Inicio / Estudios Biblicos / ¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 27

¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 27

2 Corintios 8 y 9

Un bosquejo de sermón usando principios de gracia al dar

Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre (2 Cor. 9:7).

Anuncios

Obviamente, las necesidades financieras de la joven iglesia del nuevo pacto eran muy grandes. Mientras menos tiempo tuvieran que pasar en en su oficio para ganarse la vida, más tiempo podían pasar difundiendo el evangelio. Aquellas asambleas participaban activamente en la tarea más importante que jamás se le asignara a la humanidad – la difusión del evangelio de Jesucristo. Aunque los misioneros sí necesitaban ayuda financiera, hay que recordar que esto era principalmente porque escogieron ser pobres y merecían la ayuda.

Hechos 14:23 Y constituyeron ancianos en cada iglesia …
Tito 1:5 Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé.

No había un solo “anciano” o “supervisor”, sino muchos en cada ciudad y en cada reunión hogareña donde se estudiaba la Biblia y se predicaba (Hechos 11:30; 14:23; 15:4, 6, 23; 16:4; 20:17; Tit. 1:5; Sant. 5:14; 1 Ped. 5:1, 5). Habría sido imposible proporcionar sostenimiento a tiempo completo a los muchos ancianos de las iglesias hogareñas.

2 Corintios, capítulos 8 y 9, detallan cómo el apóstol Pablo usó principios evangélicos para conseguir sostenimiento para los santos pobres de Jerusalén. Sin embargo, no hay ninguna indicación de que el apoyo estaba siendo recogido para salarios de los misioneros o para el sostenimiento de los oficiales de la iglesia.

Anuncios

UNO: Dar es totalmente “de gracia” en la iglesia.

Ningún otro capítulo de la Biblia usa la palabra “gracia” más a menudo que 2 Corintios, capítulo 8! Thayer define “gracia” como “lo que proporciona gozo, placer, deleite, dulzura, encanto, y belleza” (113). ¡Qué abundante palabra para que Dios la aplique al dar! Por ejemplo, los que dan para la obra de Dios reciben en realidad de la gracia de Dios. Dios nos da gracia para dar, y luego Dios nos da más gracia cuando damos.

A: “La GRACIA de Dios que se ha dado” (8:1).
B. “La GRACIA de compartir” (griego); “favor” (NAS); “privilegio” (NIV); “don” (KJV) (8:4).
C. “Obra de GRACIA” (NAS), “esta GRACIA de dar” (NIV) (8:6).
D. “Obra de GRACIA” (NAS), “esta GRACIA de dar” (NIV) (8:7).
E. “la GRACIA de nuestro Señor Jesucristo” (8:9).
F. “Pero GRACIAS sean dadas a Dios” (griego); “gracias” (8:16).
G. “Esta GRACIA” (griego) (KJV); “ofrenda” (NIV); “esta obra de gracia” (NAS) (8:19).
H. “Poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia” (9:8).
I. “La superabundante gracia de Dios en vosotros” (9:14).

Todos los textos anteriores describen la relación de los cristianos con la gracia y el dar. Es una gracia de Dios y se basa en el ejemplo de Cristo. En contraste con la ley que ordenaba dar, el dar del nuevo pacto es gracia de principio a fin. Es una acción que comparte. Regresa al dador porque nadie puede dar más que Dios.

DOS: Darse a Dios primero.

Anuncios

Puesto que un incrédulo no está motivado para dar, usted primero debe aceptar a Jesucristo como su Señor y Salvador personal. “A sí mismos se dieron primeramente al Señor” (8:5). Mientras uno no ingrese a la familia de Dios por medio de la conversión, todavía está bajo condenación y la gracia no puede gobernar su vida.

TRES: Darse al conocimiento de la voluntad de Dios.

Un cristiano tiene que buscar la voluntad de Dios y rendirse a ella. “Primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios” (8:5). Concerniente a la cuestión de dar, debemos tratar de conocer la voluntad de Dios en nuestras vidas en esta área como en cualquier otra área de nuestras vidas. En el contexto, “se dieron a nosotros” significa que estuvieron de acuerdo con la solicitud de Pablo para aliviar la hambruna de los santos en Judea.

CUATRO: Darse en respuesta a la dádiva de Dios.

“Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” (8:9). “¡Gracias a Dios por su don inefable!” (9:15). Los cristianos que se rinden a la voluntad de Dios, apresurándose a conocer la palabra de Dios, y están llenos del Espíritu Santo, están siendo cambiados día tras día para seguir el ejemplo de Cristo. Este ejemplo incluye todas y cada una de las partes de sus vidas, incluyendo el dar.

CINCO: Dar con un corazón sincero.

“Para probar la sinceridad de vuestro amor” (v. 8). Pablo les recordó que, en el pasado, ellos fueron los primeros en “querer dar y en hacerlo” (v. 10). “Si primero hay una voluntad dispuesta” (v. 12) subraya nuevamente el deseo. Este principio se repite en el capítulo 9, versículo 7, “como propuso en su corazón”. Un creyente que está en la voluntad de Dios tendrá naturalmente ese deseo sincero de dar.

Bajo la ley, un sincero deseo era el motivo de las ofrendas voluntarias, pero no importaba concerniente a los diezmos. Dios ordenaba un diezmo y esperaba recibirlo, hubiese sido dado con un deseo sincero o no. Los levitas y los sacerdotes todavía no tenían herencia y todavía merecían sus porciones bajo las condiciones del pacto antiguo.

Anuncios

Acerca Dr. Russell Earl Kelly

Cristiano teólogo, apologista, autor, orador y blogger. Teólogo, apologista, autor, orador y blogger. Escritor de libros teológicos. Dr. Russell es más conocido por la evangelización y el debate de porqué el diezmo de 10% a la iglesia no es una obligación cristiana.

Revise también

Nuestra relación con Dios y nuestras madres y esposas

Valores que fortalecen la Familia

Estudios Biblicos... La familia cristiana.. Somos una sociedad carente de valores morales y espirituales. Y  los  valores  son inculcados primeramente en..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *