Inicio / Estudios Biblicos / El origen sobrenatural de la Biblia

El origen sobrenatural de la Biblia

Estas minuciosas prescripciones son como sigue:

  • Un rollo de las sinagogas debe estar escrito sobre pieles de animales limpios.
  • Preparadas para el uso particular de la sinagoga por un judío.
  • Estas deben estar unidas mediante tiras sacadas de animales limpios.
  • Cada piel debe contener un cierto número de columnas, igual a través de todo el códice.
  • La longitud de cada códice no debe ser menor de 48 ni mayor de 60 líneas; y el ancho debe consistir de treinta letras.
  • La copia entera debe ser rayada con anticipación; y si se escriben tres palabras sin una línea, no tiene valor.
  • La tinta debe ser negra, ni roja, verde, ni de ningún otro color, y debe ser preparada de acuerdo a una receta definida.

Una copia auténtica debe ser el modelo, de la cual el transcriptor no debiera desviarse en lo más mínimo.

Ninguna palabra o letra, ni aún una jota, debe escribirse de memoria, sin que el escriba haya mirado al códice que está frente a él.

Anuncios

  • Entre cada consonante debe intervenir el espacio de un pelo o de un hilo.
  • Entre cada nueva parashah, o sección, debe haber el espacio de nueve consonantes.
  • Entre cada libro tres líneas.

El quinto libro de Moisés debe terminar exactamente con una línea; aun cuando no rige la misma exigencia para el resto. Además de esto, el copista debe sentarse con vestimenta judía completa, y lavar su cuerpo entero. No comenzar a escribir el nombre de Dios con una pluma que acaba de untarse en tinta. Y si un rey le dirigiera la palabra mientras está escribiendo ese hombre no debe prestarle atención.

Además, para preservar el correcto texto de consonantes cada copista tenía que aceptar entre otras las siguientes reglas: Contar, exactamente, cuántas veces una palabra aparecía en todo el Antiguo Testamento o en porciones de él. Tenía que tomar nota de la diferencia que había entre dos oraciones de sonido similar. Contaba las veces que una palabra venía al principio, al medio o al final de una oración. Tenía que determinar cuál era la letra central de la Torah (la ley); al final del Antiguo Testamento mostraba cuántas veces aparecía cada letra en todo el libro.

¿Por qué no contamos con manuscritos más antiguos?

La misma ausencia de manuscritos antiguos, cuando se toman en cuenta las reglas y precisión de los copistas, confirma la confiabilidad de las copias que tenemos en la actualidad.

El mismo cuidado extremo que se daba a la trascripción de los manuscritos se halla también en el fondo de la desaparición de las copias más antiguas. Cuando un manuscrito había sido copiado con la exactitud prescrita por el talmud, y había sido debidamente verificado, la copia era aceptada como auténtica y considerada como de igual valor con cualquier otra copia.

Anuncios

Si todas eran exactamente correctas, la edad no significaba ventaja para un manuscrito; al contrario, la edad era una positiva desventaja, puesto que con el paso del tiempo un manuscrito estaba expuesto a sufrir mutilaciones o deterioro. Una copia deteriorada o imperfecta era condenada de una vez como inadecuada para ser usada.

Este es un fenómeno inigualado en la historia de la literatura. Ninguna otra obra de la antigüedad ha sido transmitida con tanta precisión.

Los rollos del Mar Muerto.

Los rollos están compuestos de unos 40.000 fragmentos inscritos. De estos fragmentos, se han reconstruido más de 500 libros. Se descubrieron muchos libros y fragmentos extra-bíblicos que arrojaron mucha luz sobre la comunidad religiosa del Qumram. Fueron encontrados en una cueva a 12 km. al sur de Jericó por un pastor beduíno en varias vasijas de gran tamaño que contenían rollos de cuero, envueltos en tela de lino. A causa de que las vasijas estaban cuidadosamente selladas, los rollos se habían conservado en excelente condición durante casi 1900 años.

El impacto de este descubrimiento consiste en la exactitud del rollo de Isaías (125 a.C. con el texto masorético de Isaías (916 d.C.) que es 1000 años posterior. Esto demuestra la desacostumbrada precisión de los copistas de la Escritura durante un período de más de mil años.

Anuncios

En cuanto a la pregunta de por qué Dios permitió que los manuscritos originales de los escritores sagrados se perdieran, debemos considerar las siguientes cuestiones:

  • a) Si todavía existiesen serían adorados como reliquias, de la misma manera que el pueblo de Israel hizo con la serpiente de bronce (Nm 21:8; 2 Ry 18:4).
  • b) En todo caso nunca desaparecería la duda de si aquellos, en realidad, son los manuscritos originales.
  • c) Aun más, ¿qué pasaría si el tenedor de uno y otro de aquellos manuscritos los hubiera falsificado astutamente y de ese modo estuviera en condiciones de reclamar autoridad bíblica para errores mortales?

Podemos concluir que en la ausencia de los manuscritos originales ha obrado la sabiduría divina.

7. La canonicidad (el proceso de debate y selección por el cual los libros fueron incorporados en el Nuevo Testamento).

La palabra griega “Canon” significa “una regla, norma o vara de medir”.

El Nuevo Testamento se compone de veintisiete libros diferentes cada uno de los cuales fue escrito en momentos y circunstancias diferentes, por una diversidad de autores. El estudio de cómo se llegó a la aceptación de estos veintisiete libros, y al rechazo de otros, es sumamente aleccionador y arroja mucha luz sobre la autenticidad del Nuevo Testamento actual.

Ya en tiempos de los apóstoles las iglesias empezaron a conocer la actuación subversiva de sectas heréticas, tanto de procedencia judía (los judaizantes que Pablo denuncia en Gálatas y en otros lugares) como gentil (diferentes protognósticos como los que causaban confusión entre los colosenses o los lectores de las epístolas de Juan).

Esta proliferación de grupos tendenciosos, con sus evangelios fraudulentos y enseñanzas pseudo ortodoxas, a primera vista parece respaldar a los escépticos que mantienen que es imposible distinguir entre lo que Jesucristo verdaderamente enseñó y lo que decían de él diferentes grupos rivales. Pero al contrario, esta situación fue la que nos garantiza la pureza de la tradición apostólica. Por causa de la amenaza de estas herejías, la iglesia tuvo que establecer un listón muy alto para determinar si un texto verdaderamente llevaba el sello apostólico.

Fue la misma amenaza herética la que hizo necesaria la agrupación de las Escrituras del Nuevo Testamento en una sola colección, a fin de garantizar una transmisión fiel de la enseñanza apostólica en el futuro. A la vez, las iglesias debían tener mucho cuidado para distinguir entre las tradiciones verdaderas y las falsas. Ningún texto fue admitido sólo por pretender ser apostólico o por pretender incluir dichos de Jesús. Las iglesias querían tener garantías en cuanto a su procedencia, y, sobre todo, asegurar que se conformara con la fe “una vez dada a los santos” y llevara la marca de la autoridad espiritual de los apóstoles.

Los criterios para aceptar un libro como inspirado podrían formularse así:

  • a) ¿Es autoritativo? Es decir, ¿habla el autor como de parte de Dios y con su autoridad?
  • b) ¿Es profético? Es decir, fue escrito por un profeta, un hombre de Dios del círculo apostólico?
  • c) ¿Es auténtico? ¿O no se está seguro de su autoría o de su autoridad? Los padres de la Iglesia si dudaban lo desechaban.
  • d) ¿Es dinámico? ¿Tiene poder de Dios para transformar las vidas o es un mero libro religioso carente de vida?
  • e) ¿Fue recibido, reunido y usado? Es decir, ¿fue aceptado por el pueblo de Dios?
  • f) ¿Está de acuerdo con la doctrina de los apóstoles? (Hc 2:42).

Una cosa que debe recordarse es que la Iglesia no creó el canon de los libros incluidos en lo que llamamos la Biblia, sino que reconoció lo que el Espíritu Santo había señalado ya por medio de los apóstoles ­ y el sentido espiritual de los líderes cristianos ­ durante los períodos apostólicos y sub-apostólicos. Estos fueron inspirados por Dios al ser escritos.

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Mensajes Cristianos Discipulado Nº9 Una siega sobreabundante

Discipulado Nº 9. Una siega sobreabundante

Mensajes Cristianos... Dios quiere que seas un cristiano apasionado, con pasión por Dios. Que seas una rama fructífera que florece y da fruto a su máxima potencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *