Inicio / Estudios Biblicos / Bendición y Maldición

Bendición y Maldición

BENDICIÓN Y MALDICIÓN:

EL PODER DE LA LENGUA

Proverbios 18:21 La muerte y la vida están en poder de la LENGUA, Y el que la ama comerá de sus frutos. La bendición y la maldición son el resultado de lo que dice nuestra lengua: hablamos bien (bendición, bien decir) o hablamos mal (maldición, mal decir). La Biblia enseña que la lengua tiene PODER y puede dar vida o muerte con las palabras. La BENDICIÓN es una oración a favor, mientras la MALDICIÓN es una oración en contra. La bendición es una acción benéfica, pero la maldición es una obra maléfica. Cuando alguien expresa rencor, ira, venganza, celos, burlas, desprecio… y maldice a alguien, está enviando sobre esa determinada persona exactamente lo que siente. Muchos se refieren a este fenómeno psíquico-espiritual como “mala onda, mala energía, mala suerte, maldad encarnada, espíritu malo, embrujo, encantamiento, maldición…” De la misma manera si se tiene sentimientos buenos y se declara palabras buenas, se estará enviando sólo cosas buenas hacia la persona, esto es: Bendición.

HAY ASESINOS EN LA IGLESIA DE JESUCRISTO

1º Juan 3:15 Todo aquel que aborrece a su hermano es HOMICIDA; Y sabéis que ningún HOMICIDA tiene vida eterna permanente en él.

Aborrecer el hermano = homicida (asesino). Si alguien aborrece al hermano y está sintiendo cosas muy malas hacia él estos sentimientos no son inspirados por el Espíritu de Dios, sino por la maldad del corazón del hombre y por la infiltración de demonios. Aborrecer es lo mismo que odiar, despreciar, desconsiderar, rechazar, no recibir, no aceptar, cortar, anular, ignorar, desear que no exista, no querer ver ni escuchar, no querer saber nada de la persona, no tenerla en cuenta… resumiendo: aborrecer a alguien tiene muchos niveles de sentimiento y gravedad, pero si no se detiene la maldad, ésta llegará a sus extremos de desear la muerte del otro o llegar a pensar que si estuviera muerto sería mejor. San Marcos 12:30 Y AMARÁS al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 12:31: Y el segundo es semejante: AMARÁS a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

El mandamiento correcto y verdadero insiste que sólo hay lugar para el AMOR, cualquier otro sentimiento se sale de la voluntad de Dios para sus hijos y para su iglesia. Al tener sentimientos y pensamientos de rechazo o muerte hacia alguien, también se declaran palabras de esa categoría. Además la persona a la cual se aborrece experimenta una serie de actitudes negativas hacia ella que la maltratan y deterioran gravemente la relación. Aun aquellas personas que están en la distancia, con la cual no se tiene contacto directo, están recibiendo sobre sus vidas esa espiritualidad maligna enviada por quienes las aborrecen y maldicen. San Juan 13:35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, Si tuviereis AMOR los unos con los otros. El verdadero fluir del Espíritu Santo está fundamentado en el AMOR. Si se envía maldición sobre el hermano, se le está enviando espíritus de demonios, se le está haciendo guerra espiritual contraria, se está debilitando al hermano en su alma-espíritu-cuerpo y ayudando a Satanás a vencerlo. Por eso es pecado de homicidio, esto tiene que ver primeramente con la muerte espiritual, corriendo grandes riesgos de sufrir también la muerte física. ¡Cuidado! Se puede dar vida o se puede llegar a matar una persona, con tan solamente desearlo y declararlo. Personalmente soy testigo de varios casos.

LA PALABRA TIENE PODER ESPIRITUAL

Juan 6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las PALABRAS que yo os he hablado son ESPÍRITU y son vida. Jesucristo enseña y explica que la palabra es espíritu. Él dice: las palabras que yo os he hablado – refiriéndose a lo que había dicho anteriormente en el relato bíblico. Pero observando detenidamente las palabras del Maestro, aquí también nos revela y confirma un gran misterio del reino: significa que LA PALABRA DECLARADA es un PODER ESPIRITUAL que puede dar VIDA o MUERTE, exactamente como se expresa en Proverbios 18:21. Es el resultado externo (visible) que expresa el poder interno (invisible) de la espiritualidad. Esta regla espiritual de DECLARAR LA PALABRA y ACTIVAR EL ESPÍRITU se aplica a: – la Palabra de Dios en la boca de Jesucristo; – la Palabra escrita en La Santa Biblia que es El Verbo de Dios; – la Palabra de Dios en la boca de un cristiano; – la profecía, la alabanza, la oración, la intercesión; – y cualquier palabra dicha por boca de cualquier persona (creyendo, con fe).

LA AUTORIDAD DE LA LENGUA 

Acerca Miguel Lopez

Revise también

Sermones Cristianos - Nacer de Nuevo

Nacer de nuevo

Estudios Biblicos. Nicodemo, era un fariseo entendido, que podía desempeñarse como dirigente y maestro en círculos religiosos judíos y que vino a Jesus deseando...

2 comentarios

  1. JESUS M. HERNANDEZ

    Super excelente, Hermano tus palabras son vida a los que son cristianos, pero no entienden las sagradas escrituras.

    Adelante y muchas bendiciones.

  2. Hermosas pablabras, es un estudio biblico, gracias yo estaba buscando la palabra blasfemia y encontre esta hermosura, deleitaron mi espiritu gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *