Inicio / Estudios Biblicos / El amor es mejor que los sacrificios

El amor es mejor que los sacrificios

Estudios Biblicos

EL AMOR ES MEJOR QUE LOS SACRIFICIOS.

Nunca nos imaginamos el impacto que puede tener la palabra profética cuando la pronunciamos y procuramos con todas nuestras fuerzas obedecerla para vivir la vida que Dios quiere que vivamos.

Estoy, como siempre, impresionada, por el tono y el color que va tomando la palabra cada mes. Hemos visto hasta ahora solamente una parte del nuevo camino que Dios ha trazado para nosotros, para que transitemos en él en este año.

Hemos comenzado a ver milagros en medio de los cultos; pero ese no el propósito final de Dios para nuestra iglesia y nuestras vidas. Los dones espirituales han comenzado a verse en acción; pero esto no es para conformarse. Dios tiene algo mejor para nosotros; El nos quiere mostrar un camino mas excelente y es el del Amor.

El amor es lo mas valioso e importante que Dios nos ha regalado y sin él, TODO lo que pensemos, digamos, sintamos o hagamos, sin amor, NADA SOMOS.

Sin amor lo más valioso del hombre se reduce a nada; sus más grandes logros se convierten en cero. Podemos mirarlo de esta manera. Puedes escribir una lista de ceros.

El primer cero representa la Sabiduría; el segundo la ciencia; el tercero el discernimiento de espíritus, el cuarto la profecía; el quinto el hablar en lenguas; el sexto la interpretación de lenguas; el séptimo la fe; el octavo los milagros y el noveno las sanidades; todos estos ceros siguen sin ser nada más que ceros. No equivalen a nada.

Pero si colocas un número uno a la izquierda de esa fila de ceros, entonces cada uno de los ceros adquiere un valor. El amor es el elemento que necesita ser añadido a cada uno de los dones del Espíritu. Sin el amor, un don resulta inútil, no tiene ningún valor. Tener dones y no tener amor es no tener nada.

EL AMOR MEJOR QUE LOS SACRIFICIOS.

1 Corintios 13:3

Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve”.

En este versículo que acabamos de leer seguimos encontrando que existen cosas que nosotros creemos y aseguramos que es lo mas grande que podemos hacer; sin embargo, Pablo nos vuelve a enseñar que el requisito más importante es el amor.

SACRIFICIO DE MIS FINANZAS.

Y si repartiese (psomiso) toda mi hacienda para dar de comer a pobres” (vers. 3ª RVA).

Mientras Pablo continúa con sus palabras sobre la abnegación sin el amor acompañado, señala que “aunque concedo todos mis bienes para alimentar a los pobres ” es algo que otros pueden considerar notable.  En griego, el término “otorgar … para alimentar a los pobres ” es una palabra griega, psomiso . Indica “repartir” o “dar por boca”. El uso de esta palabra es para mostrar que si alguien tomara cada pedazo de su existencia y lo repartiera como una forma de obtener el favor de Dios, o al ser elevado a los ojos de los hombres, en realidad no significa nada sin amor.

En esto, podemos pensar en personas que viven como monjes que no poseen nada y actúan piadosamente. A medida que lo reciben, se lo entregan a otros. En la superficie, esto puede parecer noble y digno de elogio, pero esta es una existencia sin valor que termina en insignificancia a menos que se haga con amor. Si Dios no está en sus corazones y si no hay un verdadero sentido de amor en sus obras, simplemente están desperdiciando sus vidas.

y no tengo caridad (agape – amor), de nada me sirve” (vers. 3c). Pero Pablo dice que hasta un gran sacrificio, si carece de amor, no beneficia nada a la persona. Es decir, Dios no recompensará a los que hacen un sacrificio si lo hacen sin amor.

Esto ha de ser una advertencia para aquéllos que esperan comprarse un puesto en el cielo simplemente porque dan al necesitado. Ese tipo de caridad, basada en razones egoístas en vez de amor, no traerá ningún beneficio.

Podemos llegar a creer que siendo benevolentes con los pobres nos ganaremos el cielo. ¿Qué puede ser más sublime que entregar todos nuestros bienes para dar de comer a los pobres? Sin embargo, Pablo no sólo da a entender en este versículo que es posible hacer algo como eso sin estar movidos por el resorte del verdadero amor, sino también que la benevolencia hecha por otro motivo que el amor no sirve de nada.

La Benevolencia es una cualidad del ser humano con la que demuestra en sociedad que es bueno con los que convives. Según su etimología, Benevolencia se compone de los términos “Bene” significa “Bueno” y “Voló” quiere decir “Querer”.

Es decir que una persona que es Benevolente quiere ser buena con los demás. Sus sentimientos, dictan que las acciones que tiene que tomar deben beneficiar a los demás, incluso si su bienestar se ve comprometido. Pero se puede ser benevolente sin tener amor, sólo dar de comer a los pobres y ayudar al necesitado por calmar la conciencia, a tal vez para inflar el ego o creer como muchos que hacer esto te acerca mas al cielo, es decir, que ayudando al necesitado vas al cielo.

Hay tantas ideas erróneas en las iglesias evangélicas de hoy en día, que me asusta; por eso me he convertido en “ratón de biblioteca” estudiando la Palabra de Dios para aprender el consejo oportuno de Dios para nuestras vidas HOY.

Hace unos cuantos años atrás, estábamos recién llegados a la iglesia Nueva Vida y habrían unos 50 hermanos que asistían a la iglesia. La verdad es que era otra época, la gente tenía trabajo y no pasaban por tantas necesidades, pero llego a la iglesia una familia rumana muy humilde y comentó que estaba pasando por necesidad.

Entre las mujeres recogimos comida y le hicimos una cesta grande de comida; la hermana que había encargado para preparar la cesta, cuando la tuvo lista me dijo algo que me dejó “Patitiesa”, me dijo: “Vamos a entregar esta cesta el día domingo y pasamos a la hermana necesitada al frente y a todas las que hemos ayudado pasamos también para que toda la iglesia vea la buena labor que estamos haciendo” Le contesté ¡NO!, eso no lo podemos hacer, la Biblia dice que no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, no tenemos por qué ufanarnos de esta buena labor que hemos hecho, ni tampoco avergonzar a la hermana pasándola adelante; el Señor se encargará de recompensarnos, pero que no lo hacemos por recibir nada a cambio. Comprendí que había en esa hermana deseos de figurar, de que le vieran como una persona buena, generosa y benevolente.

NO SOMOS FILÁNTROPOS.

Creo que en esta oportunidad, el Señor quiere que aprendamos que no somos filántropos, ¿Qué es esto, que significa? Etimológicamente, la palabra deriva del griego “phílos” y “ánthropos”, que se traducen como “amor” (o “amante de”, “amigo de”) y “hombre”, respectivamente, por lo que filantropía significa “amor a la humanidad”.

Normalmente cuando hacemos un viaje misionero a África, Cuba o Venezuela procuramos que la iglesia pueda apoyarnos con sus aportaciones económicas o trayendo útiles escolares, ropa o calzados; así como también procuramos que profesionales en la medicina, hagan trabajo voluntario y nos ayuden para mejorar las vidas de los necesitados.

Estos son trabajos de filantropía, pero quiero decirte que éste no es el fin por el cuál nosotros trabajamos, nos desgatamos, repartimos y ayudamos. Lo hacemos porque les amamos y queremos que vean en nuestros actos, el amor de Dios sobre ellos. Nuestro deseo primordial es que sean salvos viendo el amor en acción. Tomas suele decir que el no quiere ver que los africanos saciados de comida en el infierno.

Necesitamos comprender que Dios no nos llamó a ser Filántropos; sino a demostrar en amor del Señor con hechos.

Los supuestos actos de caridad más grandes son completamente inútiles a menos que estén motivados por el amor. Sin amor, es un esfuerzo desperdiciado.

Oración:

“Mi Señor, ¿qué es lo que te agrada? ¿Dinero? ¿Debo dar dinero a los pobres para comprar Tu amor? ¿Sería agradable si pasara todo el día, día y noche, sentado en un banco repartiendo comida para que otros vieran mi bondad? ¿Estas cosas me comprarían el acceso a tu hogar eterno?

Señor, sé que ninguno de estos me hará una pizca de bien a menos que estén acompañados con un sincero amor por ti. Deja que mis obras sean obras de fe, no para que otros te vean, sino para que te regocijes. Sé complacido con mi corazón, amor y acciones como yo lo hago por ti. Amén”.

© Moreiba Cabrera. Todos los derechos reservados. 

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca Moreiba Cabrera

Bendiciones a todos. Soy Moreiba Cabrera, pastora de la iglesia Nueva Vida de Madrid.

Revise también

Estudios Biblicos.. La piedad es compasion

Un hombre ejemplar

Estudios Biblicos. ¿Qué concepto tenía Dios de Job? Lo más importante es el Concepto de Dios. No el concepto de la sociedad o de sus amigos. El concepto de Dios

2 comentarios

  1. Dios le bendiga excelente tema estoy agradecido por esta pagina que es de mucha ayuda para nosotros gracias y sigan siendo canal de bendicion para muchas personas

  2. Dios mismo entrego su hijo por amor y no por vanagloria aunque el esta en la capacidad y todo derecho de vanagloriarse pues es el gran yo soy, rey de reyes y señor de señores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *