Estudio eclesiológio sobre los carismas del Espíritu

Pese a que muchas sanidades fueron obradas por Pablo en su ministerio, véase Hechos 28:8, 9; sin embargo, interesantemente tuvo compañeros de ministerio enfermos a los cuales no dice la Biblia que él sanó. Véase Filipenses 2:26, 27; 1 Timoteo 5:23; 2Timoteo 4:20. Así lo explica Ridderbos:

«No significan el fin de la enfermedad, del sufrimiento, y de la muerte en este mundo, ni constituyen el medio para que el que cree se libre del sufrimiento terrenal…Las sanidades son más bien signos del poder soberano de Cristo y del significado todo abarcador de su reino. Son la obra del Espíritu Santo al servicio de la proclamación del evangelio.» (Op. cit., pag. 601).

Anuncios

Cabe señalar que este carisma opera directamente por el poder de Dios, que usa a sus siervos, para ministrar a los enfermos, dentro y fuera de la congregación.

Advierto a los hermanos que ministran con este carisma, a tener cuidado en no manipular el don de Dios, porque la sanidad ocurre por imperativo divino.

5. Hacer milagros:

Del gr. energémata dunámeon = operaciones de poderes, es decir, acontecimientos sobrenaturales donde interviene directamente el poder de Dios (el gr.dunamis = poder, de donde proviene la palabra dinamita, véase Romanos 1:16). Este carisma también se encuentra entre los denominados dones de poder. Debo aclarar que textualmente la palabra «milagro» no aparece en el griego original, porque su origen no proviene de dicho idioma sino del latín. Este carisma tiene la particularidad de funcionar en el campo de las leyes naturales que rigen el universo, para dar lugar al poder de Dios. Como lo explica el Diccionario de Dificultades:

Anuncios

«La «ley natural», entonces, constituye meramente una expresión de la actividad de Dios en el mantenimiento del orden y de la estructura y relaciones del universo por él creado y sustentado, en tanto que el milagro es su actuación específica y puntual en la que por motivos concretos, se aparta de su uniforme actuación e introduce por su voluntad nuevos elementos o conduce a distintos comportamientos de los componentes del universo, en cumplimiento de su voluntad.» (Op. cit., pag. 140)

Asimismo es importante saber que todo milagro que no esté aplicado a la edificación de la Iglesia, que no esté enfocado a la salvación de los perdidos, que no se realice en el nombre de Jesús y que no le de la gloria a Dios, tiene que ser considerado como un plagio satánico de la obra de Dios, por no ajustarse a los principios normativos de la Escritura. A este respecto dice el Diccionario de dificultades:

«Estamos ahora preparados para ver la distinción entre verdaderos milagros y otros acontecimientos que pudieran ser confundidos por ellos. Un milagro genuino tiende a confirmar la doctrina con él asociada, y es a su vez corroborado por ella, mientras que tanto la doctrina como el milagro se recomiendan por sí mismos a nuestra razón como dignos del Autor de la naturaleza. De ello se sigue que no cada acontecimiento extraño debe ser considerado con un «milagro.» (Ibíd., pag. 142). (las cursivas son suyas)

Con lo explicado anteriormente queda claro que los milagros no solo implican curaciones y sanidades asombrosas, sino otros portentos que carecen totalmente de una explicación objetiva. Hay quienes han tratado inútilmente de «explicar» desde un punto de vista científico los milagros obrados por la mano de Dios, cuando lo cierto es que ninguno de los milagros genuinos posee una explicación humanamente razonable, de lo contrario, perderían su esencia como hechos sobrenaturales.

Para concluir acerca de este carisma, es menester, advertir que los milagros, cuando operan dentro de una congregación no deben crear imágenes antropocéntricas dirigidas a los siervos que de Dios que son usados por él, ni tampoco ellos pueden considerarse imprescindibles para que sucedan los milagros, ya que estos se activan solamente por la voluntad de Dios.

