Inicio / Estudios Biblicos / Inferencia Necesaria

Inferencia Necesaria

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

INTRODUCCIÓN

Inferencia necesaria es la conclusión inevitable que se obtiene de analizar la evidencia Escritural respecto a una verdad bíblica, la cual no se presenta de forma explícita sino implícita.

La Palabra de Dios tiene dos formas principales de enseñar de las que se derivan otras. Una es la enseñanza explícita, es decir, la enseñanza clara y sin mayores problemas. Un ejemplo de la enseñanza explícita podría ser un mandamiento directo, tal como: “Ama a tu prójimo”. Una enseñanza implícita sería cuando tenemos que leer entre líneas, es decir, interpretar lo que no se dice abiertamente. La escritura es abundante en este tipo de enseñanza, razón por la cual debemos saber interpretar adecuadamente las enseñanzas implícitas. Para este efecto nos valemos de la “inferencia necesaria” también llamada “conclusión forzosa”. La inferencia necesaria fue usada incluso por nuestro Salvador como veremos más delante.

Una vez escuche una adivinanza que decía: ¿Quién fue el hombre que mató a un cuarto de la población mundial? Las respuestas fueron variadas. Algunos dijeron: ¡Hitler! ¡Napoleón! etc. La respuesta fue ¡Caín! Esta respuesta aunque divertida es equivocada. Había más de 4 personas cuando Caín mató a su hermano Abel. ¿Cómo lo podemos saber?

Por medio de la Palabra de Dios. Las Escrituras nos muestran que Caín tenía miedo que lo mataran como el mató a su hermano. Adán y Eva no lo matarían por ser hijo de ellos, es poco probable que ese fuera el caso. Él temía a otros habitantes del mundo.

“…Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado. He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará…” Génesis 4:13-14

En el siguiente pasaje nos damos cuenta que para ese entonces ya había más habitantes en el mundo pues Caín halla esposa en la tierra de Nod, más aún nos damos cuenta que había mucha gente. Había tanta gente que fue capaz de fundar una ciudad.

“…Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén. Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc; y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Enoc…” Génesis 4:16-17

Esto es lo que llamamos inferencia necesaria o conclusión inevitable, porque los pasajes en cuestión nos hacen llegar de manera inevitable a esta conclusión.

El Salvador mismo uso la inferencia necesaria en el siguiente pasaje de una forma irrefutable, en cambio los saduceos trataron de demostrar equivocadamente que no había resurrección mediante la inferencia necesaria.

“…Aquel día vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron, diciendo: Maestro, Moisés dijo: Si alguno muriere sin hijos, su hermano se casará con su mujer, y levantará descendencia a su hermano. Hubo, pues, entre nosotros siete hermanos; el primero se casó, y murió; y no teniendo descendencia, dejó su mujer a su hermano. De la misma manera también el segundo, y el tercero, hasta el séptimo. Y después de todos murió también la mujer. En la resurrección, pues, ¿de cuál de los siete será ella mujer, ya que todos la tuvieron? Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo. Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos…” (Mateo 22:23-32)

El Señor dijo Yo soy el Dios de Abraham, no dijo Yo fui, porque aunque su cuerpo este en el sepulcro ellos viven.

También Pablo usó la inferencia necesaria para deducir que el hombre gentil es justificado por la fe y no por la circuncisión.

“…Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado. ¿Es, pues, esta bienaventuranza solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia. ¿Cómo, pues, le fue contada? ¿Estando en la circuncisión, o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión. Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia; y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado…” (Romanos 4:8-12)

Inferencia necesaria para desechar el bautismo infantil. Si los requisitos marcados por la Escritura para ser bautizados son creer y arrepentirse se concluye forzosamente que un bebe no es candidato para el bautismo. Si a esto añadimos que la palabra bautismo en griego quiere decir “inmersión” la inferencia es rotunda.

Acerca Pablo Ortega

Revise también

Predicas Cristianas - Dadme un hombre

Portaos varonilmente

Estudios Biblicos - Tu iglesia te necesita. Ya basta de hombres que no quieran estar al frente de la iglesia. El enemigo nos está ganando. El reto es Portaos varonilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *