Inicio / Estudios Biblicos / Escuelas de interpretación de Apocalipsis

Escuelas de interpretación de Apocalipsis

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

A través de la historia de la Iglesia, se han usado muchas pautas para interpretar la profecía, cristianos y exegetas de la palabra de Dios difieren en su método general de abordar la profecía del tiempo del fin. Las teorías interpretativas han sido numerosas y ampliamente divergentes.

Estas han sido clasificadas en diferentes escuelas de interpretación tales como la «preterista», «historicista», «futurista», «dispensacionalista» y «espiritual». En este sentido, a menudo se combinan o se mezclan. Cabe anotar que esta son las más sobresalientes porque también existen otras con menos trascendencia.

Esta consideración se aplica más directamente a cómo las personas interpretan el libro de Apocalipsis y las revelaciones de Daniel a la luz del uno con el otro, sin embargo antes de abordarlas debemos tener presente el premilenarismo, definida como una escuela basada en la interpretación literal y el amilenarismo encaminada a un lenguaje figurado .

Anuncios

1.1-Interpretación «preterista» o «histórico-contemporánea» considera que las visiones de Apocalipsis se refieren en lo fundamental, a hechos ocurridos en las décadas finales del primer siglo d.C., durante la época del profeta Juan. La profecía aludiría a la persecución que contra los cristianos desató la «bestia», usualmente identificada con Nerón o Domiciano, y proseguida después por el gobierno romano, llamado «Babilonia».

El libro de Apocalipsis fue escrito para alentar a los creyentes con la esperanza de que Dios intervendría, destruiría a la «bestia», liberaría a su pueblo y establecería su Reino eterno. Algunos preteristas defienden la tesis de que Apocalipsis sólo se ocupa de la destrucción, en el año 70 d.C., de Jerusalén, el templo y la vieja era del judaísmo apóstata.

Esta posición es sostenida, mayormente, por comentaristas y críticos bíblicos liberales que “repudian” el milagro de la predicción, y prefieren el más razonable y elegante “Vaticinium ex-eventum” (profecía después de lo ocurrido). Por lo general, consideran que el libro de Daniel tiene sólo un valor histórico, más no profético.

Este entendimiento carece de lógica, y no se ajusta tampoco a la realidad de muchas de las profecías del mismo. Si su cumplimiento ya se hubiera realizado en el primer siglo, durante el Imperio Romano (como opinan los seguidores de la interpretación Preterista), entonces la bendición de dicho libro ya no vendría a nosotros puesto que las cosas que > (1: 1), ya habrían ocurrido, y ya se habrían cumplido por tanto. No obstante, esto nunca podría ser así, ya que según leeremos, existen múltiples eventos descritos que todavía no se han cumplido, y eso que ya han pasado casi dos mil años desde la manifestación de dicha revelación dada a la Iglesia por medio de Juan (1: 1, 2). Algunas de esas cosas, tomémoslas como ejemplo: Nada menos que el Arrebatamiento de la Iglesia (1 Ts. 4: 13-18); el levantamiento de la Bestia Anticristo y de su falso profeta; la venida en gloria de nuestro Señor a esta tierra (Ap. 19: 19- 21), o el Reino Milenial (Ap. 20).

Anuncios

1.2-Interpretación «historicista», Apocalipsis contiene visiones que predicen importantes momentos y acontecimientos de la historia humana, desde los días de Roma hasta el fin de esta era, en la que impera el mal. En el libro se descubren veladas referencias a varias olas de invasiones bárbaras, el surgimiento del Islam, la Reforma Protestante, la Contrarreforma, la Revolución Francesa, la Primera Guerra Mundial, y así por el estilo. La «bestia» ha sido identificada en ocasiones con Mahoma, el Papa, Napoleón o algún dictador posterior. Quienes defienden esta teoría se las arreglan ingeniosamente para encontrar en la historia política europea el cumplimiento de algunas de las visiones apocalípticas, las cuales responderían a un orden cronológico.

Aunque no se puede asegurar de qué acontecimientos históricos específicos, del segundo siglo al presente, se habla en la profecía, los sucesos históricos y movimientos mundiales ilustran una y otra vez los principios que allí se invocan.

El comentarista Matthew Henry escribe lo siguiente al respecto: >. Además, es evidente que muchos de los eventos descritos en el libro, todavía no han ocurrido (todo lo que se describe desde el capítulo seis en adelante).

Los Adventistas del Séptimo Día creen que éste es el método que mejor se adecua a los principios de interpretación de las Sagradas Escrituras. Es el único método que respeta la intuición histórica de los autores bíblicos como tales.

1.3. Interpretación «futurista» Por definición, este es el sistema de todos los exegetas que interpretan la profecía en su sentido literal, tratando de diferenciar los hechos de los símbolos. La realidad es que este libro es escatológico en su mayor parte, es decir, que habla de las cosas que han de ocurrir (1: 19c), por lo tanto, la profecía que contiene, la cual es la base del libro, debe entenderse en su sentido literal siempre que sea posible, y no en un sentido puramente simbólico.

Anuncios

Dice W.M. Smith: > es decir, considera Apocalipsis en lo fundamental, como una profecía que se refiere a la Iglesia en el mundo. Las siete cartas están dirigidas a siete iglesias históricas; y los sellos representan las fuerzas de la historia—no importa lo que esta se prolongue— a través de la misma Dios lleva a cabo su propósito redentor y de juicio, hasta que sobrevenga el fin. Sin embargo, comenzando con el capítulo 8 ó 16, los acontecimientos descritos se refieren completamente al futuro y contendrían las disposiciones finales de Dios sobre la historia humana.

Apocalipsis concluye describiendo una sociedad redimida que habita una tierra nueva que ha sido purgada de todo mal, y con Dios morando en medio de su pueblo; lo cual es la meta de la larga historia de la redención. La interpretación «futurista» es premilenial, pero no dispensacionalista. Enseña que Cristo retornará para establecer un reino milenial sobre la tierra, pero no será un estado nacional judío.

1.4. Interpretación «dispensacionalista» es la de más reciente aparición en la historia de la Iglesia. El esquema «dispensacionalista» de la redención presupone dos diferentes pueblos de Dios a lo largo de la historia —Israel y la Iglesia— y, por lo tanto, dos planes proféticos.

Esta manera de interpretar la Biblia la Venida [Parousia] de Cristo en dos partes, es decir para ellos la Segunda Venida de Cristo se compone de dos eventos separados por siete años ( ó tres años y medio) uno del otro y los cuales ellos han clasificado de la siguiente manera; El Rapto y la segunda venida.

Algunos dispensacionalista afirman que las siete cartas a las siete iglesias se interpretan «proféticamente» como siete etapas en la era de la Iglesia. Apocalipsis 4.1 es interpretada como el Rapto de la Iglesia, que se concibe como el arrebatamiento secreto de todos los creyentes llevados al cielo antes de la «Gran Tribulación».

El resto del libro trataría exclusivamente sobre la «Gran Tribulación» y la suerte que correría Israel a manos del anticristo. De acuerdo con este punto de vista, Cristo regresa para destruir a la bestia, atar a Satanás e inaugurar su reinado de mil años sobre la tierra. Los dispensacionalistas identifican este Milenio con el período cuando la aristocracia judía, junto al templo, el sistema de sacrificios y la Ley de Moisés, sean restaurados, y se cumplan literalmente las profecías del Antiguo Testamento sobre el futuro triunfo político de Israel sobre los gentiles.

(Algo interesante es que muchos pentecostales/carismáticos interpretan Apocalipsis y Daniel desde un punto de vista dispensacionalista estricto, aunque tal interpretación supondría una negación, en todas partes salvo en la literatura profética, de los actuales dones del Espíritu.)

1.5. Interpretación «espiritual» o «simbólica» encuentra en Apocalipsis relativamente pocas referencias a hechos específicos o personalidades del pasado, el presente o el futuro; constituye, por el contrario, una presentación de los grandes «principios espirituales» dirigidos a alentar y guiar a los cristianos de todas las latitudes y períodos de la historia. Las visiones simbólicas sucesivas ponen de manifiesto estos principios. El Señor Jesucristo viviente aparece victorioso sobre el enemigo y sus aliados. Aquellos que están junto a Él (los «llamados y elegidos y fieles», 17.14), tendrán plenamente su triunfo. Esto revela a Dios como Juez y Rey soberano de todo el universo creado. De este modo el bien es reivindicado sobre el mal, la justicia sobre la injusticia. La historia mundial se mueve, en medio de tragedias y desastres, hacia «un nuevo cielo y una nueva tierra».

Este sistema de interpretación sostiene que el Apocalipsis no tiene por objeto hablarnos sobre hechos del futuro, sino enseñarnos sobre ciertos principios espirituales. No obstante, esto contradice lo expresado por la misma Palabra de Dios cuando dice de este libro que es un libro profético; Ap. 1: 3 > . Como dice la misma Palabra; este libro en cuestión es profecía, por lo tanto, nos está hablando de hechos reales que más tarde o temprano deberán acontecer sin lugar a dudas. Aunque es verdad que el libro nos enseñará principios espirituales, no podemos descartar que en sí nos hable de hechos y acontecimientos, dado el carácter profético del mismo.

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Nuestra posición en Edén

Nuestra posición en Edén

Estudios Biblicos... Dios creo al hombre en la eternidad para un propósito eterno, lo primero que Dios creo fue el cielo, segundo la tierra y tercero al...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *