Inicio / Estudios Biblicos / Discipulado Nº 2 – Parábola del sembrador

Discipulado Nº 2 – Parábola del sembrador

Mensajes Cristianos

DISCIPULADO Nº 2.

Comenzamos un nuevo año, el cuál se siente vibrante y trepidante; nada más han pasado unos pocos días desde que comenzó el año 2019 y ya parece que han pasado meses, bueno, me parece a mí, porque se mete uno en tanta actividad y en tratar de poner al día las cosas que no hice el año pasado, si bien por viajes y si bien, por las fiestas. Así que aquí vamos adelante por el nuevo camino que Espíritu Santo nos indica.

Cuando el Señor me dio la Palabra profética de este año, solo me dijo: “Visión y Reino” y luego me sonó lo que la Biblia dice con relación a las parábolas de Jesús: “El Reino de los cielos es semejante a….” Entendí que debía extraer el contenido de las parábolas de Jesús y que cada una de ellas me daría un significado exclusivo para cada mes.

Anuncios

Para este mes de Enero, he seleccionado la parábola del sembrador, teniendo en cuenta que su lema para nosotros hoy, es EL EVANGELISMO.

INTRODUCCIÓN

En esta parábola es importante el sembrador, porque sin él no habría siembra; es importante también la semilla, porque sin ella no tendríamos cosecha; pero en esta oportunidad quiero que nos concentremos en la importancia de la selección del terreno o la tierra donde vamos a sembrar.

La tierra es el elemento que provee las condiciones necesarias para que la semilla desarrolle el potencial que contiene en su interior.

Es verdad que la calidad de la cosecha depende de la calidad de la semilla, pero también de las condiciones de la tierra. La tierra y la semilla se necesitan mutuamente. Jesús dijo: Juan 12:24 “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo una semilla. Pero si muere, produce muchas semillas“.

Anuncios

Para los hombres en el antiguo Israel, era vital conocer cuál tipo de tierra era mejor para ser cultivada, ya que el usar una tierra cuyo rendimiento fuera pobre, podía resultar en hambrunas catastróficas; en cambio, si la tierra que utilizaba para sembrar, era buena y fértil, no solo había estabilidad en el núcleo familiar, sino en todo el país.

Así que cuando nuestro Señor Jesucristo les hablaba a aquellos hombres de asuntos de semillas y tierras, lo hacía sobre temas que no solo conocían a la perfección, sino que además les interesaban. Ésos temas eran para aquellos hombres, temas de actualidad e interés. Claro que nosotros, en su mayoría habitantes urbanos, ya no nos interesa el tema agrícola, sin embargo, si deseamos comprender los términos en los que la Palabra fue expresada y también sus significados, necesariamente debemos entender lo básico acerca de esos temas.

De la misma manera que, para quienes sembraban en el antiguo Israel, el conocer cuál era la mejor tierra para cultivar era un asunto delicado, también nosotros debemos entender que no todos los que oyen la Palabra de Dios la reciben de igual forma.

Para poder entender mejor este tema, he querido ampliar nuestro conocimiento de la parábola del Sembrador.

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR Y LOS CUATRO TIPOS DE TERRENOS O LAS CUATRO CATEGORÍAS DE AQUELLOS QUE ESCUCHAN LA PALABRA DE DIOS.

Es común, que cuando queremos enfatizar algo lo repetimos mas de una vez. De igual modo, aunque todo lo que hay en la Palabra de Dios es importante, cuando se repite más de una vez, obviamente tiene una importancia especial e igualmente se le debe poner más atención. Uno de esos pasajes repetidos varias veces es la parábola del sembrador. Esta parábola aparece tres veces en cuatro de los resúmenes de la vida de Jesucristo; se registra en:

Anuncios

Mateo 13:1-9. (Por favor leer este pasaje completo)
Marcos 4:1-9 y Lucas 8:4-8.

Por lo cual, sería interesante examinarla y ver qué es eso de importancia especial que Dios quiere enseñarnos.

Vamos a tomar como punto de partida el registro que viene en Lucas, donde leemos: (Leer Lucas 8:4-9)
El tiempo en que Jesús escogió decir esta parábola no fue accidental. Como el versículo 4 dice: “Juntándose una gran multitud, y los que de cada ciudad venían a él, les dijo por parábola…”Jesús dijo está parábola cuando había venido mucha gente a él a escuchar la Palabra de Dios.

Como veremos más adelante, la parábola trata sobre el escuchar la Palabra de Dios. Así que Jesús, diciendo esta parábola, quería poner al tanto de las opciones que tenían a todos aquellos que habían venido a él.

Acerca Moreiba Cabrera

Moreiba Cabrera, pastora principal de la iglesia Nueva Vida de Madrid. Directora de la extensión de Madrid del Centro de Estudios Superioriores de Teología de Asambleas de Dios CSTAD.

Revise también

Mensajes Cristianos. Discipulado Nº 8 Una siega sorprendente

Discipulado Nº 8. Una siega sorprendente

Mensajes Cristianos... Dios hace que seamos grandes para Él, y crezcamos en todas las áreas, para que veamos su gloria en nuestras vidas. Debemos tomar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *