Inicio / Estudios Biblicos / Parábola del Sembrador

Parábola del Sembrador

Estudios Biblicos

Las cuatro clases de suelo representan cuatro maneras diferentes en que la gente reacciona a la palabra de Dios.

¿QUE CLASE DE TERRENO SOMOS?

Los del camino

Mateo 13:3-4 “Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron“.

Anuncios

Explicación

Marcos 4:15  “Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, en seguida viene Satanás, y quita la palabra que se sembró en sus corazones“. Leer (Lucas 8: 12)

La semilla que cayó junto al camino, como el hombre natural en general, representa quien no entiende lo que ha oído; no lo recibe; y al fin, Satanás entra para quitar de su mente lo que se ha oído. Envía sus agentes. No produce ninguna respuesta positiva al mensaje.

Los de sobre la piedra

Mateo 13:5-6  “Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó“.

Enlaces Patrocinados

Explicación

Marcos 4:16-17  “Estos son asimismo los que fueron sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, al momento la reciben con gozo;  pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan“. (Lucas 8:13)

La semilla que cayó entre pedregales representa el que oye el mensaje y le gusta Sin embargo, hay que notar la condición del terreno. Aunque la planta brota y da gozo a todos los que la ven, no llegará a nada. Al venir los momentos difíciles, revelará la condición verdadera y se secará.

Los que están entre espinos

Mateo 13:7  “Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron“.

Anuncios

Explicación

Marcos 4:18-19  “Estos son los que fueron sembrados entre espinos: los que oyen la palabra, pero los afanes de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa“. (Lucas 8:14)

El tercer caso representa una situación distinta a los primeros dos. En el caso de la semilla que cayó entre espinos, la planta parece ser viva. El problema es que está ahogada de tal manera que no produce fruto. Jesús dice que esta persona se hace infructuosa.

¿Qué le hace infructuoso al que ha recibido la Palabra de Dios? Son las preocupaciones con los problemas de esta vida y el deseo de conseguir más riquezas. La preocupación y el materialismo pueden ser tan importantes en la vida del hijo de Dios que no produzca el fruto que Dios quiere producir en él. Esta condición es un peligro para nosotros hoy también.

Los de buena tierra

Mateo 13:8-9  “Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga“.

Explicación

Anuncios

 Marcos 4:20  “Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y al ciento por uno“.  (Lucas 8:15)

El último caso representa el deseo del sembrador al sembrar la semilla. La parte de la semilla que cayó en buena tierra produce fruto. No todos son iguales pero quienes tienen el corazón dispuesto a recibir la Palabra de Dios de verdad producirán fruto. Cristo quiere dedicarse a esta clase de semilla para producir una buena cosecha en la época siguiente.

Conclusión

Los cuatro tipos de terreno representan las diferentes respuestas que podemos obtener al anunciar el mensaje de Dios. Algunas personas están endurecidas, otras son superficiales, otras tienen demasiadas preocupaciones que lo distraen y algunos receptivos. ¿Cómo está enraizada la palabra de Dios en su vida? ¿Qué tipo de terreno es usted?

© Juan Carlos Jimenez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca Juan Carlos Jimenez

Dios ha sido fiel conmigo a pesar de que fui en mi vida pasada tan desagradecido. Mostro su amor y misericordia enviando a su hijo Jesucristo a morir por mi. No podre pagar lo que hizo por mi, solamente obedeciendole y predicando su palabra tal deuda podre yo pagar. Lo que soy hoy se lo debo a mi amado salvador y su espiritu santo que me ha guiado durante este tiempo. Fui maestro de jovenes maestro de adultos en la escuela dominical. Ahora Pastor Evangelista. Todo se lo debo a Jesus y espero que estos escritos sean de abundante edificacion para el lector.

Revise también

Estudios Biblicos.. La Naturaleza Espiritual -

La naturaleza espiritual – Parte 2

Estudios Biblicos... Busquemos la dirección del espíritu para poder soportar las pruebas. Unos de estos privilegios notables es recibir la dirección del Espíritu Santo, quizás no sintamos siempre que pertenecemos a Dios, pero el Espíritu Santo es nuestro testigo, su presencia en nosotros nos recuerda quienes somos y..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *