Inicio / Estudios Biblicos / ¿Dominio propio auto control?

¿Dominio propio auto control?

Estudios Biblicos… Estudio Biblico

Me da tanta satisfacción cuando veo como Dios va colocándonos en situaciones determinadas, para que su Palabra se cumpla en nuestras vidas y podamos experimentar esa sucesión de “añadiduras” de las que hemos estamos hablando y podamos madurar hasta parecernos a Él.

La situación particular de la que quiero hablar en este momento esta relacionada, claro está, con nuestro tema: EL DOMINIO PROPIO O TEMPLANZA.

Nuestra hija Becky, hace unos días, descubrió una dieta llamada “Crash” “dieta de Choque” y dijo que quería hacerla, poco a poco nos fuimos anexando para hacerla en familia; algunos estaban muy convencidos y motivados, pero reconozco que a otros nos hacía falta tener algo extra, es decir, tener dominio propio.

Anuncios


Y es que de eso se trata casi toda nuestra vida, la de controlarnos a nosotros mismos; tener la capacidad de controlar nuestros cuerpos, nuestros pensamientos, nuestras emociones y también nuestros actos. Pero esta capacidad, la gran mayoría de veces no viene de nacimiento y nos toca pedir en oración al Espíritu Santo que nos de este fruto.

Dijimos en la clase anterior que el dominio propio viene de una palabra griega “Enkrateia” que significa tener poder o señorío sobre las cosas o sobre uno mismo; transmite la idea de uno que tiene el dominio de sí mismo de forma habitual y que sabe gobernar el yo. Dueño de sí mismo. Es alguien que tiene fuerza de voluntad; que sabe manejar su carácter cuando se enfrenta al manejo de ciertas situaciones.

DOMINIO PROPIO NATURAL O AUTO CONTROL.

¿Puede alguno nacer con el dominio propio o auto control? Como alguien dijo “El autocontrol no nace, se hace”. Todos los niños nacen con virtudes que necesitan ser reforzadas por los padres, familiares y por el entorno.

Pocos bebes o niños hacen caso a la primera de dejar de llorar o dejar de hacer algo que les gusta, como dejar de jugar para irse a la casa; es allí donde nosotros como padres tenemos que instruir hasta lograr que los niños se auto controlen por sí mismos. Nos podemos preguntar, ¿Somos modelos a nuestros hijos de auto control?

Anuncios


En la actualidad el auto control casi ni existe. Vemos a diario una juventud que se ve muy motivada a dar riendas sueltas a sus pasiones diversas. Sé que este tema es muy espinoso y polémico; los medios de comunicación, la cultura a través de ellos, incentivan los comportamientos rebeldes, los desbordes emocionales, el lenguaje irrespetuoso.

Prueba de ello es la autoridad que hoy día han perdido los padres, docentes y líderes en general con respecto a la juventud; los mismos hijos se enfrentan a sus padres, los cuales llegan muchas veces a tenerle miedo a sus propios hijos.

La Biblia dice en Proverbios 25:28Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda”.

El dominio propio es la capacidad de poder controlarse en todos los aspectos de su vida, aún cuando la naturaleza pida que sus deseos y apetitos se les de rienda suelta, esta persona es capaz de auto controlarse.

Anuncios


El dominio propio no nace, se construye a través de buenos hábitos, que poco a poco se vuelven muy importantes y previenen a la persona de cometer errores que lamentaría toda su vida. Constituye un entrenamiento personal en lo que conviene, rechazando lo que daña la propia vida, la moral, la fe, los valores. El dominio propio es elección de lo mejor para la vida, que no daña a la persona y a los demás.

DOMINIO PROPIO ESPIRITUAL.

Cuando hablamos de Dominio propio para los cristianos es más que auto control, va más allá de controlar nuestro temperamento; es un fruto del Espíritu Santo.

Para un cristiano, el dominio propio se trata de resistir la tentación de quebrantar la ley de Dios (incluyendo perder los estribos) y reaccionar ante otros, demostrando el fruto del Espíritu Santo en nuestros pensamientos, emociones y acciones.

Toda acción comienza en la mente y, por lo tanto, tener dominio propio implica tener control absoluto de nosotros mismos, 2 Corintios 10:5llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Nuestra naturaleza humana siempre nos dirá que el pecado es “natural”.

Pablo describe esta tendencia en Romanos 7:23, como “otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros”.

Debemos recordar que lo “natural ” es parte de este mundo que está temporalmente gobernado por Satanás el diablo. 2 Corintios 4:3-4. “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto 4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”. Y, como cristianos, reconocemos que el dominio propio incluye abstenernos del mal de este mundo.

La instrucción de Dios es clara: 1 Juan 2:15-17. “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.

Anuncios


¿Qué es el domino propio entonces? Es el esfuerzo continuo de resistir la tentación de volver a lo que el mundo ofrece cuando Dios ya nos ha mostrado su camino espiritual. Es demostrar el fruto del Espíritu en lugar de cometer las obras de la carne. Gálatas 5:19-23. “19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. 22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”.

¿POR QUÉ QUIERE DIOS QUE TENGAMOS DOMINIO PROPIO?.

La razón por la cual Dios quiere que crezcamos en dominio propio tiene que ver con el resto del fruto del Espíritu descrito en Gálatas 5:22-23.

Estamos en una batalla y el enemigo siempre tratará de que demos rienda suelta a todo aquello que queramos.

Ésta es la idea que Satanás tiene del mundo, como vemos en Juan 8:44: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira” (1 Juan 2:16; Juan 8:44).

Acerca Moreiba Cabrera

Soy Moreiba Cabrera, pastora principal de la iglesia Nueva Vida de Madrid.

Revise también

Sermones Cristianos - Nacer de Nuevo

Nacer de nuevo

Estudios Biblicos. Nicodemo, era un fariseo entendido, que podía desempeñarse como dirigente y maestro en círculos religiosos judíos y que vino a Jesus deseando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *