La Iglesia de Cristo

Ezequiel 37:28  «Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre«.

Este pueblo hoy tiene continuidad en nosotros por el nuevo pacto en la sangre de Cristo y está formado por la Iglesia. Somos también santificados por Cristo y por su Espíritu Santo.

  • Hebreos 10:10  «En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre«.
  • Juan 17:19  «Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad«.
  • Romanos 15:16  «para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo«.

La santidad no es un privilegio de algunos en particular sino de todo aquel que acepta a Cristo como Señor y Salvador. Esto quiere decir vivir una vida separada para servir a Dios y ser obediente a su palabra.

1 Pedro 1:15-16  «sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo«.

Los miembros de la Iglesia deben consagrar su totalidad de su vida en ofrenda a Dios. El proceso de santificación solo es posible por medio de Cristo, conformándose a su imagen. Pero este proceso demanda de un esfuerzo del creyente haciendo morir lo carnal o terrenal en nosotros, Dios perfeccionara la santificación d en nuestra vida.

FE

La fe es un requisito fundamental de la Iglesia. La palabra nos dice que “sin fe es imposible agradar a Dios” la fe es un don de Dios la fe salvadora la recibimos aceptando a Cristo como Señor y Salvador. La condición de salvos por fe y no por obras descrita en Efesios 2:9  «no por obras, para que nadie se gloríe«.

Es clara, pero no debe mal interpretarse diciendo que no son necesarias las buenas obras, porque en el verso 10 Efesios 2:10  «Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas«.

Creados en Cristo para buenas obras. La iglesia del Señor es llamada a mostrar su fe a través de sus obras. La fe debe ser alimentada y fortalecida por medio del estudio de la palabra de Dios y de la comunión con Cristo y su cuerpo.

AUTORIDAD

TODA AUTORIDAD PROVIENE DE Dios el Padre, cuando Cristo murió y resucito al tercer día, recibió del Padre toda autoridad o potestad.  Mateo 28:18  «Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra«. La autoridad de la Iglesia está sujeta a Cristo.

El delega a la Iglesia de autoridad para que realice su obra proclamando el evangelio, combatiendo al enemigo, sanando a los enfermos, dando libertad a los cautivos.

Marcos 16:17-18  «Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; 18 tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán«.

Estudiando sobre la autoridad de Cristo podemos darnos de cuenta de la autoridad que el ha delegado en nosotros a favor del mundo y de su pueblo.

AMOR

La expresión más grande de amor es la que Dios el Padre y su Hijo Jesucristo mostraron a la humanidad, este amor de Dios expresado con acciones. La iglesia debe mostrar amor.

Primeramente a Dios.

  • 1 Juan 4:8 «El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor«.
  • Mateo 22:37  «Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente«.

Para con los hermanos en la fe.

En Juan 13:34-35 el señor nos dice “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros;(F) como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros».

Al mundo

Marcos 6:34  «Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas«.

Jesús tuvo compasión de la multitud. En el mundo actual hay grandes necesidades. Los miembros de la Iglesia deben ser sensibles a ellas y seguir el ejemplo de Cristo.

Conclusión:

La Iglesia la forman los llamados fuera del reino de las tinieblas para servir a Dios. Aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, el cuerpo de Cristo, y por ello debemos mostrar estas características primarías e ir perfeccionándonos con la ayuda de nuestro Señor.

© Juan Carlos Jimenez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca Juan Carlos Jimenez

Mi mayor deseo es predicar la sana doctrina, presentar a Jesucristo como único medio de salvación, nuestra doctrina es, Jesús Salva, Jesús Sana, Jesús Bautiza, Jesús viene pronto. no hay otro medio (Hech 4:12) . Soy un siervo de Jesucristo, no me atribuyo nombres solo siervo de Jesucristo.

También Revise

Los sacrificios que producen gratitud

Los sacrificios que producen gratitud

Estudios Bíblicos.. En este tiempo de Acción de Gracias hay beneficios de parte de Dios que nos convocan a la gratitud. Estudiémoslo y reconozcámoslo; nos hará

2 Comentarios

  1. Perfectamente bien esplicado,y yo soy parte de ese cuerpo cuya cabezala cabeza es Cristo

  2. Excelente tema mi amado siervo me ayudo y edificó.

    Quisiera un tema bien explicado los más urgente te agradeceré ¿en qué sentido la iglesia es la novia y esposa de Cristo?

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.