Inicio / Estudios Biblicos / El adventismo del Séptimo día al descubierto

El adventismo del Séptimo día al descubierto

INTRODUCCIÓN

Este estudio es en gran parte una adaptación de varios artículos y análisis que tome de la página de Román Quirós, algunos foristas de internet y de Sydney Cleveland. Espero que les sea de bendición.

La Iglesia Adventista del séptimo día es una denominación supuestamente cristiana. La denominación surgió del movimiento millerita en los EE. UU. a mediados del siglo 19 y se estableció oficialmente en 1863. Este grupo pensó que Cristo vendría a la tierra en 1843 y como Cristo no vino, entonces cambiaron para la fecha de 1844, tampoco llego Cristo a la tierra. Entonces dijeron que si llego, pero Cristo no vino a la tierra, sino que estando en el cielo se movió del lugar santo del templo del cielo a otro lugar (al lugar santísimo) y eso les sirvió de consuelo, pero muchos que eran personas que eran honestos consigo mismos lo rechazaron como un engaño y una excusa por mucho que estuviera avalada por una visión de Hiram Edson.

Todavía en nuestros días hay personas que dicen que Cristo volverá tal o cual día; pero eso es falso. Nadie sabe ni el día ni la hora aunque se pongan furiosos los grupos sectarios. Esto me hace recordar a Ezequiel Ataucusi, quien dijo que resucitaría al tercer día después de su muerte y sin embargo no resucito. Un seguidor de Ataucusi me dijo que había resucitado en espíritu y por ello nadie lo había visto. Ante semejante respuesta me quede pensando y me hacia la pregunta ¿porque los fanáticos tienen que dar excusas como esas? Las sectas se excusan en lugar de reconocer sus herejías.

Entre los fundadores de la iglesia adventista se destaca Ellen G. White, quien escribió numerosos libros de los cuales los adventistas han hecho escritos inspirados aun cuando contradicen la Biblia. Algunos otros aceptan de mala gana que ella se equivocaba. Los adventistas deben entender que si Ellen es infalible, entonces “el Adventismo tiene una Papisa”.

La Biblia es infalible y la única norma de verdad. Los católicos creen en la Biblia, las tradiciones y el papa, los adventistas, en la Biblia y los escritos de Ellen, pero los cristianos solo ven en la Biblia la única norma de verdad.

Si los adventistas se han negado a su derecho de pensar y esperan que sus líderes piensen por ellos, en lugar de dejar a Dios que los guíe y enseñe a través de su palabra, la Biblia, entonces que acepten las consecuencias eternas de tomar esas decisiones. Algunos adventistas dicen que ellos no tienen a ningún escrito por infalible en cuestiones de doctrina, sino solo la Biblia. Pero eso es falso. El adventista John T. Baldwin reconoce verazmente: “La teología Adventista tiene una fuente secundaria de autoridad doctrinal fuera de la Biblia” (J. T. Baldwin, “Historicization and Christian Theological Methods”, Journal of the Adventist Theological Society 4 (Otoño 1993):170).

Quiero mostrar de manera clara las falsedades, contradicciones y añadiduras de Ellen para que usted pueda conocer la verdad y decida a quien servirá. A Ellen y sus escritos o a Dios y su palabra. Usted decide.

LAS FALSAS ENSEÑANZAS DE ELLEN G. WHITE

Ellen escribió: “En estas cartas que yo escribo, en los testimonios que yo doy, estoy presentando a vosotros lo que el Señor me ha presentado a mí. Yo no escribo ni un sólo artículo en el periódico expresando meramente mis propias ideas. Ellas son lo que Dios ha revelado delante de mí en visión — preciosos rayos de luz que brillan desde el trono” (Testimonios 5, p. 67).

Vamos a ver si lo que ella escribió fue algo que Dios le revelo o solo fueron alucinaciones o visiones del diablo.

1. ¿Entro el Señor Jesús del lugar santo al lugar santísimo por primera vez en 1844?

Eso creyó Ellen; sin embargo en Hebreos 6:19-20, se nos dice claramente que el Señor Jesús entró “dentro del Velo”, luego de su ascensión, lo cual confirma la entrada de Cristo al Lugar Santísimo. ¿Cómo sabemos que estar dentro del velo es en el lugar santísimo? Si leemos Levítico 16: 2 se hace claro esto: “Y Jehová dijo á Moisés: Di á Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario del velo adentro, delante de la cubierta que está sobre el arca, para que no muera”. También Éxodo 26: 33 dice lo mismo: “Y pondrás el velo debajo de los corchetes, y meterás allí, del velo adentro, el arca del testimonio; y aquel velo os hará separación entre el lugar santo y el santísimo”.

Cristo no es sacerdote según el orden de Aarón, sino según el orden de Melquisedec (Heb. 7: 11). Melquisedec no tenía templo, ni servicio del templo, así que Cristo no debería tener ninguno”.

Hebreos 9:12 dice que el Señor Jesús entro al lugar santísimo. Veamos lo que dice: “y no por medio de la sangre de machos cabríos y de becerros, sino por medio de su propia sangre, entró al Lugar Santísimo una vez para siempre, habiendo obtenido redención eterna”. Los adventistas dicen que esta no es una buena traducción, sin embargo la mayoría de eruditos la traducen de esta manera. Para un estudio más detallado recomiendo un buen estudio “Ta Hagia y otros temas de Hebreos” escrito por Eduardo Martinez Rancaño, quien demuestra de manera contundente que Jesús si entro al lugar santísimo.

El escritor a los Hebreos dice que la carne de Jesús es el velo (Heb. 10: 20). Esto muestra que las cosas del templo y el mismo templo eran simbólicos. Las siete lámparas en el templo celestial “son los siete espíritus de Dios” (Apoc. 4: 4). Entonces no son lámparas literales. Ya en Apocalipsis 21: 22 se dice: “Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero”. ¿Lo notan? En el cielo no hay templo.

¿Por qué entonces se dice que en el cielo hay un templo? Eso solo es lenguaje simbólico para hablar de la presencia Santa de Dios. Cuando la santa ciudad, la nueva Jerusalén desciende, esta ciudad no tiene templo porque “el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero”.

Acerca Danny Totocayo

Revise también

Sermones Cristianos - Nacer de Nuevo

Nacer de nuevo

Estudios Biblicos. Nicodemo, era un fariseo entendido, que podía desempeñarse como dirigente y maestro en círculos religiosos judíos y que vino a Jesus deseando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *