclamación constante de la resurrección de Cristo.

5. Se ha terminado de pagar, la deuda contraída contra Dios por el pecado de la humanidad El cordero de Dios que quita el pecado del mundo ha llevado a cabo la completa expiación por el pecado de la que era figura el Día de la expiación o el YOM KIPPUR la deuda esta saldada, la cuenta de la humanidad con Dios esta pagada. Como lo menciona Pablo en 2 Corintios 5:17-21: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”.

Solo se requiere que cada persona reconozca el sacrificio de Cristo para que se reconcilie con Dios: Romanos 8:1ª “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,..”

Es por eso que la sexta palabra pronunciada por Jesús en la cruz representa
Su Sacrificio Total.

Por último veamos:

III. Su sometimiento total.

“…Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu…”

Es importante señalar lo que declara la escritura, Cristo tubo control total de su vida en todo tiempo nadie le quito la vida, ni siquiera la cruz le quito la vida, sino que el Entrego el Espíritu.

Los crucificados duraban días colgados en la cruz, pero Jesús terminó en 6 horas porque el tenía control de su vida y así lo decidió, decidió entregar el espíritu.

Conclusión:

Jesús demostró su sufrimiento total, su sacrificio total y su sometimiento total.

¿Por qué te afanas en tratar de cumplir la ley cuando lo único que debes hacer es aceptar el sacrificio de Cristo en la cruz? el ya hizo la parte difícil , arrepentirte de tu pecado y aceptar a Cristo como tu salvador personal dile a Jesús , Señor Jesús, reconozco que soy pecador , reconozco que la paga del pecado es muerte y que no me puedo salvarme a mí mismo, me arrepiento de mi pecado acepto que Cristo murió en mi lugar en la cruz te pido que me limpies de todo pecado y que vengas a morar a mi corazón. Amén.

Acerca Juan Carlos Jimenez

Revise también

Estudios Biblicos - Yo si puedo

Yo si puedo

Estudios Biblicos - La fe no se demuestra con teorías, sino con práctica, con resultados concretos (Santiago 2:26), con acciones que logran impacto, con la conquista de nuevas bendiciones y la expansión constante de lo que hacemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *