El amor es sufrido

El sufrimiento PRODUCE SEGURIDAD DE que Dios nos ama.

Todo padre entiende que los castigos impuestos a los hijos son para su propio bien.

Hebreos 12:6-7. “Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?

El sufrimiento PRODUCE QUE A TRAVÉS DE ÉL Dios conquista nuestro orgullo.

Él trata de moldear en nosotros un carácter a la imagen del de Jesús y es el orgullo lo que normalmente cuesta más trabajo doblegar. El sufrimiento es a veces la única opción que le dejamos a Dios. Pero él da mayor gracia. Por esto dice en:

Santiago 4:6-7 «Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes». Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros».

El sufrimiento PRODUCE EN NOSOTROS un recordatorio de nuestras debilidades y esto, irónicamente, nos hace fuertes.

Esto puede ser difícil de comprender para quien está acostumbrado a ver sólo lo terrenal, pero debemos recordar que los caminos de Dios son distintos. Jesús no llegó a salvar con espadas de hierro, sino con humildad, actitud de servicio y sacrificio.

2 Corintios 12:7-10. “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltara, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí. Y me ha dicho: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en insultos, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte«.

El sufrimiento PRODUCE purificación DE nuestra fe.

Así como el fuego ayuda a probar y a purificar los metales preciosos, el sufrimiento lo hace con la fe. ¿Qué tan fuerte es aquella fe que ha resistido los más duros embates, comparada con aquella que se derrumbó ante la primera prueba?

1 Pedro 1:6-7Por lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que, sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro (el cual, aunque perecedero, se prueba con fuego), sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”.

El sufrimiento PRODUCE UNA prueba de nuestra obra.

La obra que no permanece luego de cierto sufrimiento, muy probablemente está basada en fuerzas, emociones o valores humanos. Dichas obras tienen límites humanos y no pueden ser de utilidad para un plan que trasciende a lo eterno.

1 Corintios 3:13La obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, pues por el fuego será revelada. La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará”.

El sufrimiento PRODUCE QUE Dios escoga nuestras amistades.

Mucha gente se agolpa alrededor de la gente que prospera y tiene recursos para repartir, pero sólo los verdaderos amigos se mantienen cuando una desgracia sobreviene.

Proverbios 17:17. “En todo tiempo ama el amigo y es como un hermano en tiempo de angustia”.

El sufrimiento PRODUCE CAPACITACIÓN nos para consolar a otros.

Quienes han sobrellevado una fuerte crisis están mejor capacitados para comprender a quienes les toca pasar por una situación semejante.

2 Corintios 1:3-5. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. Así como abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación”.

Y hay más propósitos: Con el sufrimiento

  • Dios nos llama al auto examen (Apocalipsis 3:19).
  • Nos motiva a clamar a él (Salmos 9:12).
  • Nos da evidencia de la guerra espiritual (Efesios 6:11-12).
  • Nos ayuda a reevaluar prioridades (Salmos 107:17).
  • Nos llama a identificarnos con Cristo (Filipenses 3:10), etc.

Con tan larga lista, debemos dejar de ver al sufrimiento como una maldición y comenzar a verlo como una oportunidad, como algo que nos permita comprender la labor redentora de Jesús. Nótese que el sufrimiento no nos redime por si mismo, no caigamos en la trampa de sentir que merecemos algo después del mismo; sino que atrae nuestra atención hacia lo que verdaderamente vale. Así que (por extraño que parezca) demos gracias a Dios por el sufrimiento.

© Moreiba Cabrera. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca Moreiba Cabrera

Moreiba Cabrera, Misionera, Pastora principal de la iglesia Nueva Vida de Madrid. Directora de la extensión de Madrid del Centro de Estudios Superiores de Teología de Asambleas de Dios CSTAD.

También Revise

Bosquejos para Predicar - Como resistir a la tentación sexual

¿Cuanto Sabes de la Tentación? Parte 1

Estudios Biblicos... La tentación viene de nuestros malos deseos no de parte de Dios, empieza con malos pensamientos y se vuelve pecado cuando le damos lugar, y...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.