Inicio / Estudios Biblicos / La Biblia, el libro, de todos el mejor

La Biblia, el libro, de todos el mejor

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

Texto: 2 Timoteo 3:16-17

Introducción:

Hace muchos años en nuestras Iglesias se cantaba un Himno titulado: “Santa Biblia para mí”, escrito por un laico bautista del siglo pasado en Inglaterra, y que se inspiró para ello en el Salmo 119:11 “…en mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti…” Una versión ampliada dice: Señor, memorizo tus enseñanzas para no pecar contra ti…”

Santa Biblia para mí

Santa Biblia para mí
Eres un tesoro aquí;
Tú contienes con verdad
La divina voluntad;
Tú me dices lo que soy,
De quién vine y a quién voy.

Tú reprendes mi dudar;
Tú me exhortas sin cesar;
Eres faro que a mi pie,
Lo conduce por la fe
A las fuentes del amor
Del bendito Salvador.

Eres infalible voz
Del Espíritu de Dios,
Que vigor al alma da
Cuando en aflicción está;
Tú me enseñas a triunfar
De la muerte y el pecar.

Por tu santa letra sé
Que con Cristo reinaré;
Yo, que tan indigno soy,
Por tu luz al cielo voy;
¡Santa Biblia! para mí
Eres un tesoro aquí

Millones de libros al año se editan en el mundo. Tradicionalmente a las ediciones que logran un gran éxito de ventas se les conoce con un término anglosajón conocido como “Best Seller” (libro exitoso y de gran venta).

La Biblia es el mayor Best Seller de todos los tiempos.

Desde que se imprimió el primer ejemplar de la Biblia en la imprenta de Gutenberg al presente, se estima que este texto sagrado para los cristianos ha logrado sacar entre 2.5 y 6 billones de ejemplares a lo largo de su existencia, estando traducida a 2454 idiomas.

En mi niñez, un cantito que las maestras de la Iglesia me hacían cantar decía: “La Biblia es el libro, de todos el mejor, un libro de cuentitos, un libro de oración. De cuadros bien pintados, de láminas también. La Biblia un mensaje trae: Dios es amor. Y había otro que seguía que decía: La B-I-B-L-I-A es el libro de mi Dios, en ella siempre confío yo, la B-I-B-L-I-A! Eran cantos muy rudimentarios si se quiere, pero me dejaron dos mensajes muy claros, que espero con el mensaje de hoy, sean significativos para ti:

  • La Biblia tiene un mensaje: Dios es amor
  • La Biblia es un libro en el cual puedes confiar con toda tu alma

Les invito a buscar la Palabra en 2 Timoteo 3:16-17. He titulado el mensaje de hoy: La Biblia, el libro, de todos el mejor. Y es mi oración que esta noche el Espíritu Santo pueda convencerte de el bien que la Biblia, la Palabra de Dios, hará a tu vida, si te dejas permear por ella. Dice la Biblia en 2 Timoteo 3:16-17

“…Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra…”

TLA: “…Todo lo que está escrito en la Biblia es el mensaje de Dios, y es útil para enseñar a la gente, para ayudarla y corregirla, y para mostrarle cómo debe vivir. De ese modo, los servidores de Dios estarán completamente entrenados y preparados para hacer el bien…”

PDT: “…y es útil para enseñar, reprender, corregir y mostrar a la gente cómo vivir de la manera que Dios manda, para que el siervo de Dios esté listo y completamente capacitado para toda buena obra…”

Núcleo:

Pablo refería a este joven pastor, Timoteo, que TODA la Biblia tiene un mensaje de Dios para bien del oyente. Cuando dice TODA la Escritura es inspirada, significa, que no excluye nada de la Biblia, que no tenga un mensaje de Dios. Desde el Génesis hasta el Apocalipsis hay Palabra de Dios. En este sentido, al ser la Biblia el mensaje de Dios, que hay que tomarla con seriedad cuando ella habla.

Carlos Annacondia dijo en una ocasión: “La Biblia es la Palabra de Dios. Y todo hombre y mujer que quiera vivir en esta tierra y hacerlo de acuerdo y conforme a la voluntad de Dios, debe leer la Biblia y vivir por ella, Si se lee la Palabra de Dios y se vive de acuerdo a ella, se habrá de recibir favores, misericordia a millares, preparadas para todos aquellos que aman a Dios y guardan sus Palabras.” Y en este sentido alguien dijo una vez: “En el aprendizaje espiritual, no es una revelación bíblica que todavía no se recibió lo que trae dificultad, sino el dejar de vivir conforme conforme al conocimiento que Dios ya ha dado.”

Es un pecado muy grave utilizar las Escrituras para hacer decir lo que no dice. En términos bíblicos eso es cambiar la verdad de Dios por la mentira. El Apostol Pedro hace referencia a esto en 2 Pedro 3:15-16, al referirse a las Cartas de Pablo a las Iglesias, que eran conocidas en ese tiempo por él y los demás creyentes. Les invito a leer: 2 Pedro 3:15-16.

Un ejemplo de esto se pudo ver en una noticia publicada en un portal cristiano de actualidad, donde una pastora de la Iglesia Metodista afirma que el Espíritu Santo la guió a establecer una relación con su pareja gay. ¿Qué coraje no? Bien cabe lo que dice 2 Pedro 2:1-3 respecto a estos falsos profetas, sobre los cuales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

Como Pastor, observo por este tiempo, que hay un desliz en cuanto a tomar seriamente las enseñanzas de la Biblia, hasta en algunos, noto cierta vergüenza de mostrar su Biblia públicamente; otros ya directamente ni la traen a los cultos. En todo caso, la Biblia tendría que estar siempre a la mano; gastada de tanto hojearla, amada por sobre cualquier otra cosa, tomando placer en ella al considerar lo que Dios tiene para decir cada día.

La Biblia es el nutriente espiritual del creyente. Quien no lee la Biblia está en un estado de inanición espiritual gravísimo. El diccionario define la inanición como: “extrema debilidad física provocada por la falta de alimento”.

Los grandes problemas que acusan a los creyentes hoy son debidos a la falta de Biblia en sus vidas. Y en esto, excusas hay muchas. Pero la verdad es una sola: la propia falta de interés hacia Dios. En Jeremías 2:13, el Señor expresa con dolor esta realidad:

“…Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron – me abandonaron – a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen el agua…”

Una forma moderna de tener cisternas rotas que no retienen el agua, es la auto justificación constante en cuando a procurar el propio alimento espiritual en cuanto a la fe. Ejemplos:

Acerca Pastor Daniel

Revise también

Estudios Biblicos - Yo si puedo

Yo si puedo

Estudios Biblicos - La fe no se demuestra con teorías, sino con práctica, con resultados concretos (Santiago 2:26), con acciones que logran impacto, con la conquista de nuevas bendiciones y la expansión constante de lo que hacemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *