La pasión de Cristo

Estudios Bíblicos

Prédica de Hoy: La pasión de Cristo

Introducción

Tres días después de su estreno en los cines de los Estados Unidos, la película del director Mel Gibson contaba con el interés de un público sediento de ver lo que desde hacía días se conocía como la más controversial de todas las películas de Jesús que se hayan filmado jamás.

Para los judíos, la película fortalecerá el sentimiento antisemita que se viene dando desde años atrás; para los cristianos y estudiosos de la Biblia, muestra la realidad de lo que sucedió, no solo por que está fundamentada fielmente en los escritos evangélicos, sino por que está basada en la historia real expuesta en los escritos no solo bíblicos sino de aquella época.

La Biblia cuenta con los hechos tal y como sucedieron, en ningún momento acusa a Judíos o Romanos de lo acontecido, la razón de su muerte fue dar su vida por todos nosotros, de ahí que , charlando con Nicodemo, Jesús le afirma que:” tanto amó Dios al mundo que dio a su hijo unigénito para que todo aquel que en él crea no se pierda más tenga vida eterna. Juan 3:16.

Él murió porque a eso vino, para dar su vida en rescate de todos, por cuanto todos habíamos pecado y estábamos destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23. El vino a salvar tanto a judíos como a griegos, o cuanto todos necesitaban de su salvación, Romanos 1:16-17, 10:12-13.

Cierto es que los judíos, ignorando la profecía de Isaías en el capítulo 53, esperaban un libertador, alguien que no solo les liberará del yugo romano, sino que les protegiera para siempre; pero su mayor problema no era Roma, ni sus pasados o futuros imperios enemigos, su gran angustia consistía en el pecado que, tanto a ellos, como al mundo entero, aflige, ata, domina y aleja de Dios por toda la eternidad.

Desobediencia del hombre

El hombre fue alejado de la presencia de Dios cuando desobedeció en el huerto del Edén, Génesis 3:23-24; al comer del árbol prohibido, la Biblia dice que la primera pareja coció hojas de higuera y se hicieron delantales; pero eso no cubría la falta de su pecado; Dios, por su parte hizo túnicas de pieles y los cubrió, Génesis 3:21, sacrificando el primer animal y mostrándoles la forma cómo serían perdonados en el futuro. De la misma forma Jesús como cordero de Dios fue a la cruz por nosotros y cubrió nuestros pecados ante Dios y fuimos, de esa forma reconciliados con él.

Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Isaías 53:7

Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación, 2 Corintios 5:18.

El sacrificio perfecto para nosotros

Hay otra pista para entender que Dios buscaba el sacrificio perfecto para nosotros, aún antes de nuestra liberación política o económica y la encontramos en Génesis 4:1-2, donde nos habla de dos hermanos: Caín y Abel, el primero fue labrador de la tierra, Abel fue pastor de ovejas.

Cada uno se propuso traer un sacrificio a Dios, cada uno trajo de lo que tenía, pero Jehová miró con agrado la ofrenda de Abel, v.4; de allí surge el odio de Caín por su hermano a tal punto de llevarle a cometer el primer asesinato de la historia de la humanidad, Génesis 4:8; pero la enseñanza primordial de todo esto es que Dios se agradó del sacrificio de Abel por cuanto él ofreció un cordero en el altar y esto era el acto perfecto para buscar el perdón de Dios.

Acerca Geovanny A. Barrantes

Geovanny A. Barrantes

También Revise

Mensajes Cristianos Cortos - Tensión matrimonial

Restaurando las heridas en el matrimonio

Estudios Biblicos - Todo matrimonio tiene conflictos, son inevitables: Renunciemos a pensar que solo mi matrimonio tiene problemas. Todos hemos sido herido en alguna ocasión y en algún...

Un comentario

  1. Andrea Rodriguez

    Cada comentario que se hace ayuda a entender con mas claridad y profundizar en el estudio personal de las escrituras, la verdad una herramienta muy util

Leave a Reply

You have to agree to the comment policy.