Anuncios

6. Profecía:

Este es uno de los carismas que más detalladamente ha sido explicado por Pablo en el NT. Se encuentra entre los denominados dones de inspiración. No haré ningún análisis detallado del término debido a que tratamos sobre este particular en líneas anteriores, sin embargo, quiero enfatizar en algunos puntos que considero necesarios abordar. Primeramente señalar el mal uso del don de profecía en las iglesias y la manera irreverente de como es manipulado en algunas congregaciones que carecen de estructuras doctrinales sólidas. (1) Cuando ubican a la profecía en el mismo nivel de autoridad con las Escrituras. (2) Cuando no se la somete al juicio de los creyentes. (3) Cuando deliberadamente se le cambia la función correcta hacia la cual está enfocada, por otra que no le compete.

Segundo, cabe indicar que, de lo mencionado anteriormente se desprenden muchas consecuencias (esto, solo por mencionar algunas). (1) Cuando la profecía goza de la misma autoridad que las Escrituras, se le está asignando equivocadamente un rol de gobierno congregacional que no le corresponde y existe el riesgo de depender de la profecía para todo asunto y producir una división en la iglesia a causa de que los juicios emitidos por ella, se les pueda considerar arbitrarios y sin mencionar la poca credibilidad que tienen algunos profetas. (2) Cuando se recibe la profecía «ciegamente» sin someterla a juicio se corre el riesgo de llegar a infiltrar algún viento de doctrina extraño y ajeno a las Escrituras (herejías o falsas enseñanzas), esto puede producir en el profeta un sentido de autoconfianza porque llegaría a ser el «oráculo» de Dios a su iglesia. (3) Cuando en la iglesia se usa el don de profecía para quitar y poner a los creyentes de los ministerios y oficios, se expone a los hermanos (especialmente los que no han madurado lo suficiente) a una confusión, al no llegar ellos a entender cual es su área de trabajo dentro del Cuerpo de Cristo y así crear resentimientos los unos con los otros; también se usa el don de profecía para poner pastores (sin tener el carisma pastoral) a ministrar en alguna iglesia y otros que unen y divorcian parejas a través de la profecía, causando un daño irreparable a toda la congregación. (Para comprender mejor la función de este carisma, véase el comentario sobre los profetas en las páginas anteriores).

(Nota: Aquí se explicó basicamente acerca de Iglesias que aceptan el don de profecía en sus reuniones tomando en cuenta que hay quienes no la aceptan)

7. Discernimiento de espíritus:

Del gr. diakríseis pneumáton = dicernimientos de espíritus (nótese el plural de ambos términos). Este carisma se encuentra entre los denominados dones de revelación. Veamos que en 1 Corintios 2: 14 el vb. discernir (gr. anakrínetai = se disciernen) equivale al vb. juzgar (gr. anakrínei = juzgar) en el v. 15 del mismo capítulo.(nótese que la raíz del término es la misma, solo cambian las terminaciones debido a que el vb. del v. 14 está en plural y el que aparece en v.15 está en singular).

Podemos entender después de lo explicado en el párrafo anterior que discernir no solo equivale a diferenciar (véase Hebreos 5:14) sino también a juzgar entre una cosa y otra, es decir, emitir juicios en forma razonable; ambos términos se conjugan y resultan intercambiables dependiendo del contexto. Luego, cuando nos referimos al discernimiento de espíritus, como un carisma, dado por el Espíritu Santo, hacemos alusión básicamente a la habilidad especial de algunos creyentes en identificar el origen de las actividades y operaciones que se manifiestan dentro de la iglesia, para posteriormente emitir un juicio sobre el asunto.

No hagamos una mala interpretación de los carismas, porque este don, no escudriña los corazones como algunos quieren hacer creer, diciendo lo que creen ver dentro de las personas; tiene que quedar entendido, que estamos hablando de un carisma que puede discernir los espíritus y su procedencia (si son de Dios, de la carne o del diablo) pero no los corazones.

Existen continuamente muchas manifestaciones dentro de la iglesia, algunas de ellas no provienen de Dios, por tal razón, este carisma descubre la mentira camuflada de verdad.

Acerca Edinson León Esquivel

También Revise

Estudio Biblico | La humanidad | Central de Sermones

La humanidad

Estudios Biblicos. Al estar cerca de Dios y obedecer, nuestra vida cobra sentido, tiene un propósito y la voluntad de Dios para nuestra vida es manifiesta. 

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.