Inicio / Estudios Biblicos / Las evidencias de la palmera se ven reflejadas en el justo

Las evidencias de la palmera se ven reflejadas en el justo

Estudios Biblicos.. Estudio Biblico

Las evidencias de la palmera se ven reflejadas en el justo

Textos: Salmos 92:12-15, Mateo 5:20; Romanos 5:1

Todo texto bíblico y toda inferencia en él, lleva al lector de las sagradas escrituras a darse cuenta que los apartes que apuntan a la caracterización de los arboles van relacionado a la vida del hombre, por ejemplo: En Isaías 5. Habla de una viña que se pensaba que sería fructífera, pero por su vileza no dio el fruto esperado, y en su aplicabilidad se relaciona a Israel.

En el evangelio de Mateo 3:10, “Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego”. Si se tiene en cuenta los versículos anteriores, se relaciona al hombre y a su servicio.

En el evangelio de Jesucristo según Juan 15: 5-6 menciona: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos: el que está en mí, y yo en Él, éste lleva mucho fruto; porque sin mí nada podéis hacer”. Todo este texto habla de los pámpanos y es aplicado al hombre.

Por su parte, en el Salmo 92:12-15, se encuentra una correspondencia del Justo como la Palmera, es decir, cuando el ser humano se inclina a la justicia predicha por este Salmo es hacerse dueño a las características florecientes de la palmera.

De allí que se procede a dar características puntuales de este árbol específico que permita determinar una relación práctica según el contenido en desarrollo.

¿Qué es la palmera?

Es un árbol muy especial, se diferencia de los demás árboles por sus características particulares y se le aplica como símbolo al cristiano, porque en el cristianismo es donde el hombre llega a ser justificado, Según expresa el apóstol Pablo a los Romanos 5:1.

Al considerar la palmera, desde el tiempo y lugar de su nacimiento, su crecimiento, su desarrollo, sus frutos, sus utilidades, hallamos una gama de conocimientos cognitivos que proporciona un ejemplar y a su vez los beneficios provenientes de sus propiedades.

Si esto lo transferimos al sistema espiritual, seguro que la gente mirará en nosotros algo diferente, que se utilizarán por señal beneficiosas para las personas recién convertidas y para todas las que nos rodean.

Una palmera nace en el desierto, es en ese lugar donde desarrolla su cuerpo, su tallo se extiende hacia arriba, florece, da frutos y muestra sus propiedades sin decaer el sentido de pertenencia, que a su vez, le da el valor requerido ante los demás árboles.

Al mismo tiempo, el desierto se caracteriza como un lugar deshabitado, desolado, despoblado, solitario, con mucha brisa; que a su vez es arenoso, rocoso, árido, desecado, se encuentra toda clase de inconveniente y dificultades; donde muy pocos árboles germinan y sobre viven.

Cuando leo el Salmo 92:12-15 detengo un poco mi atención y comprendo que la propiedad de la vida cristiana está detallada en la explicación de este texto.

Esto nos deja ver lo difícil que es habitar en medio de un mundo con tantos problemas, dificultades, tentaciones por doquier, enriquecimientos ilícitos; impulsos sensuales de admisión, como los que le vinieron al patriarca José en casa de Potifar, el egipcio. José permaneció en pie donde muchos resbalan y caen. ¿Qué decir de Sadrac, Mesac y Abegnego? Vivieron donde ya muchos habían muerto.

Esto nos inspira a saber que, el verdadero cristiano es aquel que no le tiene miedo a las miles dificultades que le rodean, recordemos el barco de Noé que entre más aguas caía, más alto se elevaba. Da la impresión que entre más problemas rodea al creyente, su fe se purifica mejor, su confianza en el Señor es más estable porque se ancla en las promesas del omnipotente, como dice el Salmo 91.

Recordemos el Joven Daniel viviendo en medio de la gran potencia Babilónica, fue lanzado en medio del foso de los leones, que no es más que una representación del imperio; sin embargo, Dios cerró la boca de los leones. Estos hombres vivieron, dieron frutos y permanecieron firmes como la palmera.

La raíz de la palmera

La palmera posee una particularidad al germinar trata de profundizar sus raíces sobre la arena movediza hasta encontrar tierra firme y humedad para su sustento personal, y que a su vez, también tiene la capacidad de extraerla a la superficie de la tierra. Tal como si fuera una motobomba con muchos caballajes. Éxodo 15:22-27.

El agua que extrae la palmera se convierte en un aliciente para los caminantes moribundos en el desierto; tal como la experiencia que tuvo Moisés cuando llegaron a Elim, Éxodo 15:27 “llegaron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmas; y asentaron allí junto a las aguas;” esto equivale, como dice el viejo aforismo: porque donde hay palmera se encuentra agua a flote.

La forma de caracterizar la raíz de este árbol representa al creyente que ha sido justificado por la gracia de Dios, quien además debe tener la misma disciplina de la palmera. Los principios epistemológicos del cristiano, es que cada día, debe dragar en la adoración, en la oración, en la lectura de la palabra de Dios, permanecer en comunión con la iglesia, perfeccionando la santidad en el temor de Dios, hasta hacer que la obra del Espíritu santo salga a flote y sean favorecidos quienes nos rodean.

Algo asombroso tiene el crecimiento de la raíz que en sí misma se profundiza y se desarrolla hasta crear un enjambre eficaz que soporta el peso del cuerpo del árbol con sus frutos de las corrientes brísales que a menudo tratan a derribarla.

Esto concuerda con lo que apostilla el apóstol Pablo a los Colosenses 2:6-7. “Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias”. Efesios 2:20. “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular”.

El tallo

El tallo está formado por dos cortezas una interna y otra externa. La externa es fuerte y la interna el blanda.

La corteza de afuera sirve para protección de su cuerpo lo cual quiere decir que no todo punzante la hiere tan fácil. Así debe ser el cristiano, en todo tiempo; debe estar vestido de la armadura de Dios para resistir todos los dardos del maligno. Efesios 6:14-16.

La corteza interna es blanda, sensible y a su vez llena de agua para su sustento permanente; tal como debe ser el corazón del cristiano dócil para percibir con esmero y entusiasmo la palabra de Dios.

Acerca York Anthony Shalom

Licenciado en Sagrada Teología. Maestría en Divinidades Teológicas.

Revise también

Predicas Cristianas - Dadme un hombre

Portaos varonilmente

Estudios Biblicos - Tu iglesia te necesita. Ya basta de hombres que no quieran estar al frente de la iglesia. El enemigo nos está ganando. El reto es Portaos varonilmente.

2 comentarios

  1. Jose Martin Ojeda

    Muy interesante me gusta y quiero aprender a orar; por favor si me pueden ayudar o dar unas clases gracias

  2. Gustavo Jesus Mendez

    Este desierto que se menciona aquí es el mundo, donde están las condiciones de fracaso del Creyente ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *