Inicio / Estudios Biblicos / Jesús te invita a compartir su mesa

Jesús te invita a compartir su mesa

La vida que a muchos les ha tocado enfrentar, ha estado llena de problemas, derrotas, miedos; vidas llenas de dolor tal vez por tragedias, abandono y quizá, no siente que haya tenido una vida, sino mas bien una repetición de lo mismo cada día, los cuales son iguales, pasan los días, meses y años, y nada parece cambiar, todo es igual, algunas veces peor.

Pero cuando una persona, decide llegar a Cristo, la vida cambia, no porque nosotros podamos provocar ese cambio, sino porque al tener en nuestro corazón la llenura de Cristo, la presencia del Espíritu Santo, las cosas serán diferentes.

Muchos al salir de nuestros países, fue con una idea fija en nuestra mente y corazón, “vamos en busca de algo mejor”, de esa prosperidad económica, buscar cambiar un estilo de vida que no nos agradaba, algunos llegamos para buscar ese Sueño y aun después de muchos años, parece que sigue buscando algo para poder llenar el vacío dentro de nuestro ser; no hemos desgastado, sacrificado muchas cosas y los precios pagados, en muchas ocasiones han sido altos, familias separadas, mucho trabajo, en fin, cada uno tiene su propia historia.

Anuncios


Pero HOY (diga HOY), Dios quiere que tu busques ese Sueño, pero en El, que busques en la Verdad, el Camino, la Liberad, la Paz, el Gozo, la Felicidad, porque Jesús, es el Hijo de Dios y en El, podrás encontrar todo eso y aun mas, encontraras EL PERDÓN DE LOS PECADOS Y LA VIDA ETERNA.

Esto no se trata de Positivismo, de confiesa con tu boca y cree, no se trata de ideas filosóficas, no se trata de religión, no se trata de ideas humanas, esto es real, se llama Jesús, en tu vida, se llama una relación Padre – Hijo. Dios desea que camines a su lado, su promesa en eterna, y fue pagada con su Sangre en cruz del calvario.

Dios sabe quien has sido, quien eres tu, sabe todo de cada uno de nosotros, nuestros mas íntimos pensamientos, Dios sabe desde de ti TODO, repita conmigo, Dios sabe todo de mi, y aun así dio su Sangre, dio su vida, Dios me ama…

2 Samuel 9:1-13 – Preguntó David: «¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl a quien pueda yo favorecer por amor de Jonatán? 2 Había un siervo de la casa de Saúl llamado Siba, al cual llamaron para que viniera ante David. Y el rey le preguntó: –¿Eres tú Siba? –Sí, para servirte –respondió él. 3 El rey le dijo: –¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, para que yo lo favorezca con la misericordia de Dios? Respondió Siba al rey: –Aún queda un hijo de Jonatán, lisiado de los pies. 4 –¿Dónde está? –le preguntó entonces el rey. Siba respondió al rey: Está en casa de Maquir hijo de Amiel, en Lo-debar. 5 Entonces el rey David mandó a traerlo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lo-debar. 6 Al llegar Mefi-boset hijo de Jonatán hijo de Saúl, ante David, se postró sobre su rostro e hizo una reverencia. David le dijo: –Mefi-boset. Aquí tienes a tu siervo –respondió él. 7 Luego David añadió: No tengas temor, porque a la verdad yo tendré misericordia contigo por amor de Jonatán tu padre. Te devolveré todas las tierras de tu padre Saúl, y tú comerás siempre a mi mesa. 8 Inclinándose él dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo? 9 Entonces el rey llamó a Siba, siervo de Saúl, y le dijo: Todo lo que fue de Saúl y de toda su casa, yo lo he dado al hijo de tu señor. 10 Tú, pues, le labrarás las tierras, tú con tus hijos y tus siervos, y almacenarás los frutos, para que el hijo de tu señor tenga pan para comer; pero Mefi-boset, el hijo de tu señor, comerá siempre a mi mesa. Siba, que tenía quince hijos y veinte siervos, 11 respondió al rey: Conforme a todo lo que ha mandado mi señor, el rey, a su siervo, así lo hará tu siervo. Mefi-boset –dijo el rey– comerá a mi mesa, como uno de los hijos del rey. 12 Tenía Mefi-boset un hijo pequeño, llamado Micaía. Todos los que vivían en la casa de Siba eran siervos de Mefi-boset. 13 Pero Mefi-boset, que estaba lisiado de ambos pies, vivía en Jerusalén, porque comía siempre a la mesa del rey.

Cuando David fue instalado como rey sobre Israel, el pueblo escogido de Dios, había una costumbre, en las dinastías orientales, al tomar el poder el rey tomaba a dos los miembros de la dinastía, todos los familiares y los exterminaba para evitar la posibilidad de una revuelta o golpe de estado, como se conoce en nuestros días.

Anuncios


Pero en esta historia que acabamos de leer el Rey David, en vez de buscar matar a los miembros de la familia real anterior, los quiere buscar para beneficiarlos; por cuando había un PACTO, el cual el estaba sujeto a cumplir. Este pacto hecho tiempo atrás entre el hijo del antiguo rey Saúl, el príncipe Jonatan y Rey David.

Jonatan hijo del rey Saúl, a pesar de ser el heredero a ser el próximo rey después de su padre, reconocía que el mismo Dios había quitado ese poder de la casa de su padre para darlo a un humilde pastor de ovejas, a su entrañable amigo David, por tanto Jonathan al reconocer que la Mano de Dios estaba con David, no tardo en pactar con el rey. Jonatan quería estar seguro que David cumpliría su promesa y lo hace jurar a David.

PRIMER PACTO (Jonatan y David pactando)

1 Samuel 20:15-17- …y nunca apartes tu misericordia de mi casa. Cuando Jehová haya eliminado uno por uno a los enemigos de David de la faz de la tierra, no dejes que el nombre de Jonatán sea quitado de la casa de David. 16 Así hizo Jonatán un pacto con la casa de David, diciendo: «Demándelo Jehová de manos de los enemigos de David». 17 Y Jonatán hizo jurar a David otra vez, porque lo amaba, lo amaba como a sí mismo.

Anuncios


SEGUNDO PACTO (Jonatan y David pactando)

1 Samuel 24:20-22 – Ahora tengo por cierto que tú has de reinar, y que el reino de Israel se mantendrá firme y estable en tus manos.21 Ahora, pues, júrame por Jehová que no destruirás mi descendencia después de mí, ni borrarás mi nombre de la casa de mi padre. 22 Así lo juró David a Saúl. Después se fue Saúl a su casa, mientras David y sus hombres subían al lugar fuerte.

Por tanto el rey David recordando su palabra, su pacto con la casa (familiares) de Jonatan, busca hacer realidad lo prometido, 2 Samuel 9 1 Preguntó David: ¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl a quien pueda yo favorecer por amor de Jonatán?

El rey David pregunta ¿Hay alguno?. No esta preguntando ¿Hay alguien calificado? o ¿Hay alguien digno?. O sea es una aceptación incondicional basada en un amor incondicional. Sino su pregunta es HAY ALGUNO, David estaba buscando aunque sea uno que calificara para poder hacer cumplir el pacto, quería hacerlo realidad. Un pacto que se remonta tiempo atrás, entre su amado amigo, Jonatan y el. Aunque su amigo ya no estaba, él sabía que había dado su palabra y buscaría cumplirlo, en vez de matarlo según las tradiciones culturales de la época.

2 Había un siervo de la casa de Saúl llamado Siba, al cual llamaron para que viniera ante David. Y el rey le preguntó: –¿Eres tú Siba? –Sí, para servirte –respondió él. 3 El rey le dijo: –¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, para que yo lo favorezca con la misericordia de Dios? Respondió Siba al rey: –Aún queda un hijo de Jonatán, lisiado de los pies.

Si se analiza la respuesta de Siba al rey, el cual pregunto por alguien; la respuesta debería ser simple: Si Señor o No Señor, pero en cambio la respuesta de Siba podría interpretarse como una advertencia: “Rey David, será mejor que lo pienses un par de veces antes de hacerlo, porque este tipo no va a lucir en tu corte. No cuadra con el ambiente, con esta sala del trono, con esta hermosa casa nueva en Jerusalén. Este hombre tiene un impedimento físico”.

Pero la reacción del Rey David es lo que se espera de toda persona que quiere dar de su gracia, tenia claro cual era su prioridad, el cumplir un pacto. Inmediatamente preguntó. ¿Dónde está? David no pregunta: ¿Cuán mal está?, ¿Es mucho el problema? ¿Se ve muy feo? Al rey no le importa cómo llegó a ese estado, no le importo su estado físico, al rey solo quería saber donde estaba esa persona.

Así es como actúa la gracia, de Dios sobre nuestras vidas;

• La gracia no es puntillosa
• La gracia no busca las cosas realizadas que merezcan amor.
• La gracia funciona aparte de la respuesta o de las aptitudes del individuo.
• La gracia es unilateral.

Anuncios


La gracia es Dios dándose a sí mismo en aceptación total a alguien que no lo merece, que nunca podrá ganarlo, que nunca podrá pagarlo, esos somos tu y yo.

De la gracia de Dios es la que el Espíritu Santo quiere llenarte hoy, quiere hacernos aceptos ante el Padre Celestial, por medio de la Sangre preciosa de su Hijo, Jesús, por medio del pacto en la Cruz del Calvario, ese pacto que todo aquel que le reconozca y le ame, le acepte, tendrá perdón de pecados y vida eterna; de esa gracia es la que Dios dispone para ti Hoy.

A nuestro Jesús, no le importa si estas:

• Lleno de pecado, con su preciosa Sangre, el puede limpiarte,
• Si estas débil y derrotado, El te dará las fuerzas del búfalo,
• Si te sientes temeroso, el te llama varón esforzado y valiente,
• Te sientes sin dones, el te llenara de los suyos
• No eres legal en este país, el te da ciudadanía en el cielo
• No tienes recursos, El es el dueño de la palta y el oro, todo le pertenece

Al padre lo único que le importa eres tu; no lo que tienes o te falta, porque El te creo, te formo, a su semejanza, así te ama el Rey.

El rey David quería hacer cumplir el pacto, y buscaba alguien en quien hacerlo realidad, preguntaba por donde estaba, lo quería en su presencia 4 –¿Dónde está? –le preguntó entonces el rey. Siba respondió al rey: Está en casa de Maquir hijo de Amiel, en Lo-debar. 5 Entonces el rey David mandó a traerlo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lo-debar.

Pero el hombre a quien el rey quería darle algo estaba en Lo-debar, este término tiene un significado: Lo en hebreo significa “no” y debar tiene su raíz en una palabra que significa “pasto o apacentadero”, Ese descendiente de Jonatan, el cual era buscado por el rey David, se encontraba en un lugar donde hay una desolación inimaginable; en una zona retirada e inhóspita de Palestina. Estaba ahí por una razón, todo descendiente de la dinastía anterior debía permanecer escondido por el resto de su vida, como se explico anteriormente, había en su contra la pena de muerte. Pero en este caso no se iba a cumplir la pena de muerte, sino al contrario, este varón era buscado para un beneficio de vida, a este varón se le quería sacar de un lugar inhóspito, desolado, a uno diferente, uno mucho mejor.

De igual manera que este varón, cuantos hombres están escondidos en tierras de desolación, ¿Como era tu vida antes de Cristo?,: vivías escondido, temeroso, lleno de angustia, necesitando sentir la paz, buscando la felicidad en las cosas materiales, en las drogas, en el alcohol, en el sexo ilícito, estabas en un lugar lleno de depresión, de odio, de ataduras, ¿donde vivías antes de conocer al verdadero y único Rey Jesucristo?, vivías en LO DEBAR.

Pero eso es cosa de pasado, porque hoy vives en la casa de tu Padre Celestial, hoy vives en victoria, hoy viven bajo las alas del Dios todopoderoso, hoy vives seguro, vives confiado, vives lleno de su amor, hoy tu vida esta sobre la Roca de la Salvación, ya no mas depresión, no mas drogas, no mas sexo ilícito, no mas alcohol, no mas pecado.

Dios tiene todo el poder, para sanar y para limpiar a cada uno de nosotros, porque ya no vivirás en la tierra de Lo debar, vivirás eternamente y para siempre en la casa de tu Padre, Dios.

5 Entonces el rey David mandó a traerlo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lo-debar.  6 Al llegar Mefi-boset hijo de Jonatán hijo de Saúl, ante David, se postró sobre su rostro e hizo una reverencia. David le dijo: –Mefi-boset. Aquí tienes a tu siervo –respondió él. 7 Luego David añadió: No tengas temor, porque a la verdad yo tendré misericordia contigo por amor de Jonatán tu padre. Te devolveré todas las tierras de tu padre Saúl, y tú comerás siempre a mi mesa.

Imaginémonos por un momento el susto que recibió este hombre al escuchar de los soldados que llegaron a su casa decir “El rey quiere verte”. Tal vez Mefiboset dijo “me llegó el fin”, el Rey me va a juzgar, voy a morir, no tendrá piedad de mí.

Alguna vez has pensado que, Dios quiere un encuentro contigo para humillarte, para revolcarte en la suciedad de los pecados cometidos, será acaso que nuestro Dios se goza de humillar a los hombres, será acaso que dentro del corazón de nuestro Dios, esta hacerte daño?.

Si tu has vivido pensando que Jesús esta enojado contigo a causa de tus pecados y faltas, a causa de tus debilidades, hoy es necesario que conozcas mas de El,: nuestro Dios te amo a ti y a mi, tanto que envío a su Hijo a morir por tus y mis pecados, nos abrió la puerta para la Salvación y vida eterna, al Santo, todo recayó sobre su Hijo, el llevo sobre toda carga, todo pecado, toda inmundicia, toda enfermedad, para que por medio de Él, tu y yo nos presentemos limpios sin mancha y sin temor ante el Trono de Dios, en Juan 3:16 – De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Mefiboset al llegar ante la presencia del Rey, posiblemente esperaba lo peor, sabía que podía morir en ese momento; pero pasó lo contrario, ¿POR QUÉ?, porque a este hombre lo respaldaba un pacto preestablecido entre dos varones, entre dos casas, la de Saúl y la de David.

Posiblemente el no lo sabía, porque se habría presentado ante el rey por el mismo y decirle al rey que el sabia del pacto hecho entre el Rey David y Jonatan, su padre, que sabia el amor existente entre ellos y reclamaba hacer realidad la palabra entre ellos, reclamaba ese derecho. Pero, cabe otra posibilidad, sabia del pacto, pero su miedo de acercarse, su miedo a las represarías, si miedo le impidió hacer esto. Pero sea cual sea el porque no se había presentado anteriormente, el pacto no había sido invalidado, estaba tan firme como el día que se hizo.

Dios ha provisto para ti un pacto, un pacto firmado por El, un pacto eterno, firme y real, lo respalda Su Propia Sangre, para el perdón de los pecados Mateo 26:26-27 Mientras comían, Jesús tomó pan y lo bendijo. Luego lo partió y se lo dio a sus discípulos, diciéndoles: Tomen y coman; esto es mi cuerpo. 27 Después tomó la copa, dio gracias, y se la ofreció diciéndoles: Beban de ella todos ustedes.28Esto es mi sangre del pacto, que es derramada por muchos para el perdón de pecados.

Puedes imaginar el amor de Dios contigo, lo sabias?. Reclama para ti ese Pacto, eres un hombre bajo Pacto, no más temor, no mas angustia, reclama para tu vida el eterno pacto de Dios.

Verso 7 Luego David añadió: No tengas temor, porque a la verdad yo tendré misericordia contigo por amor de Jonatán tu padre. Te devolveré todas las tierras de tu padre Saúl, y tú comerás siempre a mi mesa En este texto el rey David le da cuatro cosas a Mefiboset, las cuales solamente por el estatus o condición de rey podía garantizar:

1. No tengas temor: Yo te cubro, nadie puede tocarte, soy tu protector, yo no quiero hacerte daño y no voy a permitir que nadie lo haga. De igual manera el Rey de reyes nos da esa garantía, ese privilegio, esa protección: Hebreos 4:16 – Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

2. Yo tendré misericordia: me olvidare de tus faltas, me olvidare de tus transgresiones: Salmos 33:5 – De la misericordia de Jehová está llena la tierra.

3. Te devolveré: Dios es tu sustentador, depende: Juan 16:23 – De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará

4. Tú comerás siempre a mi mesa: Salmos 48:14 – Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; El nos guiará aun más allá de la muerte.

Si vemos cuidadosamente los 3 primeros puntos que el rey le concede a Mefiboset:

1era. Perdonada su vida,

2da. Tuvieron misericordia

3era.Le llenaron de cosas materiales su vida, Fueron bajo una condición de David ser el Rey, al estar en esa posición tenia por ende el poder o capacidad de darle u ofrecerle a Mefiboset esas 3 cosas.

Pero la 4ta va mas allá de su posición de Rey, le permitió tener una relación intima con el; una relación personal con David. Al tener Mefiboset parte en la mesa del Rey, podía escucharle, estaba protegido por el, comía de lo que al rey le servían, estaba en una posición de honor, de familiaridad, estaba disfrutando de momentos especiales cerca de su amigo, todo porque un pacto lo hizo posible, al final lo único que buscaba Jonatán era que no le quitaran la vida a su descendencia, pero no solo le dio eso, sino le permitió tener una amistad.

De igual manera que el Rey David, Dios quiere:

• Tener de ti misericordia
• Ser tu proveedor,
• Cuidarte,
• Sustentarte
• Perdonar todos tus pecados
• Usarte en su Reino

Pero aun Dios quiere darte MÁS, Dios quiere tener una relación intima y personal contigo y El contigo; hablar con El, conversar con El , ser parte de El, Dios te invita a que te sientas con El a la mesa; una mesa dedicada a los mas íntimos familiares, podrás gozar de su presencia, podrás verle, depende de ti Mefiboset reconoció ante todo su condición frente al rey, el sabía que estaba recibiendo el perdón de su vida, que estaba recibiendo tierras que ya no le pertenecían, estaba recibiendo misericordia, gracia, perdón, 8 Inclinándose él dijo: ¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?

Y que estaba siendo colocado frente a todos en una posición de honor por siempre. Esta acción le llevo a una posición correcta frente al gobernante, entendía perfectamente que lo entregado por el Rey David era completamente inmerecido, el no había hecho absolutamente nada para obtenerlo.

De igual manera debemos entender que nosotros frente a Dios somos culpables del pecado y por tanto nuestra paga es la muerte: Romanos 3:23 – por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Pero en Jesucristo obtenemos el perdón:  Romanos 3:24-15 – siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados.

Al entender como lo hizo Mefiboset nuestra condición de inmundos, que solamente por la gracia inmensa y la preciosa Sangre del Cordero de Dios obtenemos ese preciado perdón, la misericordia de Dios no tiene límites, pero el Rey David no solo perdono su vida como lo vimos anteriormente, sino le dio aun mas, hasta le permitiría sentarse en su presencia, entrar al palacio celestial, compartir con el Rey, Jesús es el REY…..

13 Pero Mefi-boset, que estaba lisiado de ambos pies, vivía en Jerusalén, porque comía siempre a la mesa del rey.

Imaginemos lo que sería la vida de Mefiboset en los años siguientes, cuando vivía en la cuidad real, entraba con libertad, en medio de su impedimento físico al palacio cunado David se sentaba a la mesa, listo para comer y comienzan a llegar los miembros de la familia y sus invitados:

• Amnón, inteligente e ingenioso, llega primero
• Joab, uno de los invitado –musculoso, alto caminando erguido, todo un soldado.
• Absalon, tan apuesto, no hay imperfección en él
• Tamar, la hermosa y tierna hija de David
• Salomón estudiando en la biblioteca todo el día.

Por ultimo escuchan un sonido de unos pies que se arrastran: Es Mefiboset. Sonríe y humildemente se une a los demás, tomando su lugar en la mesa como uno de los hijos del rey. Y el mantel de la GRACIA cubre sus pies.

De igual manera Jesús te invita a sentarse con El, en la mesa: APOCALIPSIS 3:20 – “He aquí, Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.”

Jesús desea cenar contigo, quiere conversar, hablar de ti y que tu le conozcas, ahí está Pablo, David estará también, esta Abraham, Israel, estará Elías, Eliseo, estará Job, ahí van a estar Juan el Bautista, los héroes , los valientes, como Gedeón, y Dios te quiere ver ahí, no importa si no puedes caminar, no importa tu condición, Dios extiende de su manto de misericordia sobre ti y quiere invitarte a la mesa a cenar: ¿ACEPTAS?

Acerca Yon Farid-Castro

Revise también

Sermones Cristianos - Nacer de Nuevo

Nacer de nuevo

Estudios Biblicos. Nicodemo, era un fariseo entendido, que podía desempeñarse como dirigente y maestro en círculos religiosos judíos y que vino a Jesus deseando...

Un comentario

  1. Francisco Salcedo Verduga

    Excelente prédica. Dios nos enseña a través del Espíritu Santo tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *