Inicio / Estudios Biblicos / Hacer la voluntad de Dios

Hacer la voluntad de Dios

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

“…Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…” Hebreos 12:2.

JESÚS – AUTOR DE LA FE.
JESÚS – CONSUMADOR DE LA FE.

DEFINICIONES:

Anuncios

AUTOR: Creador, realizador, factor que produce algo. Dueño intelectual de los derechos de una obra.

CONSUMADOR: Quien acaba totalmente una cosa u obra.

FE: Hebreos 11:1. “…Certeza de que lo que esperamos ciertamente llegará. Convicción de que lo que no vemos ciertamente existe…”

DESARROLLO:

Anuncios

Muchas veces nos sucede que de tantos años de andar en los caminos del Señor nos vamos poniendo “cancheros” en Sus cosas, y hasta nos tomamos ciertos “permisos”, y hacemos cosas o tomamos decisiones por nuestra propia cuenta sin consultar a Dios, dando por sentado que contamos con Su aprobación, pues estamos haciendo las cosas bien.

Me refiero tanto cuando estamos trabajando en “Su obra”, como cuando nos manejamos en nuestros quehaceres diarios, en nuestros negocios, en el trabajo, con la familia, con los amigos, etc.

Pero… “hacer las cosas bien” no siempre es sinónimo de “hacer la voluntad de Dios”.

¡Ojo!, no estoy hablando de pecados, no. Simplemente digo que aunque hagamos las cosas bien eso no es una garantía de que estoy cumpliendo la voluntad de Dios para mi vida, de que estoy cumpliendo Su propósito para mi vida.

Hacer las cosas bien a lo mejor me hacen ser una persona exitosa en la vida, pero es que “ser una persona de éxito”, tampoco es sinónimo de “ser una persona que cumple propósito”.

Anuncios

Dice la Biblia que Dios nos creó con un determinado propósito para nuestras vidas. Él tiene un plan personal para tu vida y otro plan personal para mi vida.

“…Porque todo, absolutamente todo en el cielo y en la tierra, visible e invisible… todo comenzó en él y para los propósitos de él…” Colosenses 1:16 (versión de la Biblia en paráfrasis).”

“…Por medio de Cristo, Dios nos había elegido desde el principio de los tiempos para que fuéramos suyos y recibiéramos todo lo que él había prometido. Así lo había decidido Dios, quien siempre lleva a cabo Sus planes…” Efesios 1:11 (Biblia de Lenguaje Sencillo).

Dice Jeremías 1:5 “…antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones…”

Muchas veces confundimos lo que está bien (lo que nos necesario hacer), con lo que es hacer la voluntad de Dios (lo que nos es indispensable hacer).

Levantar la ofrenda, limpiar los baños, hacer empanadas para ayudar económicamente a la iglesia, ser ujier, etc., son cosas que están bien y que nos es necesario hacer. Pero hacer estas cosas no es cumplir el propósito de Dios para nuestras vidas.

Otras veces vamos sirviendo en esas cosas dentro de la Iglesia mientras esperamos un llamado de Dios para nuestras vidas. Esto es un error. No sólo ya tenemos un llamado de Dios, sino que tenemos también un mandato de Dios para poner manos en Su obra:

“…Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: en Mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán…” Marcos 16: 15-18.

“Id” está conjugado en el modo infinitivo, esto denota un mandamiento, pero denota también una acción a cumplir. Es decir, Jesús nos está diciendo: “mientras van caminando, hagan estas otras cosas”, si lo quiere más claro él dice: “mientras hacen las cosas que son imprescindibles hacer, hagan también las que les son necesarias hacer.”

Es decir, por supuesto que es necesario hacer las cosas que están bien, pero nos es imprescindible hacer lo que Dios nos demanda hacer.

Pablo le dice a Timoteo: “Esto manda y enseña… sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza… Ocúpate de la lectura, la exhortación y la enseñanza. NO DESCUIDES EL DON DE DIOS QUE ESTA EN TI…

“…Ocúpate en estas cosas, permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. TEN CUIDADO DE TI MISMO y de la doctrina, persiste en ello, PUES HACIENDO ESTO TE SALVARAS A TI MISMO Y A LOS QUE TE OYEREN…” 1 Timoteo 4: 11-16

© Daniel Edgardo Colazo

Acerca Daniel Edgardo Colazo

Revise también

Estudios Biblicos.. Las llaves del Reino

Las llaves del Reino – La Autoridad – Parte III

Estudios Biblicos.. La actividad más importante en la tierra es el liderazgo; porque el liderazgo determina en que se convertirán los seguidores...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *