Inicio / Estudios Biblicos / Los libros llamados Apócrifos – Parte II

Los libros llamados Apócrifos – Parte II

IV. “Las pruebas internas son contrarias a la inspiración”

El contenido de los libros prueba que no fueron inspirados sus autores.

Anuncios

Tobías

  • Ya hemos dicho que el libro de Tobías, no figuró nunca en el Canon de los libros inspirados.
  • Este libro contiene doctrinas puramente paganas.
  • En el capítulo 4: verso 11, dice así: “Por cuanto la limosna libra de todo pecado y de la muerte”.
  • En el versículo 18, del mismo capítulo dice: “pon tu pan y tu vino sobre la sepultura del justo”.
  • En el capítulo 6 y verso 8, dice: “Respondió el Angel (a Tobías), y le dijo: Si pusieres sobre las brasas un pedacito del corazón del pez, su humo ahuyenta a todo género de demonios”.
  • En el capítulo 12 verso 9, dice así: “Porque la limosna libra de la muerte y es la que purga los pecados y alcanza la misericordia y la vida eterna”.

En los cuatro versículos que hemos copiado tenemos tres doctrinas a cuál más pagana:

  • Primera: La idea de la salvación, por medio de obras de caridad; practicada por todos los pueblos paganos y rechazada completamente por la palabra de Dios. Véase Hebreos 9:22 y Juan 3:14-19.
  • Segunda: La costumbre de poner comida a los muertos y a ciertos ídolos, era práctica corriente entre los Egipcios y los Caldeos y otros pueblos; pero es contraria a la palabra de Dios.
  • Tercera: Creer que el corazón de un pez ahuyenta a los demonios es una de las tantas hechicerías y supersticiones, que todos los paganos practicaban. Pero la Biblia condena y prohíbe estas cosas, véase Deuteronomio 18:10-14.

En el Capítulo 12:15, Tobías le pregunta a un joven que se le presenta: “¿Quién eres tú?”. A lo que el joven responde: “Yo soy Azaría, hijo de Ananías el grande.” Sin embargo, dice Tobías que era el “Angel Rafael”. Según lo cual, el ángel dijo una mentira.

¿Es posible aceptar la inspiración de un tal libro?.

Judith

Anuncios

El propio Abate Du-Clot, reconoce que el libro presenta contradicciones imposibles de explicar y que él atribuye a errores de los copiantes. En el capítulo 1, verso cinco dice: “Nabucodonosor rey de los Asirios reinaba en la gran ciudad de Nínive”.

Todo el mundo sabe que que Nabucodonosor no fue rey de los Asirios, sino de los Caldeos.

No reinó en Nínive sino en Babilonia (Daniel 4.30), y según la historia, Nabopalasar, su padre, aliado con Ciaxares rey de los Medos, “atacó y destruyó a Nínive Capital de Asiria”, y esto antes de ser rey Nabucodonosor.

En el capítulo 9, verso 2 dice: “Señor Dios de mi padre Simeón a quien pusiste la espada en las manos para castigar aquellos extranjeros”. Aquí dice que Dios puso la espada en las manos de Simeón y parece alabarse la acción de éste. Pero eso está en abierta oposición a la palabra de Dios que maldice la acción de Simeón. Véase Génesis 49:5. “Simeón y Leví; armas de iniquidades sus armas”.

En el capítulo 11, verso 11 dice: “Por lo cual han resuelto matar a sus bestias para beberles la sangre”.

La Vulgata, versión de Torres Amat, tiene una nota en este versículo que dice así: “Todo lo que sigue tomado a la letra parece no dejar lugar para excusar a Judith, de ficción o mentira”.

Anuncios

Cuando las propias autoridades de la iglesia católica romana reconocen que Judith, parece ser una mentirosa, nosotros no tenemos nada más que añadir.

En el capítulo 13, verso 30, Judith recibe adoración y no la rechaza, como hizo Pedro, en Hechos 10:25. La prueba interna es desastrosa para la inspiración del libro.

Esther: Al empezar el capítulo 15, tiene una nota de San Jerónimo que dice “también hallé estas adiciones en la Vulgata”.

Exactamente, adiciones, eran, son y serán.

La Sabiduría: El Abate Du-Clot, en la página 505 de “vindicias”, dice, “los griegos llamaban a este libro la Sabiduría de Salomón, reconociendo que el autor ha tomado sus conocimientos e ideas de las obras de Salomón. Y que ha procurado imitarlo.

Los judíos no tienen este libro en su canón, aunque lo tienen en gran estima”. Según el párrafo anterior los judíos no reconocían el libro como inspirado y el verdadero autor fue uno que pretendió imitar a Salomón. Los que hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo no pretendieron imitar a nadie ni tuvieron necesidad de suplantar nombres.

El que escribió el libro, parece que creía en la reencarnación de las almas, dice en capítulo 8 versículo 19: “Ya que de niño era yo de buen ingenio, y me cupo en suerte una buena alma”.

En el capítulo 10, versos 1-4, dice que el diluvio fue por causa del pecado de Caín, comparándolo con Génesis 6:5-7, se ve que no es así, como lo dice el plagiador de Salomón.

En la tercera y última parte veremos acerca de errores del Eclesiástico, La profecía de Baruc, Las partes añadidas a Daniel, los dos libros de Macabeos y una conclusión acerca de este estudio, sobre los Apócrifos.

© Domingo Fernandez

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Mensajes Cristianos.. Discipulado Nº 7. Cosecha abundante

Discipulado Nº 7. Cosecha abundante

Mensajes Cristianos... El Profeta Amós declara algo imposible para las leyes naturales de la siembra y la cosecha. Este pasaje nos enseña que la cosecha será..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *