Inicio / Estudios Biblicos / El mundo y sus obras – Parte 3

El mundo y sus obras – Parte 3

Estudios Biblicos

En estos son conocidos los hijos de Dios y los hijos del diablo en que los hijos de Dios buscan hacer siempre su voluntad.

1 Juan 3:10  “En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios“.

Ahora como se reconocen los hijos del diablo:

1 Juan 4:5Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye

Como Padre espero que mi hijo sea obediente en todos los aspectos, como Padre que es Dios espera de cada uno de nosotros total obediencia hacia él.

Los hijos del mundo habla lo que está en el mundo, y que es lo que se escucha en el mundo, palabras obscenas, griterías, maledicencias, enojos, burlas, palabras con doble sentido y otras tantas detracciones que sería una lista muy larga.

Mientras la persona no reconozca a Cristo como su Salvador Personal todavía está bajo los dominios de Satanás y es su hijo.

Muchos de nosotros fuimos aliados de Satanás hace unos años atrás, ahora somos del Señor y ningún súbdito abandona a Satanás así por así  y se quede tranquilo, por eso nos aborrece. Los hijos del mundo aman la injusticia, lo vemos cada rato en la TV, juicios comprados, gente asesina que sale libre bajo fianza, la injusticia es del diablo.

La Biblia nos manda a  amar a nuestro prójimo y que hacemos, y esto es aquí donde fallan los Católicos se dicen ser muy religiosos pero están enemistados hasta con su propia familia. Aborrecen a su vecino.

Entonces los hijos del mundo hablan las cosas del mundo y el mundo los entiende porque son de él, cuando el hijo de Dios le habla al mundo no le entienden o lo toman por loco, porque las palabras se han de discernir por el espíritu santo y como el mundo no tiene al espíritu santo no le ve ni le conoce y mucho menos se dejan guiar por él. Esta es la diferencia entre un hijo de dios y un hijo del diablo.

Juan 8:44 “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira“.

Fijémonos en esto que dijo Jesús, Jesús hablando de los verdaderos hijos de Dios, los líderes religiosos no eran capaces de entender porque no querían escuchar. Satanás utilizo su obstinación, su orgullo y sus prejuicios para impedirles que creyesen en Jesús.

Las actitudes y acciones de estos líderes claramente los identifica como seguidores de Satanás.

Todo aquel que no somete su vida a Jesús y decide por el mismo hacer lo que le venga en gana, no es de Dios, cuando nuestras actitudes y acciones van en contra de lo que dice la palabra, no puede ser nunca dirigido por Dios.

Entonces no todos somos hijos de Dios, si lo fuéramos a Dios seguiríamos y Dios  obedeciéramos. Pero no es así, no podemos obedecer a dos amos es imposible. Y he tenido muchas experiencias con esto, recuerdo un trabajo que hice habían dos en la casa y los dos daban una orden distinta al final se enojaron los dos y yo que de haciendo nada.

A quien de los dos amos seguimos, es buen examen si nos hiciéramos todos los días esto, a quien estoy siguiendo y a quien estoy obedeciendo.

La palabra a veces es dura, pero es corrección, cada vez que hacemos injusticia, aborrecemos, odiamos, mentimos y participamos de las cosas del mundo nos convertimos en hijos del diablo, se oye feo pero es la realidad.

Mateo 13:38 “El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo“.

A pesar que el diablo tiene potestad con este mundo, Dios lo ve como un cambo listo para cosechar. Nosotros quienes somos hijos de Dios y como semillas hemos crecido en medio de una generación perversa y maligna, pero no nos hace ser iguales a ellos, podemos escoger entre el bien y el mal.

Como una buena semilla hemos crecido ahora nos toca a nosotros esparcir más semillas para que puedan crecer, la semilla que se siembra es el evangelio, nosotros somos los sembradores, pero como podemos sembrar buena semilla estando mezclados con el mundo, el campo esta arado ya nos corresponde sembrar la palabra de Dios en nuestros amigos del colegio, vecinos, y alrededores, pero cuando sembramos la semilla el enemigo no quiere eso y trata de hacer que esa semilla se muera y no de fruto.

En los rangos de Satanás hay muchos niveles de demonios hay demonios de posición baja yo digo que son los que se encargan de ponernos pereza y sueño mientras estamos en la Iglesia, pero hay otros de mayor rango que Jesús mismo dijo que ese género no salía sino con ayuno y oración, entonces cuando una persona siembra la palabra el diablo le envía uno de mayor rango  para destruirlo.

Pero no debemos estar temerosos porque mayor es el que está con nosotros que el que está en este mundo.

La victoria se obtiene cuando damos batalla, aunque el diablo nos aborrezca seguiremos adelante con la ayuda del Señor, no digo que será fácil pues tengo batallas todos los días con mi carne y con este mundo que me muestra cuanta cosas para agradarme, pero no me dejare dominar.

© Juan Carlos Jimenez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca la grancomicion

sin entradas

Revise también

Estudios Biblicos.. La piedad es compasion

Un hombre ejemplar

Estudios Biblicos. ¿Qué concepto tenía Dios de Job? Lo más importante es el Concepto de Dios. No el concepto de la sociedad o de sus amigos. El concepto de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *