Inicio / Estudios Biblicos / El origen sobrenatural de la Biblia

El origen sobrenatural de la Biblia

Canon del Antiguo Testamento. Factores que determinaron la necesidad del canon del A.T.

El sistema judaico de sacrificios concluyó con la destrucción de Jerusalén y del Templo en el año 70 d.C. Los judíos fueron esparcidos y se vieron en la necesidad de determinar qué libros constituían la Palabra de Dios autorizada, a causa de la existencia de muchos escritos extra­ Escriturales y de la descentralización. Los judíos llegaron a ser un pueblo de un Libro lo que los mantuvo unidos.

Anuncios

El cristianismo comenzó a florecer y comenzaron a circular muchos escritos de los cristianos. Los judíos necesitaban urgentemente poner a éstos en evidencia y excluirlos de entre sus escritos y de su uso en las sinagogas.

¿Conservamos todavía el mismo Antiguo Testamento que usó Jesús?

Josefo, historiador judío y contemporáneo de los apóstoles (37­95 d.C.) enseñó que no se agregaron libros a las Escrituras hebreas después de la época del rey persa Artajerjes (464­424 a.C.) Esto fue cuando ministraban Esdras, Nehemías y Malaquías. La razón que dio es esta:

“Porque la sucesión exacta de los profetas cesó… nadie se ha atrevido a agregarles ni quitarles, ni alterar algo de su contenido… solo 22 libros contienen el registro de todos los tiempos y se aceptan como divinos” (Contra Apión 1:8).

Este historiador incluyó 22 libros en vez de 24 porque combinó Rut con Jueces y Lamentaciones con Jeremías. Para evitar que hubiera dudas, registró la lista específica de los 22 libros del canon hebreo.

Anuncios

El concilio de Jamnia.

Un concilio oficial de judíos se reunió en Jamnia (un pueblo cerca de Jope, Israel) por el año 90 d.C. El propósito de su convocatoria fue ratificar el canon antiguo testamentario que por aquel entonces ya tenía unos 500 años de haber sido formulado.

En sus deliberaciones, cinco libros recibieron un trato especial porque en ese entonces se ponía en duda su canonicidad, pero nuevamente cada uno pasó la prueba y quedó dentro del canon. (En cuanto a las razones para la posible exclusión de algunos libros: Ester, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares y Ezequiel, ver el libro “La Biblia, cómo se convirtió en libro” de Terry Hall, páginas 75­76).

Este concilio nos demuestra el cuidado que se puso para asegurar que sólo los libros inspirados por Dios pertenecieran al canon y que lo que recibieran las generaciones sucesivas es producto de intensa reflexión. El concilio no eliminó ningún libro de la lista aprobada, pero rechazó otros que algunos propusieron para su inclusión en el canon.

Los libros apócrifos.

Anuncios

¿Por qué creemos que los escritos que hemos mencionado son inspirados, y que no lo sean los de la Apócrifa, escritos en griego, mayormente, durante el intervalo entre los dos Testamentos? ¿Por qué las Biblias Católico romanas sí los incluyen?

Hasta 1546 d.C. había acuerdo general en considerar que sólo los 39 libros del Antiguo Testamento gozaban de la inspiración divina. Sin embargo, en ese mismo año el Concilio de Trento agregó algunos libros apócrifos a la Biblia católica como reacción a las nuevas iglesias reformadas. Los protestantes exigían apoyo bíblico para algunas prácticas de esa iglesia, tales como las oraciones de intercesión por los muertos y la obtención del perdón de pecados a cambio de buenas obras. Como no existía base en los 39 libros comúnmente aceptados, la iglesia Católica adoptó como canónicos algunos de los apócrifos y los añadió a su Antiguo Testamento.

Algunas porciones de esa literatura se agregaron a libros ya aceptados:

  • ­ Adiciones a Ester (140­130 a.C): (17 vs. antes del cap. 1) (3:13) (4:17) (5:1,2) (8:12) (10:3)
  • Oración de Azarías (2º ó 1º siglo a.C.) (Cántico de los tres jóvenes) Daniel 3:24­90
  • Historia de Susana (2º ó 1º siglo a.C.) Daniel 13
  • Bel y el Dragón (sobre el 100 a.C.) Daniel 14

¿Por qué sí aparecen en la Septuaginta?

El rey Tolomeo Filadelfo, gran amante de las letras, se propuso reunir en su Biblioteca de Alejandría toda la sabiduría del mundo antiguo. Y con tal propósito mandó a traducir del hebreo al griego los libros de carácter religioso del pueblo israelita. A Tolomeo no le interesaba si los libros religiosos del pueblo hebreo eran inspirados o si no lo eran. La cuestión fue que a los 39 libros del Antiguo Testamento hebreo agregaron otros más.

Las razones para no incluirlos en nuestras Biblias se basan en los siguientes hechos:

  • a) Los judíos no reconocieron el valor inspirado de los libros apócrifos en el tiempo del Señor.
  • b) El Señor y los apóstoles citan muchísimos pasajes sacados de casi todos los libros del Antiguo Testamento, pero no de los apócrifos.
  • c) No son inerrantes. Al leer los libros hallamos narraciones que no se ajustan a la historia, y algunas fábulas fantásticas. También se descubren errores doctrinales, morales, históricos y geográficos. La presencia de estas equivocaciones hace imposible que sean inspirados por Dios.

He aquí una breve lista de algunos de los errores más obvios:

  • (Tobías 5:6) “Hay dos jornadas de camino entre Ecbátana y Ragués, pues Ragués está en la montaña y Ecbátana en el llano”. En realidad Ecbátana se hallaba mucho más alta que Ragués, a 2000 m. de altura y los Kilómetros que separaban a ambas ciudades eran 300.
  • (Tobías 6:5­9, 17) El ángel recomienda el uso de costumbres paganas.
  • (Tobías 12:9) Enseña la salvación por obras, a través de las limosnas.
  • (Judit 1:1,7,11, 2:1­4) Aseveran que Nabucodonosor era rey de Asiria.
  • (Judit 9:13­ 10:1­10) Pide que Dios le asista en formular una buena mentira para engañar al enemigo.
  • Sabiduría 10:1­4) Afirma que el diluvio vino por culpa de Caín.
  • (Sabiduría 11:17) Enseña que la creación fue realizada por Dios usando la materia ya existente en vez de ser formada de la nada.
  • (Eclesiástico 12:6­7) Prohiben la caridad a los malos.
  • (Baruc 1:1) Asevera que el autor, secretario de Jeremías, escribió su libro desde Babilonia cuando en realidad se encontraba en Egipto (Jer 43:1­7).
  • (2 Macabeos 12:41­46) Aprueba las oraciones y sacrificios expiatorios por los muertos.
  • (2 Macabeos 14:37­4) Alaba el suicidio.
  • (2 Macabeos 15:12­16) Da su aprobación a la intercesión de los santos muertos a favor de los vivos.
  • (Adiciones a Daniel 3:38) Afirma que “ya no hay, en esta hora, príncipe y profeta ni caudillo”. En realidad, vivían y ejercían su ministerio profético Daniel, Jeremías y Ezequiel.

d) Los mismos autores no reclaman inspiración divina, sino que presentan sus propias ideas. Cuando leemos los libros canónicos del Antiguo Testamento, de inmediato resaltan frases que se usan con mucha frecuencia, tales como: “Así dice Jehová”, “Habló Jehová a…”, “Vino a mí palabra de Jehová” y “Jehová el Señor ha dicho así”. Estas y otras expresan la convicción del autor humano de que su mensaje no era de él, sino que lo recibió directamente de Dios. Lo que el autor dijo o escribió no se originó en su mente, sino que fue una comunicación divina.

El hecho irrebatible es que esas frases se hallan por lo menos 3.800 veces. Estas declaraciones forman una de las bases que apoyan la doctrina de la inspiración del Antiguo Testamento. Sólo los libros inspirados son canónicos. Por eso los primeros padres de la iglesia al hacer la evaluación de un libro siempre buscaban tales enunciados. Si no se encontraban se dudaba de la inspiración, y por ende, de su canonicidad.

En cambio, en los libros apócrifos uno busca en vano encontrar semejantes declaraciones. Ninguno de sus autores afirma escribir bajo inspiración divina. Esta evidencia interna brilla por su ausencia.

Por otro lado, encontramos por lo menos dos porciones en que los libros indican que son producto del genio humano. En el Epílogo al libro de 2ª Macabeos el autor se expresa como sigue: “Yo también terminé aquí mismo mi relato. Si ha quedado bello y logrado en su composición, eso es lo que yo pretendía; si imperfecto y mediocre, he hecho cuanto me era posible” (15:37b­38).

El libro de Eclesiástico fue compuesto en hebreo alrededor del año 180 a.C. Su autor fue “Jesús hijo de Sirá” (51:30). Alrededor del año 130 a.C. su nieto tradujo el libro al griego. En su Prólogo (7­14) afirma: “Mi abuelo Jesús, después de haberse dado intensamente a la lectura de la Ley, los Profetas y otros libros de los antepasados y haber adquirido un gran dominio sobre ellos, se propuso también el escribir algo en lo tocante a la instrucción y sabiduría, con ánimo de que los amigos del saber lo aceptaran y progresaran más todavía en la vida según la Ley”.

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Mensajes Cristianos.. Discipulado Nº 6. Tiempo de siega

Discipulado Nº 6. Tiempo de siega

Mensajes Cristianos... Estamos viviendo los últimos tiempos y es por eso la urgencia que Dios nos pone a todos para que prediquemos la palabra a tiempo y fuera de tiempo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *