¿Obligación o si quiero hacerlo?

Estudios Biblicos

Introducción

Al leer este tema te preguntarás, ¿de qué estará hablando? Sin embargo antes de decirte, quiero que vaya a 1 Corintios 11:23-34 y leas con detenimiento cada uno de esto versículos. Creo que ya sabes de qué estamos hablando.

Yo como cristiana, como predicadora y maestra de la Palabra de Dios (a Él sea la gloria), tengo una gran preocupación. El verso 26 de esa porción bíblica dice: «Así, pues, todas la veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.» Esto nos sugiere que sea el arrebatamiento de la iglesia, pues eso es lo que estamos esperando.

Ahora bien, te dije antes que tengo una gran preocupación. Pero todavía no voy a decirte cual es. Antes de ello quiero que recapacites en cuanto al significado de la celebración de la Cena del Señor.

Anuncios

La Cena del Señor es un rito de comunión y significa que continúa la vida espiritual.

Es administrada con frecuencia, enseñándonos que la vida espiritual debe ser nutrida. Puede ser definida como un rito distintivo de la adoración cristiana, instituida por el Señor Jesús en la víspera de su muerte expiatoria. Consiste en la participación religiosa del pan y del vino, los que, habiendo sido presentados al Padre en memoria del inagotable sacrificio de Cristo, se convierten en medio de gracia por el cual se nos inspira a aumentar la fe y la fidelidad hacia él.»

Veamos las características notables de esta ordenanza:

a. Conmemoración. Toda vez que un grupo de creyentes se congrega a celebrar la Cena del Señor, recuerdan en forma especial la muerte expiatoria de Cristo que nos liberó del pecado.

b. Instrucciones. Expresa las dos verdades cardinales del evangelio.

  • (1) La encarnación. «El verbo se hizo carne» (Juan 1:14);…»descendió del cielo» (Juan 6:33).
  • (2) La expiación. El pan y el vino constituyen un cuadro de la muerte, la separación del cuerpo y la vida, la separación de la carne y la sangre.
    • El pan de vida debe ser distribuido entre los que tienen hambre espiritual, y el vino vertido simboliza que su sangre, que es vida debe ser derramada para limpiarnos y vivificar nuestras almas.

c. Inspiración. Los elementos, especialmente el vino, nos recuerdan que por fe podemos participar de la naturaleza de Cristo, podemos disfrutar de la comunión con él. Al participar del pan y del vino de la comunión se nos recuerda y asegura que, por la fe, podemos recibir verdaderamente su espíritu y reflejar su carácter.

Anuncios

d. Seguridad. El nuevo pacto instituido por Cristo es un pacto de sangre. Dios ha aceptado la sangre de Cristo (Hebreos 9:14-24) y por ende se ha comprometido, por amor de Cristo, a perdonar y salvar a todos los que vienen a él.

La sangre de Cristo es la garantía divina de que será misericordioso y benigno con el penitente. Nuestra parte del contrato es creen en la muerte expiatoria de Cristo. (Romanos 3:25-26).

e. Responsabilidad. No podemos tomarla indignamente. (1 Corintios 11:20-34). Es apóstol Pablo habla de la indignidad de las acciones. El apóstol nos advierte en el sentido de no cometer acciones indignas o mantener una conducta también indigna al participar de los sacramentos.

Ya sabes lo importante que es participar de la Cena del Señor.

En 1 Corintios 11:23-34 Pablo nos da instrucciones de lo que debemos hacer al participar de este ritual. Él dice que todas las veces que lo hagamos, estamos recordando que Cristo viene, y al hacerlo estamos demostrándole a los demás que cada uno de nosotros está preparado para ese encuentro con Jesús.

Ahora bien, Pablo dice: «pero si la tomas indignamente serás culpado del cuerpo y de la sangre del Señor…» Está haciendo impuro el sacrificio del Señor en la cruz y haciendo inmunda su sangre. Pablo nos manda a probarnos a nosotros mismos.

Anuncios

En cierta ocasión el Salmista David se estaba probando así mismo y le dijo a Jehová: «Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; Enséñame tus sendas. Encaminame en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación En ti he esperado todo el día» (Salmo 25:4-5).

Una vez examinados y ver que todo en nuestra vida esta en armonía con el Señor, con nuestro prójimo y con nosotros mismos, procedamos entonces a tomar parte de la Cena del Señor. Ahora, mi preocupación es esta.

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

La función de la iglesia.. Estudio Biblico

La función de la iglesia

Eso es lo que el mundo necesita escuchar, las buenas nuevas de salvación a través del evangelio de Jesucristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *