¿Qué pasa después de la muerte?

«Nótese que la frase «to analusai kai sun Xristo einai» lleva un sólo artículo, «to», para los dos verbos, lo cual indica que los dos efectos (ser soltado y estar con Cristo) guardan una mutua relación cronológica: el apóstol desea soltar las amarras del cuerpo mortal, como condición para gozar inmediatamente de la presencia del Señor».

Lo que dice 2 Corintios 5:8

La carta que Pablo escribió a los corintios nos ofrece otra pista. Quizás habrás oído la frase «estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor». Pablo fue quien lo dijo: «Más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor» (2 Corintios 5:8).

Max Lucado ofrece un comentario sobre este texto: «En la Segunda Venida de Cristo nuestros cuerpos resucitarán. Pero obviamente en este versículo Pablo no está hablando de eso. De otra manera no habría usado la frase «ausentes del cuerpo». Pablo está describiendo una fase después de nuestra muerte y antes de la resurrección de nuestros cuerpos. Durante este tiempo estaremos «presentes al Señor».

La palabra usada por Pablo para referirse a la ausencia del cuerpo, es «endemeo», que significa: «uno que está en su propio lugar o tierra». Pablo se está refiriendo con esta palabra cuando dice «estar con el Señor», a estar en la casa, estar donde debemos estar, estar en nuestra morada, en el lugar indicado, o nuestra propia tierra a donde pertenecemos. Vine nos ofrece un comentario exquisito: «La implicación de estar «en el hogar con el Señor» después de la muerte constituye un testimonio en contra de la doctrina de la inconsciencia del espíritu, cuando queda desligado del cuerpo natural.»

¿Sabe lo que dice Apocalipsis 6:9?

En Apocalipsis 6 hay una frase que testifica duramente contra los que creen en la inconsciencia del alma. En la Biblia se habla muchas veces de las personas que mueren, y se dice que mientras están muertos están durmiendo, pero a diferencia de esto, en algunos pasajes los muertos hacen de todo menos dormir, ¿porqué?

Apocalipsis 6:9-11 dice: «Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos

¿Qué quiere decir esto? En la Biblia del diario vivir, una edición de estudio, se nos da el siguiente comentario: «El altar representa el altar del sacrificio en el templo donde se ofrecían los animales para expiar nuestros pecados.

En lugar de la sangre de los animales al pie del altar, Juan vio las almas de los mártires que habían muerto por predicar el evangelio. A estos mártires se les había dicho que muchos más perderían la vida por su fe en Cristo (6.11). Al tener que afrontar la guerra, el hambruna, la persecución y la muerte, los cristianos serán llamados a permanecer firmes por lo que creen. Solamente los que permanezcan firmes hasta el fin serán premiados por Dios.»

Es evidente que los muertos que aparecen allí están vivos, están conscientes, y pueden hablar con Dios. Si nos vamos al griego, nuestro entendimiento de estas cosas será mayor. La palabra usada aquí por Juan y se traduce por «muertos» («los que habían sido muertos») es «sfazzo», y es un término que significa «degollar», «inmolar», y especialmente es la que se usa para las víctimas que eran inmoladas en el sacrificio. Juan nos dice que ve bajo del altar las almas de los que habían sido inmolados por el testimonio y la Palabra de Dios.

Adentrándonos un poco más en el griego, hay otra palabra digna de citar, y es el griego «biotikos», un término que se traduce como «vida», «las cosas de la vida», «en esta vida», etc. La preposición «bios» significa «perteneciente a la vida».

También está la palabra que se traduce por «descasar» («y se les dijo que descansasen todavía un poco» Apocalipsis 6:11). Esta palabra es el griego «anapauo», que significa una interrupción del trabajo, dar reposo, dar descanso, etc, pero no sugiere dejar de existir.

Se usa en Lucas 12:19 con el rico insensato, cuando decide dejar de trabajar para disfrutar de sus bienes. Se usa también en Mateo 26:45, en Marcos 6:31 durante la alimentación de los cinco mil, en 1 Pedro 4:14 traduciéndose por «reposo», donde Pedro dice: «porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros«; además de estar presente en Apocalipsis 14:13, cuando se nos dice que los creyentes «descansarán de sus obras», entendiéndose por obras a la misma palabra que usa Santiago en su epístola, la obra ejercida por la fe para salvación, dando a entender que los creyentes que mueren en ese tiempo específico ya no necesitarán estar haciendo obras de fe y descansarán de ello.

Como hemos visto, todo el pasaje testifica de la consciencia de los muertos del Apocalipsis. Y tomé la decisión de detallar bien el contenido del pasaje, a fin de cerrar la boca a los que dicen que este pasaje es simbólico. Si alguien dice algo así, entonces toda la Biblia es simbólica también.

Mateo 17:3

En el evangelio de Mateo se nos cuenta sobre la transfiguración de Jesús. Lucas aporta unos detalles que no aporta Mateo y esto lo dejo a su consideración a fin de que investigue por su cuenta. El pasaje muestra a Jesús hablando con Elías y Moisés, dos personas que habían muerto hacía siglos, pero que estaban vivas hablando con el propio Jesucristo.

¿Cómo es posible que estas personas estén vivas, conscientes, hablando con Jesús en un tiempo totalmente diferente al de sus épocas? ¿No dicen algunos que los muertos nada sabes, que no pueden hablar, respirar, etc. porque están completamente dormidos e inconscientes? No.

Está de más que busquemos en el griego, pues el pasaje es más que evidente. Para colmo, la Biblia nos dice algo respecto a la vida de estos hombres que nos hace pensar aún más en lo que estamos hablando: Moisés murió y sigue vivo según el relato de la transfiguración, mientras Elías no murió nunca, e igual sigue vivo, o sea, están juntos! Dicho de otro modo: tanto los que mueren como los que Dios ha arrebatado en vida están juntos, vivos y conscientes! El mismo Jesús dijo que Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, porque para el Señor nadie muere del todo.

Hebreos 12:1

En Hebreos 12 se nos habla de una nube de testigos que están en derredor nuestro. ¿Qué quiere decir eso? Esta gran nube de testigos está formada por la lista de personas mencionadas en el capítulo 11 del libro. Lo interesante de esto es lo que dice el apóstol: «teniendo en derredor nuestro». La palabra usada aquí es «prokeimai», y se traduce por «que tenemos por delante».

Este término significa literalmente «yacer delante». Imagine usted, amigo lector, lo que significa esto: que si tenemos a nuestro alrededor a estas personas entonces debemos despojarnos del pecado que nos asedia. Dicho de otra manera, estas personas no están muertas! Y eso es compatible con las enseñanzas de Jesucristo de que Dios no es Dios de muertos sino de vivos, ¿porqué? Porque para Dios nadie muere!

El testimonio de Pedro

El apóstol Pedro también creía claramente que, después de su muerte, estaría cara a cara con Su Creador. El testimonio de Pedro es comúnmente pasado por alto, pero es muy revelador. El apóstol está consciente de que la hora de su muerte está cerca, y escribe en su segunda epístola:

«sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas.» (2 Pedro 1:14-15).

Acerca Juan Pablo Valles

También Revise

Estudios Biblicos.. Epístola a los Hebreos

Epístola a los Hebreos – Parte VIII

Estudios Bíblicos. El mediador de un Nuevo Pacto; conclusión a tan fascinante tema, lo comienza acá diciéndonos, que Jesucristo, nuestro gran sumo sacerdote ..