Inicio / Estudios Biblicos / El propósito de Dios para la familia – Parte 4

El propósito de Dios para la familia – Parte 4

Estudios Biblicos

Los fundamentos bíblicos del matrimonio

Textos: Génesis 1:27-28; 2:18-15; Mateo 19:3-6

Objetivos generales:

Compartir con la iglesia, las bases divinas sobre las que Dios creó el matrimonio

Contribuir a la formación, en la vida de nuestras familias, de la convicción de que el matrimonio es idea, y creación de Dios.

De esta manera, inspirar a cada una de nuestras familias, a someterse a los principios de vida que Dios ha establecido como fundamento del matrimonio.

Introducción:

La esencia de cada individuo es lo que su hogar es o fue, y la esencia del hogar es el matrimonio que lo constituye. La esencia y base vital de la familia es el matrimonio que la forma.

No existe relación en la experiencia humana, que más determinante impacte el desarrollo y funcionamiento del ser humano en este mundo que la relación con los padres y con el cónyuge. Por lo que, no hay institución más estratégica para que Dios se glorifique, o para que el diablo se salga con la suya que el matrimonio.

Necesitamos regresar a la palabra, al manual del fabricante, para conocer los fundamentos y echar mano de los recursos provistos por Dios, para que el matrimonio sea lo Dios quiere que sea.

Primer fundamento: El matrimonio es idea, diseño y creación de Dios y no del (Génesis 2:18,22; Mateo 19:4)

1.1. Antes que el Estado, la Escuela, que la Iglesia, Dios creó el matrimonio como la esencia de la familia para que ésta fuera la piedra angular de la sociedad humana.

1.2. Lo anterior establece de una manera definitiva el hecho de que, al no ser el matrimonio idea del hombre, jamás pasará de moda y seguirá siendo la esencia de la familia, hasta que Dios le ponga punto final a este orden presente.

Segundo fundamento: Dios creó el matrimonio sobre el principal de la independencia emocional, espiritual y económica. (Génesis 2:24 y Mateo 19:5)

2.1. El matrimonio funcionará saludablemente y de acuerdo a la justicia de Dios, cuando sus dos integrantes obedezcan el mandamiento y asuma la responsabilidad de independizarse del núcleo familiar, a fin de fundar un nuevo núcleo.

2.2. El mandato se le da al hombre, porque el varón es cabeza en la relación, y por lo tanto, primer responsable de este asunto. Pero el mandamiento es para los dos, los dos deben asumir la responsabilidad.

Tercer fundamento: El principio de la unión mística (Génesis 2:24; y Mateo 19:5 “…Y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne“)

3.1. Esto implica una unión o integración espiritual y emocional. En el momento en que un hombre y una mujer se unen en matrimonio, Dios lo hace una sola carne, así los considera y así los declara.

3.2. Este milagro de Dios, trae sobre la pareja la segunda implicación. La implicación de la comunicación. Al declararlos Dios “una sola carne” Dios esta poniendo sobre la pareja, la responsabilidad de comunicarse. La unión es un hecho desde la perspectiva de Dios, pero al mismo tiempo es un proyecto emocionante de crecimiento por medio de la comunicación.

Cuarto fundamento: El matrimonio es para toda la vida. (Mateo 19:6) “…por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre

4.1. El divorcio no es parte del plan original de Dios. Dios diseñó el matrimonio, para que fuera una experiencia hermosa de crecimiento de toda la vida. Esta es la justicia de Dios y esta es voluntad perfecta.

4.2. El divorcio fue idea del hombre y entró en la experiencia del matrimonio por causa de la dureza del corazón humano, pero jamás como una solución.

Quinto fundamento: La mutua fidelidad y consagración sexual del uno para con el otro. (Mateo 19:9 y Hebreos 13:4)

5.1. Definitivamente, el matrimonio se fundamenta sobre la fidelidad sexual de ambos componentes. El matrimonio, desde la perspectiva de Dios es un pacto de lealtad sexual mutua.

5.2. De acuerdo con lo que el Señor Jesús dice en Mateo 19:9, la infidelidad sexual destruye la esencia del matrimonio.

Sexto fundamento: El matrimonio solo puede existir entre un hombre y una mujer. (Génesis 1:27)

6.1. El auto llamado tercer sexo no es creación de Dios, Dios solo creó al hombre, hombre y a la mujer, mujer. El tercer sexo no existe. El homosexualismo es una perversión humana del don divino de la sexualidad. La homosexualidad es rebelión contra Dios.

6.2. Por lo tanto, dos hombres homosexuales o dos mujeres lesbianas, no pueden constituir un matrimonio delante de Dios. Dios solo constituyó el matrimonio entre un hombre y una mujer.

© Juan Carlos Jimenez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca la grancomicion

sin entradas

Revise también

Predicas Cristianas - Mujer, el secreto de Dios

La Mujer

Estudios Biblicos... Jehová Dios procedió a construir de la costilla que había tomado del hombre una mujer, y a traerla al hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *