¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 11

Estudios Bíblicos

Prédica de Hoy: ¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 11

Estudios Bíblicos Texto Bíblico: 2 Crónicas 31

El rey Ezequías restauró el diezmo; 720 A. C.

31:2 Y arregló Ezequías la distribución de los sacerdotes y de los levitas conforme a sus turnos, cada uno según su oficio; los sacerdotes y los levitas para ofrecer el holocausto y las ofrendas de paz, para que ministrasen, para que diesen gracias y alabasen dentro de las puertas de los atrios de Jehová.

31:3 El rey contribuyó de su propia hacienda para los holocaustos a mañana y tarde, y para los holocaustos de los días de reposo, nuevas lunas y fiestas solemnes, como está escrito en la ley de Jehová.

Este capítulo más bien oscuro sobre el diezmo se combina con Nehemías para ofrecer un trasfondo para Malaquías 3:10 al describir el uso de los diezmos y las vidas fuera del templo tanto de los sacerdotes como de los levitas.

Desde Deuteronomio 26:13 hasta 2 Crónicas 31:5, no se menciona la palabra diezmo en la Escritura. Este período abarcaba desde los Jueces, el reino unificado bajo los reyes Saúl, David y Salomón, hasta el intento de reformas del rey Ezequías justo antes del 700 a. C. – ¡aproximadamente 800 años!

Cuando el diezmo se menciona nuevamente, la orden de recogerlo y guardarlo procede del rey, la autoridad política, que delegó esta autoridad política en los sacerdotes. El culto del templo, la observancia de la ley mosaica, y la entrega de los diezmos habían sufrido bajo reyes malos que, a menudo, pagaban tributo a otras naciones y con frecuencia adoraban dioses falsos. El predecesor de Ezequías había cerrado el templo y adorado a Baal.

El rey Ezequías tuvo que comenzar todo nuevamente al continuar la tradición de David de nombrar a los sacerdotes y a los levitas y separarlos en 24 turnos para que sirvieran una semana cada vez en el santuario (31:2) (1 Crón. 24). Hasta cedió algo de la porción del rey, de lo mejor, su primer impuesto-diezmo (comp. con 1 Sam. 8:14-17).

31:4 Mandó también al pueblo que habitaba en Jerusalén, que diese la porción correspondiente a los sacerdotes y levitas, para que ellos se dedicasen a la ley de Jehová.

La porción (que usted debería conocer si ha estado leyendo este libro) significa que un décimo de los productos agrícolas y de los rebaños de Israel se le daba a los levitas, los cuales, a su vez, daban un décimo de su décimo a los sacerdotes (Núm. 18:21-26). (A menos que Jerusalén se hubiese añadido más tarde) Ezequías erró al ordenarles a los que vivían en Jerusalén que llevasen sus diezmos directamente al templo, porque Jerusalén no era una ciudad sacerdotal levita (véase Josué 21:9-19). Puede que el diezmo haya sido descuidado por tanto tiempo que este detalle de la ley hubiese sido olvidado.

31:5 Y cuando este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel y de todos los frutos de la tierra; trajeron asimismo en abundancia los DIEZMOS de todas las cosas.

31:6 También los hijos de Israel y de Judá, que habitaban en las ciudades de Judá, dieron del mismo modo los DIEZMOS de las vacas y de las ovejas; y trajeron los DIEZMOS (53) de lo santificado, de las cosas que habían prometido a Jehová su Dios, y los depositaron en montones.

Estos textos revelan que la gente ordinaria obedecía a su rey y probablemente no sabía que la ley había canalizado estas ofrendas en dos direcciones diferentes. Aunque se suponía que todos los primogénitos, las primicias, y todas las ofrendas de votos debían ser entregadas a los sacerdotes de Jerusalén, se suponía que la gente llevaría todos los diezmos a las ciudades levitas para que los sacerdotes y levitas juntos llevaran las porciones necesarias al templo para los que ministraban por turnos (Neh. 10:35-38; 12:44, 47).

31:7 En el mes tercero comenzaron a formar aquellos montones, y terminaron en el mes séptimo.

31:8 Cuando Ezequías y los príncipes vinieron y vieron los montones, bendijeron a Jehová y a su pueblo Israel.

31:9 Y preguntó Ezequías a los sacerdotes y a los levitas acerca de esos montones.

Acerca Dr. Russell Earl Kelly

También Revise

Central de Sermones... Estudios Biblicos

Nacer de lo alto

Estudios biblicos, Nicodemo, tiene una conversación muy profunda con Jesús sobre la salvación, la cual es el tema de este estudio bíblico. La conversación de ..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.