Inicio / Estudios Biblicos / Fe poderosa – Estudio Bíblico

Fe poderosa – Estudio Bíblico

1. ¿Qué es lo primero que dijo Pablo respecto a la pérdida de vidas? (Hechos 27.10). Que la navegación sería con perjuicio y mucha pérdida.

2. ¿Qué es lo que Pablo dijo acerca de la pérdida de vidas? (Hechos 27.22). Que no habría pérdidas de vida sino sólo la nave se perdería.

3. ¿En que baso Pablo su promesa? (Hechos 27.23–24. En lo que Dios le había dicho.

Anuncios

4. ¿En qué creyó Pablo? (Hechos 27.25). Creyó y confió en lo que Dios había dicho.

La confianza inquebrantable de Pablo en esta situación no se basaba en una poderosa «voluntad» humana para creer, sino en una visita del Señor que «impartió» fe en una situación que parecía no tener solución. Cuando lo estudiamos con objetividad, el don de fe parece que funciona sin estímulo externo. Con esto quiero decir que los factores atenuantes conducen o al menos sugieren otro desenlace. Por ejemplo, ¡la tormenta no llevaba a creer que todo iba a salir bien! Al contrario, la fe de Pablo provenía de adentro, no venía de un factor externo; era sobrenatural, no natural. Además se basaba en el entendimiento de Pablo acerca de lo que dijo el Señor, en vez de basarse en algún comentario proveniente de una autoridad terrenal o generada por la voluntad humana o el celo religioso.

Camino a Roma (cuarto viaje misionero de Pablo, Hechos 27.1—28.16). Estando en Jerusalén tras su tercer viaje misionero, Pablo se encontró en dificultades con los judíos que lo acusaron de profanar el templo (Hechos 21.26—34). Fue colocado bajo custodia romana en Cesarea durante dos años, pero después de apelar al César, se le envió por barco a Roma. Al zarpar de la Isla de Creta, el grupo de Pablo naufragó frente a Malta debido a una gran tormenta. Por último, tres meses más tarde arribó a la capital del imperio.

CALEB

Anuncios

En el Antiguo Testamento existen varios ejemplos similares de fe sobrenatural. Una de ellas es la historia de los doce espías enviados por Moisés a Canaán; debían informar de vuelta a Israel. Diez de los espías ofrecieron un informe negativo, humanamente real y militarmente práctico. Como contrapartida, dos de los espías dieron un informe positivo que parecía obviar los desafíos a los que se enfrentaban. Acerca de este incidente en Números 13.3-17, responda estas preguntas:

1. ¿Qué asignación se dio a los espías? Se les asignó la misión de ir, observar, reconocer esa tierra y hacer un análisis de ella para luego elaborar un informe.

2. ¿Por cuánto tiempo se fueron los espías? Cuarenta días.

3. ¿Qué dijo Caleb? Primero hizo callar al pueblo y luego dio un informe que estaba basado en su fe en Dios y les instó a subir y poseer la tierra que podían conquistar.

RIQUEZA LITERARIA

Anuncios

Podremos, Tener la habilidad, el poder, la capacidad para vencer o tener éxito. Este verbo se usa 200 veces en el Antiguo Testamento. Generalmente se traduce de varias formas, pero todas encierran ideas similares. En Números 13.30 Caleb utiliza la repetición intensiva a fin de indicar su clara y firme convicción de que el pueblo poseía todos los recursos físicos y espirituales para lograr la victoria: «porque más podremos nosotros que ellos».

Al estudiar los versículos notamos el contraste entre el informe de Caleb y el de los otros diez espías. Obviamente Caleb habla con una fe asombrosa. ¿De dónde viene esta? ¿Cómo puede Caleb hablar con tal confianza, cuando los otros hombres tienen una versión totalmente opuesta?

Para encontrar la respuesta, leamos Números 14.24. ¿Qué clase de «espíritu» tiene Caleb?

Espíritu de decisión, obediencia, sometimiento y valentía.

«Espíritu» se refiere al hombre interior de Caleb, no al Espíritu Santo. Sin embargo sigue siendo una referencia que nos ayuda a ver cómo el don de fe funciona en nosotros.

A Caleb no le asustaron los gigantes que vio durante sus cuarenta días de espionaje. No lo asombraron las ciudades amuralladas o el tamaño enorme de la tierra. Al contrario, él «decidió ir en pos de Dios», ¡no vio sólo a los gigantes, también vio al Señor! Aunque vio las ciudades amuralladas, también vio al Señor. Caleb vio la enormidad de la tierra, pero también vio al Señor. Aquellos que siguen al Señor, lo ven en medio de sus circunstancias. Conocen los desafíos; no juegan con la mente, pretendiendo negar la realidad de la situación que enfrentan, sino que ven al Señor por encima de los problemas.

El don de fe, la obra sobrenatural del Espíritu Santo, viene a los que son llenos del Espíritu. Como todos los otros dones, el don de fe fluye hacia quienes permiten al Espíritu Santo obrar en ellos. La confesión de Caleb muestra su carácter y voluntad por creer. Sin embargo, tal como con Pablo en el barco, cuando examinamos la situación no se puede ver una influencia externa que justifique la confesión de Caleb. Los gigantes, el tamaño de la tierra y las ciudades amuralladas sugieren que el informe de los otros espías es más acertado. Pero el reporte de Caleb es diferente, no sólo por su carácter o por su decisión, sino por la influencia del Espíritu Santo de Dios. Es un don sobrenatural que dice: « ¡Somos capaces de vencer!».

Hay un mensaje en la respuesta de Caleb al rechazo de su informe. Algunos utilizan su confesión de fe para crear por orgullo disensión o división, pero Caleb permaneció en la fe y continuó sirviendo durante cuarenta años junto a aquellos cuya incredulidad causó un severo retraso en su experiencia personal. ¡Qué paciencia y fe! El hecho de que finalmente lograra la posesión de la tierra en una fecha tardía indica que, aunque vendrán retrasos, la confesión de fe traerá al final la victoria al creyente.

PEDRO

La sanidad del hombre cojo en Hechos 3.1–16 nos presenta otra imagen de la fe sobrenatural. Aunque ocurrieron muchos milagros durante el ministerio de Pedro, la metodología del milagro se presenta de esta manera sólo en este pasaje. Es importante por varios motivos. Responda a las preguntas siguientes en base al texto:

1. ¿Por cuánto tiempo había estado cojo el hombre? …………. Desde su nacimiento. 2. ¿Dónde estaba el cojo cuando Pedro le habló? ………… A la puerta del Templo conocido como La Hermosa. 3. ¿Qué dijo Pedro que le podía dar al cojo? ……………. Le podía dar lo que tenía (Sanidad). 4. ¿Cómo se lo dio? …………. Con el poder y autoridad que tenía, en el nombre de Jesús. 5. ¿Cuándo fue sanado el hombre? …………………….. En el momento que creyó. 6. Según Pedro, ¿qué no sanó al hombre? ….. Su poder (de Pedro) o su fidelidad. 7. ¿A qué atribuyó Pedro la sanidad? (v. 16)……………. A su Fe. 8. ¿De donde vino la fe?……. De oír la Palabra de Dios.

ENTRE BASTIDORES

Este primer milagro realizado por los discípulos da a todos los creyentes la clave para ejercitar la autoridad de fe. Al ordenar la sanidad en el hombre cojo, Pedro emplea el nombre completo y el título de nuestro Señor: «Jesucristo [Mesías] de Nazaret». «Jesús» era un nombre común entre los judíos y continúa siéndolo en muchas culturas. Pero la declaración de su nombre y título completos, una práctica interesante en Hechos, parece ser una lección buena y objetiva para nosotros (véase Hechos 2.22; 4.10). Seamos específicos cuando reclamemos autoridad sobre las enfermedades o los demonios. En nuestra confesión de fe o proclamación de poder, confesemos su deidad y su señorío como «el Cristo» («Mesías»); usemos su nombre precioso, como «Jesús» («Salvador»). Clamemos a Él como «Señor Jesús», «Jesucristo» o «Jesús de Nazaret», sin que en este punto haya la intención de establecer un principio legal o ritual. Pero es sabio recordar que, al igual que oramos «en el nombre de Jesús» (Juan 16.24), también ejercemos toda autoridad en Él, mediante el privilegio de poder que nos ha dada en Su nombre (Matea 28.18; Marcas 16.12; Juan 14.13, 14). En la Palabra de Dios encontramos muchos otros nombres compuestas que se aplican a El. Declarémoslos en fe, con oración y plena confianza.

Notemos aquí que la sanidad requirió de Pedro una decisión: Extender la mano al cojo para levantarlo y expresar palabras de sanidad en el nombre del Señor Jesús. Pero respondiendo al asombro de todos al ver al cojo caminando, saltando, y alabando a Dios, Pedro dice que la fe es lo que lo sanó. Aun más importante en nuestro estudio, Pedro declara que «la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros».

Pedro reconoce que la operación de esta fe no fue premeditada y que no es una función del carácter o de alguna cualidad personal. Aunque la obediencia es parte del proceso, Pedro aclara que este milagro maravilloso no se ha logrado por la santidad personal, la voluntad propia o el poder humano (Hechos 3.12).

Pedro reconoció que este milagro fue posible por una fe cuya fuente está más allá del alcance humano. Esta fe sobrenatural puede y debe encontrar cooperación humana, puede y se debe canalizar a través del hombre, pero por sobre todo, la fe «es por Él».

PABLO Y EL HOMBRE EN LISTRA

Abramos la Biblia en Hechos 14:1–18 y examine este pasaje para responder a las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo testificó el Señor de la palabra de su gracia?………. Por medio del milagro al hombre cojo (Señales y prodigios). 2. ¿Cuánto tiempo había estado el cojo en Listra en esa condición?……… Desde el vientre de su madre. 3. ¿Qué le ordenó Pablo hacer al hombre?…………. Que se levantara y anduviera sobre sus pies. 4. ¿Cuál fue la respuesta del cojo?……………………. Se puso de pie y anduvo. 5. ¿Qué es lo que Pablo vio en el hombre?……………… Pablo vio la fe que tenía este hombre en Cristo.

Puesto que la costumbre de Pablo al entrar a una nueva ciudad era hablar primero a la comunidad judía, algunos asumieron que el cojo era judío. Esto no se puede saber con certeza, pero lo más probable es que él escuchó la «palabra de gracia» por vez primera. El cojo empieza a creer a medida que Pablo predica acerca de lo que Jesucristo, su muerte y resurrección significan para todos.

Acerca Ricardo Ulloa Vargas

También Revise

Estudios Biblicos - ¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad?

Discipulado Nº 51. Un solo talento

Estudios Biblicos.. No escondamos el talento que nos dio el Señor, aunque nos parezca que es insignificante, pongámoslo a producir. El talento que nos dio el..

6 comentarios

  1. Excelente trabajo, me ha servido de mucha ayuda, Dios le siga Bendiciendo y llenando cada día más de
    Sabiduría y conocimientos…..

  2. Gracias por este estudio. Realmente me ayuda a aumentar mi fe en Dios pues como esta escrito la fe viene por oir la palabra de de Dios, pero en este caso la estoy leyendo y equivale a oir.

  3. Gracias por el estudio bíblico es de gran edificacion muchas bendiciones.

  4. Es un estudio biblico muy claro de entender y muy provechoso para aplicar en nuestras vidas diarias.
    Agradezco a Dios y los que han sido puente en este estudio. Bendiciones.

  5. ruth bastos valerio

    me edifico mucho esta enseñanza ha sido de bendicion para mi

  6. Ha sido de mucha bendicion, por favor sigan adelante subiendo enseñanzas como este. Dios les bendiga mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *