Inicio / Estudios Biblicos / Fe poderosa – Estudio Bíblico

Fe poderosa – Estudio Bíblico

MÁS HÉROES DE LA FE

¿Qué hizo Noé por fe? (v. 7) Construyó un arca

¿En qué se convirtió Noé al condenar la actitud del mundo en que vivía? Se constituyó heredero de la justicia que es por la fe.

Anuncios

Aunque estudiaremos más adelante la vida de fe de Abraham, lea Hebreos 11.8–12, 17. Escriba sus pensamientos acerca de las declaraciones siguientes:

• Abraham obedeció por fe (v. 8). Creía en y a Dios. • Sara recibió por fe la fuerza para tener un niño en su vejez (v. 11). Creía en Dios y en su fidelidad para cumplir sus promesas. • Abraham ofreció por fe a Isaac, creyendo que si era necesario Dios lo podía levantar de entre los muertos, pues su nacimiento fue como un milagro de resurrección (v. 17). Abraham creía fielmente en la promesa de Dios y sabía que Dios cumpliría y creía firmemente que Dios proveería un cordero para el sacrificio.

Hebreos 11.13–16 enumera una cadena extraordinaria de fe. Si nosotros memorizamos esta declaración rítmica de fe, nuestra fe personal se verá enriquecida grandemente. Ahora observemos cinco características adicionales de fe que estos versículos revelan:

1. La fe es segura. Pablo utiliza esta palabra cuando dice que está seguro de que nada puede separar al creyente del amor de Dios en Cristo (Romanos 8.38,39). Esto implica siempre un proceso mental; el convencimiento requiere procesamiento, tiempo. El utiliza la misma palabra de nuevo para hablar de la confianza que tiene en que Cristo ha de terminar la buena obra que ha empezado en todo creyente (Filipenses 1.6).

Anuncios

Posiblemente el uso más conmovedor de esta palabra ocurre cuando Pablo escribe a Timoteo, quien había comenzado a combatir al temor en su pastorado en Éfeso. Como un padre amoroso, invita a Timoteo a tomar su lugar en la obra de la fe, diciendo: «….Pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día» (1 Timoteo 1.12). La palabra griega es peitho. Significa que uno ha participado de un debate donde han tenido expresión todas las ideas relevantes al tema en cuestión. Luego, habiendo considerado el mérito de todas las posiciones expuestas, uno toma una decisión basada en toda la evidencia y en la convicción interna. Cuando esto ocurre, usted está convencido. ¿Cómo convence la fe? El convencimiento viene al considerar todo lo que la Palabra de Dios dice respecto de los temas en cuestión y al exponerse en persona al Verbo, el Señor Jesús. La combinación de la Palabra escrita de Dios y la Palabra revelada en la persona de Jesucristo consigue afirmar esta seguridad gloriosa.

2. La fe se aferra. Esta palabra se utiliza con mayor frecuencia al principio de las epístolas, cuando el apóstol «saluda» a la iglesia. A veces Pablo instruye a los creyentes a «saludarse» unos a otros; esta es la palabra a que hacemos referencia. Puede significar envolver a alguien en sus brazos, saludar o dar la bienvenida. Así como la seguridad de la fe viene de considerar las promesas y ser convencido por ellas, «abrazarlas» significa interiorizarlas. Ahora que las vemos con claridad, saludémoslas, abracémoslas, tengámoslas, démosles la bienvenida a nuestra vida. Así como abrazaríamos a un ser querido, debemos tratar a las promesas que Dios ha hecho a nuestra vida. Tengámoslas por amigas y apropiémonos de ellas.

3. La fe confiesa. La palabra griega homologeo significa dar consentimiento, compromiso o reconocimiento. Es como una obligación de contrato, como cuando está por comenzar la construcción de un edificio. Jesús usa esta palabra cuando dice: «Aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará» (Lucas 12.8). Significa estar en la misma sintonía. Jesús dijo: «De la abundancia del corazón habla la boca» (Mateo 12.34). Nosotros somos llamados a confesar a Jesucristo y a este crucificado, pero hemos de confesar, es decir hemos de hablar de un Cristo vivo y verdadero.

4. La fe evoca. Casi siempre que se utiliza esta palabra, se traduce «recordar». Conlleva la idea de controlar nuestros pensamientos; de estar a cargo de nuestras ideas. También implica controlar lo que nosotros pensamos al hablar de lo que queremos recordar.

Al escribir esta carta el apóstol enseña una lección notoria a todos los que toman en serio su fe. Si los peregrinos de Hebreos 13.13 hubieran puesto en su mente el país que dejaron atrás para seguir a Dios, muchas oportunidades se hubieran dado para volver atrás. Sin embargo, se preocuparon por pensar en la tierra prometida, un lugar mejor, un país espiritual. Ellos tenían en su mente» una meta que descansaba en el centro de las promesas de Dios.

Anuncios

Es importante recordar que debemos estar en control absoluto de lo que pensamos, es decir saber a ciencia cierta que Dios cumplirá sus promesas.

Una de las prácticas de la vida de la fe es memorizar la Palabra de Dios. Repita las promesas. Guárdelas en su corazón y mente. Vocalícelas. Salmos 119.11 “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”.

5. La fe anhela. La palabra griega oregamai significa una decisión interna para alcanzar un objetivo. Es la palabra que se utiliza en 1 Timoteo cuando Pablo dice que es bueno anhelar el obispado. En su forma negativa, también se usa para describir a alguien que codicia un objeto que aún no posee. En tono positivo, usted utilizaría esta palabra en la siguiente frase: «Este es el anhelo de mi vida». La fe anhela el cumplimiento de la promesa de Dios. La pregunta es: ¿Cuál es el anhelo de su vida?

El sentido práctico de nuestra vida de fe es llevarnos a dónde Dios quiere que vayamos. No es una herramienta para lograr el éxito personal, sino el cumplimiento del propósito de Dios en nosotros al hacernos receptivos activa y agresivamente a su Palabra, su voluntad, su promesa y su poder.

Leamos Hebreos 11.16. He aquí las personas de quienes Dios dice que «no se avergüenza de llamarse Dios de ellos». La conclusión lógica es que a veces ¡Dios está avergonzado! ¿Cuándo ocurre esto? Cuando nuestra fe trata de apropiarse de la bondad de Dios sólo para esta vida, olvidando que su plan es eterno.

AUN MÁS HÉROES DE LA FE

Narremos nuestros propios pensamientos acerca de la mención que se hace respecto de la fe de Isaac, Jacob y José (Hebreos 11.20–22). ¿No es la vida de fe una sucesión generacional? ¿Es verdad que una persona de fe tiene mucho qué decir ante su muerte? ¿Qué eligió Moisés en fe? Seguir y obedecer a Dios ante todo. ¿Qué valoró? El vituperio de Cristo.

Leamos Hebreos 11.33, 34. Vea los logros de quienes estaban motivados por la fe:

* Subyugaron reinos. * Obraron justicia. * Obtuvieron promesas. * Detuvieron las bocas de leones. * Apagaron la violencia del fuego. * Escaparon al filo de la espada. * Se fortalecieron en la debilidad. * Se volvieron valientes en la batalla. * Provocaron la huida de los ejércitos extranjeros.

Lección 2 – El don de fe

El creyente elige creer lo que Dios ha dicho en su Palabra. El próximo capítulo de esta guía está dedicado a explorar esa expresión de fe que denominaremos la decisión de fe. Pero en este estudiamos otra faceta de la obra del Espíritu de Dios en que la fe funciona como un «don», porque el Espíritu Santo ha decidido darla en una situación en que usted, algún otro cristiano o yo «aparece» como el instrumento que El ha elegido para ministrar ese «don». A este don se refiere 1 Corintios 12.9: «A otro, fe por el mismo Espíritu».

Leamos 1 Corintios 12.7–11 y contestemos lo siguiente:

1. ¿A quién se le da la manifestación del Espíritu y por qué? A los hijos de Dios y porque es para provecho, edificación, crecimiento, etc.

2. Escriba las nueve manifestaciones de dones espirituales, mencionadas en este pasaje. Palabra de sabiduría, Palabra de ciencia, Fe, Dones de sanidades, Milagros, Profecía, Discernimiento de Espíritu, Géneros de lenguas e Interpretación de lenguas.

3. ¿Quién opera todos estos dones, y por voluntad de quién? Estos dones son operados por el Espíritu Santo por voluntad de Dios.

RIQUEZA LITERARIA

Fe, Significa persuasión: creencia, convicción moral de una verdad religiosa o confianza en Dios. Acarrea la connotación de seguridad, credo, creencia, fe, fidelidad.

Don, Un regalo (divino): liberación (de peligro o pasión), dote espiritual o facultad milagrosa, obsequio gratuito.

EL APÓSTOL PABLO

El apóstol Pablo recibió el don de fe muchas veces. Podemos leer acerca de una de esas oportunidades en Hechos 27.6–44. Observe cómo este pasaje describe su viaje a Roma como prisionero. Vea cómo el capitán, haciendo caso omiso a la advertencia de Pablo, se dispuso a navegar en una de las épocas más peligrosas del año. Con su Biblia abierta en este pasaje, responda las siguientes preguntas:

Acerca Ricardo Ulloa Vargas

Revise también

Mensajes Cristianos.. Discipulado Nº 7. Cosecha abundante

Discipulado Nº 7. Cosecha abundante

Mensajes Cristianos... El Profeta Amós declara algo imposible para las leyes naturales de la siembra y la cosecha. Este pasaje nos enseña que la cosecha será..

6 comentarios

  1. Excelente trabajo, me ha servido de mucha ayuda, Dios le siga Bendiciendo y llenando cada día más de
    Sabiduría y conocimientos…..

  2. Gracias por este estudio. Realmente me ayuda a aumentar mi fe en Dios pues como esta escrito la fe viene por oir la palabra de de Dios, pero en este caso la estoy leyendo y equivale a oir.

  3. Gracias por el estudio bíblico es de gran edificacion muchas bendiciones.

  4. Es un estudio biblico muy claro de entender y muy provechoso para aplicar en nuestras vidas diarias.
    Agradezco a Dios y los que han sido puente en este estudio. Bendiciones.

  5. ruth bastos valerio

    me edifico mucho esta enseñanza ha sido de bendicion para mi

  6. Ha sido de mucha bendicion, por favor sigan adelante subiendo enseñanzas como este. Dios les bendiga mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *