Inicio / Estudios Biblicos / Las bodas de Caná como ejemplo del matrimonio

Las bodas de Caná como ejemplo del matrimonio

Estudios Biblicos

Texto Biblico: Juan 2:1-12

Cuántos  matrimonios,  esposos  se  les ha  acabado  el  vino  del  amor;  cuántos matrimonios  hoy tienen las tinajas  de su corazón vacías; otros las tienen resecas; y peor aún, otros  al ver sus tinajas vacías del vino del amor, del vino del gozo, de la comprensión, del vino de la comunicación, donde ya no hay más ese vino, muchos  esposos se lastiman tanto,  se agreden tanto  verbalmente y a veces  hasta  físicamente,  que muchos se arrojan  las tinajas  el uno  al otro y las terminan quebrando.

La  solución  a  las  crisis  en  el  matrimonio  no  se  hallara  en  el  alcohol,  la solución  no  vendrá   del silencio  y  la  indiferencia.  Necesita  tocar  la  puerta correcta,  acercarse  a quien  realmente  puede ayudarlos.

Anuncios

La armonía  familiar  no es un  accidente  ni se consigue  por azares  del destino, es una  consecuencia del amor  pero  también de  la  presencia  divina.  Y es esta  presencia divina  la que puede  hacer  que  nuestras   relaciones  matrimoniales   sean   exitosas   frente   a cualquier crisis  en  la vida. Es Jesús en Caná  de Galilea  y precisamente en una boda  donde  nosotros   podemos  aprender  como  tener matrimonios  de  éxito  y relaciones  duraderas,

I. Tenemos un matrimonio de éxito cuando invitamos a Jesús

(vers. 2)  “Y fueron  también invitados  a las bodas Jesús . .. ” A los pocos días de que Jesús es anunciado por Juan el Bautista  (1:19-28)  y de llamar a sus discípulos (1:43-51). Se nos dice que se llevaron a cabo unas bodas en Caná de Galilea; en donde  fue invitada María  la madre  de Jesús y que al  parecer formaba parte  de la organización  de estas bodas  (vers. 3).  Pero  también  podemos ver que  el mismo  Señor Jesús junto con sus  discípulos fue  invitado  a participar  de  la felicidad  de  esta pareja.  

En muchas   ocasiones  podemos   pensar   que  el  Señor  Jesús  se  sustraía  de  las festividades de  su  cultura;  pero no  Él  estaba ahí con  un  propósito  que  iremos descubriendo.   Cuando pensamos   una   unión   matrimonial,  indudablemente debemos  pensar  en  los sentimientos  de felicidad que embargan a la pareja y la emoción de iniciar juntos  una nueva forma de vivir.  Cada  pareja  se une  con la firme  idea de compartir con la persona que aman,  todas las cosas.

¿Entonces?  Qué  ocurre  que  apaga  estas  expectativas?  ¿ Qué  fuerza  poderosa apaga el fuego  del amor  entre  dos personas que se aman,  como  el caso de la introducción? ¿Será cierto como dice una vieja canción: Que el  amor  acaba?

Anuncios

En una boda se piensa en  todo, el vestido,  el traje, el banquete,  la  ceremonia, los términos  legales, donde  vivir, los  muebles, el trabajo,  hasta  el número  de hijos que desean  tener  y mantener.  Sin embargo  en estos días hay parejas  que cuando piensan  en  matrimonio ya también piensan en cómo harán  si el  amor y la relación acaba.

Pero ¿será el matrimonio desechable? ¿Por qué no funcionan los matrimonios?  Se dice que  de 10  matrimonios dos se divorcian, y  esto va en aumento.  ¿Por  qué?  La respuesta  podemos verla en  la Palabra  de  Dios. Pues aunque  pensamos   en  todo  lo necesario  en  un  matrimonio;  nos  falta  lo  más importante, Jesús como  cimiento  de esta nueva familia.  

La  pareja  de Caná  de Galilea, sin saberlo  estaba incluyendo,  al  mismo Dios en  sus planes  de vida.  Al planear  una  boda  podemos  pensar  en una lista de  invitados;  tratar  de incluir a todos  aquellos   que   consideramos  importantes   (y  otros   no  tanto);   pero  no consideran  al Señor.

II. Tenemos un matrimonio de éxito cuando hacemos lo que Jesús dice

(verss. 5- 7) ” .. . Llenad  estas tinajas  de agua .. . ” Jesús  se encontraba departiendo  con los invitados  de  esta  boda  en  Caná;   cuando  de  pronto  sucede  que  el  vino  se termina  y la madre  de Jesús; María da aviso a Jesús buscando  ayuda en Él  (vers. 3). Pero una vez terminado el vino; el novio se halla en problemas. Pues el vino en los tiempos  antiguos  representaba  un elemento  importante  en  las festividades (no como lo es hoy); problemas  en las bodas de Caná.

Bueno todos los matrimonios  pasan por crisis;  sin excepción  alguna;  todos  las parejas   enfrentan  tiempos   difíciles;   algunas  los   superan;   pero   muchas   no; quedan a la mitad del  camino  y terminar separándose. ¿De qué  dependerá  esto? ¿Acaso  un  buen  consejero   matrimonial?    Puede  ser  de  un  buen  carácter?

Anuncios

Posiblemente;  ¿de  intereses  económicos?   Tal  vez!   Se  nos dice que  cuando Jesús decide  ayudar  en  esos momentos;  dice que  hay  unas  tinajas  de  piedra vacías que pueden usar. Cuando una tinaja  se deja de usar;  esta de reseca y agrieta;  de seguir así esta tinaja  puede   romperse   y  hacerse  inservible.

Los  matrimonios   que  se  van vaciando de amor hacia su pareja por diversas circunstancias; son como tinajas vacías; que se resecan y agrietan y que de no hacer algo puede llegar a romperse. María dice a los que sirven en l a boda: “Haced todo lo que os dijere” (vers.  5)  en esta expresión de María vemos un segundo secreto para tener un matrimonio de éxito:  Hacer TODO  lo  que Jesús dice que HAGAMOS.

No solo es invitar a que  Jesús bendiga  nuestro  matrimonio; sino ponerlo  por  centro  de  nuestra relación y someternos  a sus mandamientos; pues ellos nos liberarán  de fracaso. Jesús ve esas tinajas  vacías y ordena que las  llenen:  “Llenad esas  tinajas … ” (vers. 7). Cristo está  dando  una orden;  que llenen las tinajas  vacías.  Jesús dice a  los matrimonios   resecos   y  a  punto  de  desquebrajarse  a  que  llenen  sus   tinajas (relación) ¿llenar?  ¿de qué’)

Se llenan  las tinajas  cuando  se aprecia a la pareja.  Saber  valorar la persona del otro, sus cualidades,    sus    acciones   y   expresárselo    de   alguna   manera: verbalmente, por escrito o con la aprobación del propio rostro. Saber valorar es hacer crecer al otro, darle  importancia, indirectamente  afirmar:  “que  me complementas, te necesito,  ¿qué haría sin ti?” Saber valorar es animar al  otro y darle la ilusión para  que crezca  más y mejor

III. Tenemos  un  matrimonio  de  éxito  cuando  beneficiamos  a  los  demás

(vers. 10)  ” … más  tú has reservado  el buen  vino hasta  ahora“. Se nos  dice  que  el vino se había terminado; el novio se veía en problemas; el Señor hace  el milagro de transformar lo que  tienen  (agua) al ponerlo en tinajas  secas.  El  resultado  es vino dé una excelente  calidad,  mejor que el primero (vers. 10).

Podemos  ver que el Señor cuando  ve disposición y fe de nuestra parte trasforma el agua de nuestras tinajas en vino; en vino nuevo y de gran  calidad.  Él  puede  hacer que  el amor se renueve cada  día y en cada circunstancia y que este amor  sea mejor  cada vez. Vemos que este  milagro  del  agua en vino tiene hermosas  consecuencias  en los invitados  a  la  boda.  

Una   vez  convertido  el  vino   le  llevaron  la  prueba  al encargado  del banquete  (maestre  sala) (vers. 9) y esté llamando  aparte  el novio lo felicita y afirma:  “Todos sirven primero el mejor vino y cuando  los invitados ya han bebido  mucho,  entonces  sirve  en  el más barato;  pero  tú has  guardado  el mejor vino hasta  ahora“.

El  Señor  toma  el  amor   humano   natural   de  la  pareja,   que   es  bueno,  y   lo transforma  en un amor  sobrenatural,  lleno de la gracia  divina,  y hace  que  ese amor  humano,   que  sin  ayuda  puede extinguirse,   permanezca   dinámico,  se renueve  constantemente y se llene de vida.

Los milagros ocurren cuando  los esposos se entregan el  uno al otro.  Comparten lo que son y lo que tienen.  Si  el vino se hubiera quedado en las tinajas  se hubiera convertido  en  vinagre  amargo  y nadie hubiera paladeado  el mejor  vino.  De la misma manera,   el  amor  que no se comparte,  que no se  demuestra,  que no se vive, es un  amor  solitario,  amargo,  que no tiene el  buen  sabor  del vino  añejo, del amor  de todos los años.

Trata hoy de servir el mejor vino …  y encontrarás que siempre hay soluciones … descubrirás que el amor siempre es bien recibido y llena de paz  y satisfacción al amado y al que ama.

© Juan Carlos Jimenez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Estudios Biblicos

Acerca Juan Carlos Jimenez

Mi mayor deseo es predicar la sana doctrina, presentar a Jesucristo como único medio de salvación, nuestra doctrina es, Jesús Salva, Jesús Sana, Jesús Bautiza, Jesús viene pronto. no hay otro medio (Hech 4:12) . soy un siervo de Jesucristo, no me atribuyo nombres solo siervo de Jesucristo.

Revise también

Nuestra posición en Edén

Nuestra posición en Edén

Estudios Biblicos... Dios creo al hombre en la eternidad para un propósito eterno, lo primero que Dios creo fue el cielo, segundo la tierra y tercero al...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *