Inicio / Estudios Biblicos / Fe poderosa – Estudio Bíblico

Fe poderosa – Estudio Bíblico

• Las enseñanzas de fe de la Nueva Era lo llevan al camino de satisfacer la voluntad propia. La fe bíblica lo lleva por el camino de satisfacer la voluntad de Dios.

• Las enseñanzas de fe de la Nueva Era hacen que la propia voluntad sea importante. Las enseñanzas de la fe bíblica ubican a Dios como ser únicamente importante.

• Las enseñanzas de fe de la Nueva Era implementan tácticas de negación, rechazando el reconocimiento de la realidad de la maldad personal y sobrenatural. Las enseñanzas de la fe bíblica reconocen la realidad y triunfo sobre la tragedia

Anuncios

La negación está basada en el temor, pero la fe nunca teme la realidad. Algunos quieren creer en la sanidad porque le tienen miedo a la enfermedad. Pero la fe bíblica lucha por la sanidad porque Dios la ha prometido («Yo soy Jehová tu sanador» Éxodo 15.26), y no porque tememos las complicaciones o consecuencias de la aflicción o de la muerte.

Con esto no queremos sugerir que un cristiano no teme, ya sea al dolor, la enfermedad, la pobreza o incluso al enemigo. Los creyentes fieles y sinceros tienen estos sentimientos, pero algunos adoptan el arte de la negación y no admiten el temor, como si su negación fuera «fe». La fe genuina se centra en el Señor y en su Palabra. Se basa en Él (la Verdad) y en su Palabra que es verdad (Juan 14.6; 17.7) En vez de vivir en un mundo de negación religiosa o filosófica, el cristiano armado con el entendimiento verdadero de la fe rechazará ser conmovido o tomar decisiones basado en el temor. Ese «entendimiento verdadero» es (1) el Señor está contigo, (2) su Palabra es verdad, y (3) nunca Él le fallará ni a usted ni a su Palabra. ¿Lo cree?

Lección 4 – La fe y la sanidad

LA PROVISIÓN DE SANIDAD

Anuncios

El profeta Isaías describe al Señor Jesús como el Siervo sufrido. En Isaías 53 se ilustra gráficamente el sufrimiento de nuestro Señor en la cruz. Estudiemos Isaías 53.1–12, formulando las preguntas que se encuentran a continuación a medida que vamos leyendo el pasaje:

1. ¿Cómo se describe la aparición del Señor en el versículo 2? Como un renuevo, raíz de tierra seca, sin atractivo físico. 2. ¿Qué lleva y qué experimenta, según el versículo 3? Lleva nuestros dolores y experimenta el quebranto y menosprecio. 3. Según el versículo 4, ¿cómo fue estimado el Señor? Fue estimado como un villano, fue azotado, herido de Dios y abatido. 4. Según el versículo 4 ¿qué llevó el Señor? Llevó nuestras enfermedades. 5. Según el versículo 5, ¿por qué fue herido? Fue herido por nuestras rebeliones. 6. Según el versículo 5, ¿para qué fue molido el Señor? Fue molido por nuestros pecados para librarnos de ellos y su castigo. 7. Según el versículo 5, ¿qué consiguió su llaga? Consiguió nuestras sanidad ya que por su llaga fuimos nosotros curados. 8. Según el versículo 6, ¿qué hizo el Señor con el pecado de todos nosotros? Cargo nuestros pecados en la cruz. 9. Según el versículo 7, ¿cuál es la respuesta del Cordero en su sufrimiento? Enmudeció y no abrió su boca. 10. Según el versículo 8, ¿por qué fue herido? Por nuestra rebelión (Pueblo = Mundo). 11. Según el versículo 10, ¿qué expresión parece hacer referencia a la resurrección del Señor? La expresión que dice “verá linaje, vivirá por largos días”. 12. Según el versículo 11, ¿cómo justificará a muchos el Siervo justo? Por su conocimiento y porque llevaría las iniquidades de ellos. 13. Según el versículo 12, ¿cuáles son las cuatro cosas que el Siervo hizo por la humanidad? 1° Derramó su vida hasta la muerte, 2° Fue contado con los pecadores, 3° Llevó nuestros pecados y 4° Oró por los transgresores.

Isaías 53.4, quebrantos, dolencia, ansiedad, calamidad: aflicción, enfermedad, quebranto. Esta palabra se utiliza para referirse a la enfermedad física. Dolores, esta palabra a menudo se traduce, «dolor», «quebranto», y parece que se refiere al dolor emocional, mientras que la palabra que antecede parece indicar dolor físico.

Isaías 53 enseña con claridad que la sanidad corporal está incluida en la obra expiatoria, el sufrimiento y la cruz de Cristo. Las palabras hebreas para «dolores» y «enfermedades» (v. 4) se refieren específicamente a la aflicción física. Esto se verifica en el hecho de que Mateo 8.17 dice que este texto de Isaías se cumple a carta cabal en los actos de sanidad que efectuó Jesús.

Además, está claro que las palabras «llevó» y «sufrió» se refieren a la obra expiatoria de Jesús, porque son las mismas que se utilizan para describir a Cristo cargado con nuestros pecados (véase el v. 11 y 1 Pedro 2.24). Estos textos vinculan inequívocamente la base de la provisión, tanto de nuestra salvación como de nuestra sanidad, con la obra expiatoria del Calvario. Sin embargo, ninguna de estas cosas se recibe automáticamente, porque ambas deben alcanzarse por la fe. La obra de Cristo en la cruz las pone a nuestra disposición, y las recibimos, según sea nuestra elección, mediante un acto sencillo de fe.

Anuncios

EL SUFRIMIENTO DEL SIERVO

Jesús entendió su misión y obra como el cumplimiento del sufrimiento del siervo anunciado en Isaías.

La profecía El cumplimiento Será exaltado (52.13). Será desfigurado por el sufrimiento (52.14; 53.2). Expiará con su sangre (52.15). Será rechazado abiertamente (53.1, 3). Sufrirá nuestros pecados y dolores (53.4, 5). Será nuestro sustituto (53.6, 8). Aceptará voluntariamente nuestra culpa y castigo (53.7, 8). Será sepultado en la tumba de un hombre rico (53.9). Salvará a quienes crean en El (53.10, 11). Morirá en lugar de los transgresores (53.12) Filipenses 2.9 Marcos 15.17, 19 1 Pedro 1.2 Juan 12.37, 38 Romanos 4.25; 1 Pedro 2.24, 25 2 Corintios 5.21 Juan 10.11; 19.30 Juan 19.38–42 Juan 3.16; Hechos 16.31 Marcos 15.27, 28; Lucas 22.37

La provisión amorosa de Dios para sanidad está enraizada en la obra propiciatoria de su Hijo sobre la cruz, en el poder de Dios por medio del ministerio del Espíritu Santo y en el carácter de Dios, quien está comprometido a buscar la sanidad completa del ser humano. Mirándolo desde otro punto de vista, Dios en su naturaleza es un Dios de sanidad. En cuanto al poder, no hay nada imposible para Dios. En lo legal, la obra de Cristo en la cruz abrió la puerta para que el Dios Santo opere su misericordia sanadora en personas que de otra manera estarían descalificadas para recibir su toque sanador.

Cada promesa tiene una condición. Estudiemos los siguientes versículos y tome nota de la promesa de sanidad y de la condición que se debe satisfacer para que la promesa de sanidad se cumpla.

1. Isaías 58.8 Promesa: Condición:

2. Éxodo 23.25 Promesa: Condición:

3. Deuteronomio 7.15 Promesa: Condición:

4. Santiago 5.14, 15 Promesa: Condición:

ENTRE BASTIDORES

Uno de los textos bíblicos en que se basa la oposición a los actos milagrosos de Dios en la actualidad se encuentra en 1 Corintios 13.10. Queriendo glorificar la importancia de las Escrituras, el ingenio humano ha propuesto que «lo perfecto» es la Biblia, y como ya está completa, todos los milagros y señales que sostiene el Nuevo Testamento «se acabaron» y ya no ocurren más. La Palabra de Dios revela algo muy diferente: «Lo perfecto» se refiere al cumplimiento de los propósitos de Dios a partir de la venida del Señor Jesucristo (Romanos 8.18, 19). O sea, cuando se cumpla la voluntad más perfecta de Dios para con nosotros. Y debe corresponder al estado eterno, porque allá en la Gloria veremos a Dios cara a cara. La opinión humana es la única razón para presumir que este pasaje se refiere a la conclusión del canon de las Escrituras. Aunque la Palabra inspirada de Dios se completó al fin del primer siglo, su conclusión no marcó el fin de la continuidad del funcionamiento de los poderes que ella misma describe. Tampoco indicó el fin de la necesidad humana de compasión y sanidad. Al contrario, la Palabra nos instruye a aceptar los dones y el ministerio del Espíritu Santo en nuestras vidas, completando nuestra suficiencia para el ministerio a un mundo necesitado, por medio de la Palabra poderosa de nuestro Señor y Dios.

Lección 5 – La fe y los milagros

Jesús dijo: «Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán» (Marcos 16.17, 18). Juan registra que la promesa de continuar el ministerio de los milagros a través de los discípulos les fue dada la noche en que Jesús fue traicionado: «De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre» (Juan 14.12). En ambos casos la continuidad de los milagros se basa en la condición de la fe. En este capítulo revisaremos once milagros en el ministerio del Señor Jesús. En cada uno encontrará una mención específica de la fe, el acto de creer o una exhortación a creer. Antes de comenzar este estudio, veamos tres observaciones que pueden sernos útiles.

Primera: Los milagros han sido parte integral de cada era de la revelación de Dios a su pueblo. En todas partes las Escrituras sirven de guardianes de la historia; por ejemplo, los antiguos reinos de Judá e Israel, los reinados de los profetas y de los jueces, el período del exilio, y el regreso de Israel para reconstruir las paredes y el templo de Jerusalén; todas están entrelazadas con algunas expresiones de lo milagroso.

La era de los patriarcas, el relato del liderazgo de Moisés y la historia de Josué al poseer la tierra prometida están repletos de relatos de milagros físicos, visitaciones espirituales, señales, prodigios y milagros de todo tipo. En realidad Aquel «en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación» (Santiago 1.17) parece estar sumamente interesado en mostrar su poder a favor de los que creen. Revisemos 2 Crónicas 16.9, y no lo olvidemos.

Acerca Ricardo Ulloa Vargas

Revise también

Mensajes Cristianos.. Discipulado Nº 6. Tiempo de siega

Discipulado Nº 6. Tiempo de siega

Mensajes Cristianos... Estamos viviendo los últimos tiempos y es por eso la urgencia que Dios nos pone a todos para que prediquemos la palabra a tiempo y fuera de tiempo..

6 comentarios

  1. Excelente trabajo, me ha servido de mucha ayuda, Dios le siga Bendiciendo y llenando cada día más de
    Sabiduría y conocimientos…..

  2. Gracias por este estudio. Realmente me ayuda a aumentar mi fe en Dios pues como esta escrito la fe viene por oir la palabra de de Dios, pero en este caso la estoy leyendo y equivale a oir.

  3. Gracias por el estudio bíblico es de gran edificacion muchas bendiciones.

  4. Es un estudio biblico muy claro de entender y muy provechoso para aplicar en nuestras vidas diarias.
    Agradezco a Dios y los que han sido puente en este estudio. Bendiciones.

  5. ruth bastos valerio

    me edifico mucho esta enseñanza ha sido de bendicion para mi

  6. Ha sido de mucha bendicion, por favor sigan adelante subiendo enseñanzas como este. Dios les bendiga mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *