Inicio / Estudios Biblicos / Parabola de la cizaña

Parabola de la cizaña

Estudios Biblicos

La parábola del trigo y la cizaña demuestra que en esta época que sigue el rechazo de Cristo habrá una mezcla de muchos que no son creyentes auténticos con los que realmente han confiado en Jesucristo. Toda la cosecha sufrirá las consecuencias de la presencia de los falsos en medio del pueblo de Dios.

EL ENEMIGO SEMBRÓ CIZAÑA ENTRE EL TRIGO

Cizaña: es un tipo de espiga, la más común de las cuatro especies de aristada, que crece en los campos de cereales, tan alta como el trigo y la cebada. Y pareciéndose al trigo.

Mateo 13:24-25  “Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue“.

Explicación

Mateo 13:37-38 “Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo“.

Este problema se ha sentido desde el principio de la iglesia. La iglesia local se compone de quienes profesan haber confiado en Cristo como su Salvador. Satanás mete en medio de ellos a muchos que no lo son. Estos creyentes falsos desvían a los verdaderos hijos de Dios de lo que Dios quiere que hagan y hacen daño al testimonio del pueblo de Dios ante los demás también.

Mateo 13:26-27  “Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?

Explicación

Mateo 13:39-40  “El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles.  De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo“.

El Señor indica que no será posible distinguir entre los dos grupos para eliminar a los falsos porque se arrancaría a algunos verdaderos en el proceso. Siempre nos equivocamos al tratar de juzgar por lo que se puede ver a base del externo. Por eso, será necesario esperar hasta el juicio al final de esta época cuando Dios separará entre los creyentes auténticos y los falsos.

Mateo 13:28-30 “El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? 29 El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. 30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero“.

Explicación

Mateo 13:41-43  “Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, 42  y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. 43 Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”.

Como cristianos auténticos podemos asegurarnos de la realidad de nuestra propia fe. A la vez, podemos examinar la enseñanza bíblica y los conceptos populares en la iglesia para asegurar que se conforman a la Palabra de Dios, y no a la opinión natural que los hombres apoyan. La iglesia debe ser una luz en medio de la oscuridad; no otra copia de lo que este mundo produce.

Conclusión

Así como surgen los genuinos creyentes de Cristo, surge una falsificación del diablo cuyos hijos a menudo se disfrazan de creyentes (2 Corintios 11:13-15) al final se encargara a los ángeles de recoger la cizaña del reino. La eliminación definitiva la realizaran los ángeles en fin del siglo.

© Juan Carlos Jimenez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca la grancomicion

sin entradas

Revise también

Estudios Biblicos - Yo si puedo

Yo si puedo

Estudios Biblicos - La fe no se demuestra con teorías, sino con práctica, con resultados concretos (Santiago 2:26), con acciones que logran impacto, con la conquista de nuevas bendiciones y la expansión constante de lo que hacemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *