Inicio / Estudios Biblicos / Crecimiento – Parte I – Estudios Biblicos

Crecimiento – Parte I – Estudios Biblicos

Los cuatro principios de Nehemías para liderar

Estudio Nº 2

Anuncios

PROPÓSITOS:

1. Que el líder confíe el cambio de corazón a Dios.
2. Que el líder comprenda el valor de la organización y la planificación.
3. Que el líder persevere en la obra de Dios a pesar de la oposición.

TEXTO CENTRAL: Nehemías 2:1-10

INTRODUCCIÓN:

Anuncios

En los versículos 4-11 de este capítulo se nos revelan cuatro factores muy significativos que se verifican en las vidas de los líderes competentes. Están enumerados tal como ocurrieron en la experiencia de Nehemías. A continuación estudiaremos los cuatro principios sobre la preparación en el liderazgo.

I. El cambio de corazón es asunto de Dios

A. El corazón de Nehemías estaba en Jerusalén.

1. Quería regresar a su amada ciudad y reconstruir aquellos muros; sin embargo no podía abandonar su trabajo. Si Nehemías esperaba que Artajerjes accediera a su petición personal, Dios tendría que actuar en el corazón del rey.

2. Nehemías acudió al Señor en oración porque sabía que Él era el único que podía cambiar el corazón del rey (Neh. 1:11). Nehemías dijo: “Señor te pido que cambies el corazón del rey; altera sus actitudes. Cambia la situación de tal modo que yo reciba permiso para hacer tu voluntad con la complacencia de mi superior”. Él no salió corriendo para Jerusalén, sino que colocó el problema ante Dios.

Anuncios

B. Ilustración: Charles Trumbull dijo una vez: «Orar es liberar la energía divina, porque orar es pedirle a Dios que haga lo que nosotros no podemos hacer».

C. Aplicación: No intentes cambiar a las personas para que se adapten a tus especificaciones. En vez de eso, ¡habla con Dios con respecto a ellos! Dios te dirá: «Hijo/a, deja que yo trate con ellos. Los cambiaré de un modo que jamás creerás posible. Ahora, no lo voy a hacer a tu manera y según tus planes. Yo lo haré en el momento que crea oportuno y de la forma que crea conveniente. Así que, hasta entonces, simplemente descansa y confía en mí».

II. El orar y el esperar van de la mano

A. ¿Qué ocurrió después que Nehemías oró al Señor? ¡Nada! Por lo menos no ocurrió nada inmediatamente. La historia de Nehemías comenzó en el mes de Quisleo (Neh. 1:1) y se reanudó en el mes de Nisán (Neh. 2:1). Quisleo corresponde a nuestro mes de diciembre y Nisán a abril. No ocurrió nada durante cuatro meses.

B. Ilustración: Un caso similar se puede presentar hoy a cualquiera de nosotros. Por ejemplo: Cuando pedimos en oración por un trabajo, Dios va a tocar el corazón del empresario, pero tú debes accionar para que se abra la puerta de dicha persona en el tiempo oportuno de Dios.

C. Aplicación: El que lucha orando aprenderá a esperar con paciencia la respuesta de Dios. Pero Nehemías oró y también accionó. Una vez que hayamos orado y hecho lo que nos corresponde, debemos permitir que Dios se haga cargo del asunto.

III. La fe no es un sinónimo de “desorden” ni un sustituto de la “planificación cuidadosa” (Neh. 2:7-9)

A. Las personas de fe necesitan tener mentes ordenadas. La fe alimenta la organización y ambas van juntas. Nehemías, además de orar durante esos cuatro meses, estaba ejercitando su fe al planificar. Nehemías trazó un programa en caso de que el rey le preguntara cuánto tiempo necesitaría estar ausente y las cosas que le pediría para llevar a cabo su plan de reconstrucción del muro. Dios hizo honor al orden y a la organización de Nehemías.

B. Ilustración: Proverbios 16:9. Si Nehemías no hubiera planificado con anticipación, imaginemos lo que hubiera ocurrido en su primera conversación con un oficial fuera de la provincia de Susa.

—¿A dónde va usted?
—Bueno, tenía la esperanza de ir por fe hasta Jerusalén.
—Bien, ¿dónde están sus cartas de recomendación?
—No tengo cartas de ninguna especie.
—Entonces regrese y obténgalas.

Él hubiera tenido que regresar y comenzar de nuevo todos los planes.

C. Aplicación: El hecho de andar por fe no significa andar de una manera desordenada o al azar. Cuando uno tiene un proyecto, lo calcula detenidamente y prevé su costo económico.

Existen líderes que emprenden algún proyecto en la obra del Señor y entran sin cuidadosa programación. Comienzan abruptamente sin meditar completamente en las siguientes preguntas: «¿A dónde nos llevará esto? ¿Cuáles son los beneficios? ¿Cómo puedo expresar esto en términos claros, inequívocos y concretos? ¿Cuáles son los costos, los objetivos y los posibles inconvenientes? ¿Qué estrategia debo utilizar?»

IV. Debe esperarse la oposición cuando estamos cumpliendo la voluntad de Dios (Neh. 2:10)

A. Cuando una persona sabe que está siguiendo la voluntad de Dios, sería raro que no hubiera por lo menos una persona que se le opusiera.

Nehemías marchaba en camino hacia la meta; pero en el versículo 10 leemos que se enfrentó con personas que se opusieron al proyecto. Estas personas eran las mismas con las que se encontraría constantemente a través de su proyecto. Nehemías se enfrentó a su primera oposición.

B. Ilustración: Si haz intentado realizar algún proyecto que requiere trabajo voluntario, te habrás encontrado con personas que nunca se cansan de citar la Ley de Murphy:

«Eso no tendrá éxito». Hay muchos que viven de acuerdo con ese principio. Toda su vida es una gran negación. Tienen un espíritu crítico que los asfixia. Cada vez que se les presenta un desafío, responden: «¡Esto no puede hacerse!» C. Aplicación: Cuando uno anda por fe y trata de dirigir a otros en esa dimensión, encontrará la hostilidad de personas pesimistas. Éstas se sienten reprendidas por la vida de fe. Especialmente se sienten reprendidas por cuanto no tienen la visión que uno tiene. El hecho de experimentar la crítica y la oposición no significa necesariamente que uno está fuera de la voluntad de Dios. Más bien, eso puede reforzar el hecho de que estamos en el mismo centro de su voluntad.

CONCLUSIÓN:

Nehemías ha ejemplificado los cuatro pasos previos que deben dar aquellos que desean descubrir y desarrollar sus potenciales y habilidades para el liderazgo. Nehemías:

(1) comprendió sus propias limitaciones: sólo Dios puede cambiar el corazón del hombre; (2) buscó a Dios en oración y esperó; (3) organizó un plan de acción factible (mientras esperaba la respuesta del Señor); y (4) tan pronto como Dios le abrió el camino, continuó hacia adelante para ejecutar el plan a pesar de la oposición.

Cuestionario Nº 2

1. Según Neh. 1:1 y 2:1, ¿cuánto tuvo que esperar Nehemías la respuesta de Dios? (Neh. 1:11)

2. ¿Qué hizo durante todo ese tiempo que esperó la respuesta de Dios?

3. ¿Qué importante enseñanza puedes aprender de Nehemías en este punto?

4. Explica con tus propias palabras la siguiente frase: «Las personas de fe necesitan tener mentes ordenadas».

5. La oración y la fe debe ir acompañadas de:___

6. Nehemías estaba ejercitando su fe durante esos cuatro meses al:

a. Esperar que Dios obre
b. Organizar y planificar el trabajo y los recursos que necesitaría para la construcción de los muros.
c. Orar con intensidad y ayunar.

7. Cuando estamos cumpliendo la voluntad de Dios debemos esperar:

a. El reconocimiento de lo mucho que estamos haciendo para el Señor
b. El aplauso de las personas.
c. La oposición y la crítica.

8. La oposición y la crítica no siempre son indicios de que estamos fuera de la voluntad de Dios, también puede significar:

Acerca Leandro Berardinetti

Revise también

Mensajes Cristianos.. Discipulado Nº 7. Cosecha abundante

Discipulado Nº 7. Cosecha abundante

Mensajes Cristianos... El Profeta Amós declara algo imposible para las leyes naturales de la siembra y la cosecha. Este pasaje nos enseña que la cosecha será..

2 comentarios

  1. Claudio Zárate Palomino

    Es gratísimo encontrar un estudio muy centrado, pues ayuda a crecer en el servicio del Señor. Gracias siervos del Señor por compartir este estudio.

  2. GRACIAS CLAUDIO… LA GLORIA A DIOS….. CUALQUIER COSA A SU SERVICIO.. BENDICIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *