Inferencia Necesaria

“…Y les dijo: Id por todo el mundo; y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado…” Marcos 16:15-16

“…Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesús, el Cristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo…” Hechos 2:38

Temas aparentemente ausentes en la Escritura son resueltos precisamente por el principio de inferencia necesaria. Hay quienes para justificarse preguntan: ¿Dónde prohíbe la Biblia fumar marihuana? La Biblia responde de manera implícita con algunos pasajes.

“..¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es…” (1 Corintios 3:16-17)

Sin embargo, si se quiere una refutación explicita veamos el siguiente pasaje donde aparece la palabra hechicerías que en griego es “φαρμακεια” de donde procede la palabra “farmco”, es decir droga.

“…Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, (en griego φαρμακεια) enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios…” (Gálatas 5:19-21)

Alguna vez alguien le ha dicho a usted que en la época de los patriarcas el tiempo no se contaba igual y por lo tanto los patriarcas eran tan viejos como nosotros suponemos. Pues el principio de inferencia necesaria nos saca de dudas en este aparente difícil tema.

En el siguiente pasaje aprendemos que el mes en tiempos de Noé tenía al menos 27 días.

“…Y en el mes segundo, á los veintisiete días del mes, se secó la tierra…” (Génesis 8:14)

Y en el siguiente texto aprendemos que el año tenía doce meses. Partiendo del mes décimo + 40 días completamos los días de un mes y nos pasamos hasta el mes 12. Si a esto le añadimos los dos períodos de 7 días en que Noé envió a la paloma, estaremos bien entrados en el mes 12. ¡Tal como nuestros actuales años!

“…Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo: en el décimo, al primero del mes, se descubrieron las cimas de los montes. Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo; en el décimo, al primero del mes, se descubrieron las cimas de los montes. 6 Sucedió que al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había hecho, 7 y envió un cuervo, el cual salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra. 8 Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra. 9 Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca. 10 Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca. 11 Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra. 12 Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió ya más a él…” (Génesis 8:5-12)

Mes décimo + 40 días, nos brincamos hasta el mes 12 y pasamos hasta el día 10 del mes 12 si a esto añadimos las dos semanas; semanas que Noé envió a la paloma sin resultado esto nos da el día 24 del mes 12. Así que como pueden ver los años de los patriarcas eran de 12 meses y aproximadamente de la misma duración que los actuales.

La palabra “khodesh”, mes en hebreo significa luna nueva esto quiere decir que los meses en el Antiguo Testamento eran meses lunares. Por tanto la vida de los patriarcas si fue muy larga puesto que el año de ellos equivalía a nuestros años solares.

Un mes sinódico o lunación es el tiempo que tarda la Luna en completar una serie total de sus fases, por ejemplo, desde una Luna nueva hasta la siguiente. Dura 29,5306 días. Un año lunar son doce meses sinódicos, es decir 354 días.

CONCLUSIÓN

La inferencia necesaria es un principio bíblico fundamental en la interpretación de la Palabra de Dios. De hecho la interpretación de parábolas, alegorías y en general todo lenguaje figurado requiere el uso de este principio bíblico. No obstante debe ser usado con cautela. No todo lo que parece ser inferencia necesaria lo es.

© Pablo Ortega. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Bíblicos

Acerca Pablo Ortega

Pablo Ortega

También Revise

Predicas Cristianas - Cristianos Tibios - Laodicea

Mensaje a la iglesia en Laodicea

Estudios Bíblicos .. Laodicea presenta un problema especial: La autosuficiencia les había llevado hasta el punto de no comprender su pobreza, ceguera y desnudes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.